CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Medio Oriente

Lo que dice la letra pequeña: ¿qué establece el acuerdo nuclear con Irán?

Por Greg Botelho

(CNN) — El diablo está en los detalles. Ese dicho es particularmente cierto para un acuerdo tan polémico y complicado como el acuerdo al que se llegó el martes sobre el programa nuclear de Irán.

Irán y sus viejos adversarios, entre ellos Estados Unidos, han estado trabajando en eso durante años. En una relación que durante mucho tiempo ha estado llena de desconfianza, las revisiones y segundas revisiones son un elemento imprescindible para cualquier acuerdo. Es un desafío logístico resolver cómo inspeccionar sitios delicados y de alta seguridad alrededor un país grande. Y después de todo, aquí hablamos de ciencia nuclear, un tema que no debe tomarse a la ligera.

Estos son algunos aspectos destacados del acuerdo histórico que fue anunciado en Viena, Austria, según lo referido por el gobierno de Estados Unidos y los medios estatales iraníes.

Irán tendrá un programa nuclear, hasta cierto punto

¿Este acuerdo elimina el programa nuclear de Irán? ¿O permite que continúe libre de obstáculos?

No y no. La verdad se encuentra en algún punto intermedio.

publicidad

El Plan de Acción Integral Conjunto, como se le ha llamado a este acuerdo, señala categóricamente que «Irán reafirma que bajo ninguna circunstancia buscará desarrollar o adquirir armas nucleares». La distinción está entre el armamento nuclear y el poder nuclear.

La agencia estatal Islamic Republic News Agency (IRNA, por sus siglas en inglés) enfatiza que, bajo el acuerdo, «las potencias mundiales han reconocido el programa nuclear pacífico de Irán y respetarán los derechos nucleares de Irán dentro de las convenciones internacionales». Según esto, significa el derecho de un país —incluyendo el de Irán, debido a que firmó el Tratado sobre la no proliferación de las armas nucleares— a enriquecer combustible nuclear para propósitos civiles.

El informe de la IRNA enfatiza que ninguna de las instalaciones o centrifugadoras nucleares de Irán serán desmanteladas, entre ellas el reactor de agua pesada de Arak. También establece que «la política de prevenir el enriquecimiento de uranio ha quedado suspendida e Irán seguirá adelante con su programa de enriquecimiento». Y a los estudiantes iraníes ya se les permite estudiar en campos nucleares.

Pero esto no significa que el programa nuclear iraní no cambiará significativamente.

Esto es lo que Irán debe hacer en cuanto a los asuntos nucleares

El gobierno de Irán no se enfocó en lo que su gobierno debe hacer para reducir su programa nuclear, pero el Departamento de Estado de EE.UU. sí lo hizo, en su sinopsis del acuerdo. Dice que Irán hará lo siguiente:

  • Mantendrá sus niveles de enriquecimiento de uranio en no más del 3,67%, lo que representa una reducción de casi el 20%.
  • Mantendrá reservas de uranio (al nivel antes mencionado) de menos de 300 kilogramos, una cantidad mucho menor que su actual reserva de 10.000 kilogramos. El presidente Barack Obama dice que esto hace que Irán reduzca sus reservas nucleares en un 98%.
  • Eliminará gradualmente sus centrifugadoras IR-1 en cuestión de 10 años, y durante este período mantendrá más de 5.000 centrifugadoras en funcionamiento en sus instalaciones en Natanz. «Las centrifugadoras adicionales y la infraestructura relacionada al enriquecimiento en Natanz será almacenada bajo el monitoreo continuo del OIEA». (El OIEA es el Organismo Internacional de Energía Atómica, el organismo de control nuclear de la ONU). En toda la nación, Obama dijo que Irán almacenará más o menos dos tercios de sus más o menos 19.000 centrifugadoras actuales.
  • No tendrá ningún material nuclear en sus instalaciones de Fordow durante 15 años, y convertirá ese sitio en «un centro nuclear, de física y tecnología».
  • Limitará ciertas actividades de investigación y desarrollo durante los próximos ocho años.
  • «Diseñará y reconstruirá un reactor de agua pesada modernizado en Arak… utilizando el enriquecimiento de combustible de hasta 3,67%» luego de obtener la aprobación de las autoridades internacionales en cuanto al diseño final. «El reactor será utilizado para una investigación nuclear pacífica y para la producción de radioisótopo para propósitos médicos y de enseñanza». Irán no añadirá ningún otro reactor de agua pesada durante los próximos 15 años.
  • Enviará el combustible gastado afuera de sus fronteras.

Asegurarse de que Irán cumpla el acuerdo

Por supuesto, esto no es tan simple como que Irán firme una hoja, acceda a hacer ciertas cosas y así termine este impase de un año. Para que Estados Unidos, la Unión Europea y otros crean que Irán está cumpliendo con lo acordado, ellos tienen que verlo… a través de los ojos de inspectores.

«El acuerdo no fue desarrollado sobre una base de confianza; fue desarrollado sobre una base de verificación», dijo Obama. «Los inspectores tendrán un acceso 24 horas al día, los siete días de la semana, a las instalaciones nucleares clave de Irán».

El OIEA asumirá el liderazgo. Ese grupo e Irán ya han firmado una «hoja de ruta» que describe un proceso que el director general del OIEA, Yukiya Amano, afirma, tiene el propósito de «hacer una evaluación de temas relacionados con posibles dimensiones militares para el programa nuclear de Irán antes de finales de 2015».

«Establece una clara secuencia de actividades en el transcurso de los próximos meses, por ejemplo que Irán brinde explicaciones respecto a asuntos extraordinarios», agregó Amano. «Permite reuniones técnicas con expertos, mediciones y discusiones técnicas».

Es probable que los inspectores pasen la mayor parte de su tiempo en las instalaciones nucleares establecidas de Irán, como Natanz, Fordow y Arak. Ellos tendrán varias tareas:

  • Monitorear los niveles de uranio «de todas las plantas de concentración de mineral de uranio por 25 años», según el Departamento de Estado.
  • Vigilar todas las centrifugadoras (entre ellas aquellas que Irán almacenará, según el acuerdo) durante 20 años para asegurarse de que Teherán está cumpliendo con el acuerdo.
  • Mantener una comunicación directa con funcionarios iraníes en el transcurso de los próximos meses para obtener explicaciones sobre asuntos clave y abordar «cualquier posible ambigüedad».
  • Mantener una «presencia a largo plazo en Irán», más allá de sus objetivos específicos.

Irán no tiene que dar permiso para que los inspectores se dirijan a algún lugar, dijo el asesor de seguridad nacional delegado de la Casa Blanca, Ben Rhodes, porque Washington y sus aliados europeos tienen suficientes votos como para que sea así.

«Si no dan acceso», dijo Rhodes, «estarán violando el acuerdo».

El componente militar

La gran preocupación los líderes de Estados Unidos y los aliados no era que Irán podría tener energía nuclear, sino que tendría misiles y bombas nucleares.

Por lo tanto, el ejército de Irán, el cual tendría un papel en transformar tal tecnología en armas, tiene que ser parte de la discusión.

El director del OIEA señaló que su agencia e Irán han llegado a «un acuerdo por separado en relación con el tema de Parchin», un sitio militar. Esto sugiere que los inspectores internacionales obtendrán algún acceso al menos a esa base al sureste de Teherán, aunque no está claro hasta qué punto o si podrán verificar otros sitios militares.

Debido al acuerdo, Irán dijo que pronto no enfrentará más las restricciones que desde hace mucho tiempo han afectado a su ejército. Aún habrá límites sobre los misiles balísticos, señaló la IRNA, pero solo sobre «los misiles diseñados para armas nucleares».

El mismo informe de la agencia estatal de noticias añadió que «el embargo sobre las armas de Irán será levantado o reemplazado con algunas restricciones», algunas de las cuales podrían ser abordadas de manera individual. «Estas restricciones serán eliminadas por completo después de cinco años».

Sin embargo, no está claro hasta qué punto se relajarán todas las partes involucradas en el acuerdo de Viena respecto a asuntos militares. Estados Unidos, por ejemplo, insiste en que continuará implementando sanciones vinculadas con «el apoyo de Irán hacia el terrorismo, los abusos a los derechos humanos y las actividades con misiles».

Sin embargo, aún está por verse hasta qué punto.

No habrá más sanciones y embargos, a no ser que…

¿Por qué hizo Irán este acuerdo? Sí, los líderes en Teherán han afirmado que nunca quisieron armas nucleares en primer lugar. Pero su principal razón para actuar ahora es levantar varias sanciones internacionales que han afectado la economía de Irán durante años.

El presidente Hassan Rouhani ha enfatizado desde su campaña electoral de 2013 que una de sus prioridades es ayudar a su país financieramente al hacer que sea menos aislado y más parte de la comunidad internacional, en lugar de un blanco de la misma. Tener un acuerdo nuclear es de importancia fundamental para ese plan, y la IRNA afirma que prepara el camino para «ampliar la cooperación con otros países».

Entonces, no es de sorprenderse que los medios estatales iraníes informaran prominentemente que «todas las sanciones injustas impuestas por el Consejo de Seguridad de la ONU… serán levantadas» y los castigos similares impuestos por los gobiernos de la Unión Europea y el gobierno estadounidense también deberían ser eliminados gradualmente.

Estas medidas deben incluir ponerle fin a una prohibición sobre la compra de Irán de aviones de pasajeros, eliminar las sanciones sobre el banco central y compañía petrolera del país, y descongelar «decenas de miles de millones de los ingresos de Irán», según el informe de la agencia estatal iraní.

Las medidas de las Naciones Unidas deberían producirse una vez «la implementación de los asuntos relacionados con aspectos nucleares por parte de Irán, verificada por el OIEA» se haya completado, dijo el Departamento de Estado. Mientras el gobierno de Estados Unidos mantendrá otras sanciones, ha acordado eliminar aquellas vinculadas con el programa nuclear de Teherán.

Sin embargo, hay un detalle. Obama enviará el acuerdo al Congreso para ser revisado por 60 días, lo que abre la puerta para que los legisladores anulen el pacto. No obstante, el presidente no parece inquietarse.

Obama enfrenta una ardua tarea de convencer al Congreso

«Vetaré cualquier legislación que impida la implementación exitosa de este acuerdo», dijo Obama.

Sin embargo, el presidente estadounidense también enfatizó que está listo para abandonar el acuerdo si Irán no lo cumple.

«Si Irán viola el acuerdo, todas estas sanciones serán implementadas de nuevo», dijo. «Así que existe un incentivo claro para que Irán lo cumpla, y existen consecuencias muy reales si se da una violación».

Michelle Kosinski contribuyó con este reporte.