En su entrevista con CNN, Donald Trump defendió sus ataques contra otros aspirantes afirmando que ellos lo habían atacado primero.

(CNN) - La escandalosa personalidad de Donald Trump está impulsando su campaña, pero el empresario multimillonario insiste en que también tiene un lado digno.

En una entrevista con Anderson Cooper de CNN el miércoles, Trump —quien creó uno de los momentos más memorables de la campaña del 2016 hasta la fecha al compartir el número de teléfono celular de su rival, Lindsey Graham, en la televisión nacional— sugirió que cambiaría su retórica como presidente.

"Como presidente, ¿cambiarías tu tono?", le preguntó Cooper.

"Oh, creo que sí", dijo Trump. "Cambiaré mi tono".

Trump defendió sus ataques recientes contra sus compañeros candidatos, diciendo que había estado devolviendo los ataques porque a él lo provocaron primero.

"Yo no inicié esto con Lindsay Graham. A mí me da exactamente lo mismo Lindsey Graham. Creo que él registró cero en las encuestas", dijo Trump. "Lindsey Graham me llamó imbécil. Así que, ¿acaso se supone que debo decir: 'Oh, está bien'? Me llamaron imbécil. Tienes que contraatacar".

El expresentador de The Apprentice se refería a los comentarios que Graham hizo en una entrevista con Kate Bolduan de CNN a principios de esta semana. El republicano del Sur de Carolina ha criticado duramente a Trump por hacer comentarios despectivos sobre el servicio del senador John McCain en la guerra de Vietnam.

Trump comentó la semana pasada que McCain, un condecorado veterano que pasó más de cinco años en cautiverio y a quien se le negó la libertad anticipada, era un "héroe de guerra porque fue capturado".

"Me gusta la gente que no ha sido capturada, ¿de acuerdo?", dijo Trump, generando críticas de forma rápida y generalizada.

Evidentemente, el hecho de que lo llamaran "imbécil" parece haber molestado a Trump. En un acto de campaña en Carolina del Sur que se llevó a cabo el martes, él llamó a Graham un "idiota", luego desplegó un método poco ortodoxo de venganza política: leyó el número de teléfono celular de Graham en voz alta.

"Vamos a intentarlo", dijo Trump, recitando dos veces un número de teléfono con código de área 202 e incitando al público para que "lo intentara".

El miércoles, Trump le dijo a Cooper que "injustamente" había sido blanco de Graham... quien según dijo Trump hace algunos años le había solicitado dinero y asesoramiento.

"Alguien me ha insultado", dijo Trump. "Alguien que me está atacando diciendo que soy mala persona, alguien que estuvo en mi oficina pidiendo dinero y pidiéndome si podía lograr que saliera en la televisión".

Trump, quien recientemente ha encabezado las encuestas nacionales entre los candidatos republicanos, también dijo que no estaba preocupado por sus altos índices de desfavorabilidad.

"Quiero decir, hice que muchos cambiaran de opinión y, como ustedes saben, en Carolina del Norte, todo era negativo y ahora es algo tremendamente positivo", dijo. "Luego, la gente se entera de lo que dije sobre los veteranos y cuán fuerte es mi compromiso con ellos, sobre lo mal que han sido tratados y que los ha llevado al límite, lo cual simplemente es horrible; quiero decir, cada vez que la gente me escucha a mí, todo de repente se torna favorable".

'El arrepentimiento es algo genial'

En el mismo evento en el que Trump encendió una tormenta política al cuestionar el servicio de McCain en Vietnam, él dijo algo más que causó asombro.

Al hablar sobre su fe, Trump dijo que nunca le había pedido perdón a Dios.

"Cuando bebo el poco de vino —que prácticamente es el único vino que bebo— y me como mi pequeña galleta, supongo que es una forma de pedir perdón", dijo.

En la entrevista del miércoles, Trump dijo que no era tanto que se opusiera a la idea del arrepentimiento —"Creo que el arrepentimiento es genial", bromeó— pero que él no comete muchos errores que requieran pedir perdón.

"Trato de llevar una vida en la que no tengo que pedirle perdón a Dios", dijo. "¿Por qué tengo que pedir perdón si no estoy cometiendo errores? Yo trabajo duro, soy una persona honorable".

Al describir el recibir la comunión como comer una "pequeña galleta", dijo que los comentarios fueron hechos en el buen sentido y que el público no se ofendió.

"Nos estábamos divirtiendo cuando dije, bebo el vino y como la galleta, pero estamos hablando de la comunión y sabes qué, toda la gente que estaba en la habitación se estaba riendo", dijo.

Los periodistas políticos son 'realmente deshonestos'

Si Trump pudiera hacerlo a su manera, la campaña del 2016 estaría cubierta por la prensa financiera en lugar de periodistas políticos.

El magnate de bienes raíces se erizó cuando Cooper mencionó una encuesta de la Universidad Quinnipiac, recientemente publicada, en la que mostraba que Trump tenía un alto índice de desfavorabilidad en los primeros estados.

"Solamente quieres hablar sobre lo negativo. ¿Por qué no hablas sobre las encuestas positivas, Anderson?", dijo Trump. "Estoy encabezando todas las encuestas. Luego me atacas con esta encuesta que ni siquiera había visto antes".

Él dijo que ha recibido ampliamente una cobertura justa por parte de la prensa financiera, porque sus negocios han sido muy exitosos. "Los números son números y resulta que mis números son grandiosos", dijo.

Sin embargo, los periodistas financieros son una raza diferente, dijo. "Me parece que un 60 o 70% de los medios políticos de comunicación es realmente muy deshonesto".

Controversia sobre Sandra Bland

Trump intervino en el controvertido arresto de una mujer afroamericana en Texas, el cual ha causado una reacción violenta a nivel nacional.

En un video de la cámara del vehículo se ve como un agente de la policía estatal de Texas detiene a una mujer llamada Sandra Bland a principios de este mes porque al parecer no puso sus intermitentes. El intercambio entre el agente y Bland rápidamente se intensifica cuando Bland se rehúsa a apagar su cigarrillo y se le pide que salga de su vehículo.

El agente luego saca lo que parece ser un arma de electrochoque y grita: "¡Sal del auto! ¡Te voy a electrocutar!"

Trump dijo que creía que el agente parecía "demasiado agresivo".

"Él simplemente se veía muy agresivo. Para ser honesto contigo, no me gustó su actitud, pensé que había sido algo espantoso", dijo. "Yo soy un gran fan de la policía. Creo que a la policía se le debe devolver la autoridad. Pero este tipo era demasiado agresivo, terriblemente agresivo".

Trump luego añadió que él tiene una "gran relación" con los afroamericanos: "Simplemente tengo un gran respeto hacia ellos; les agrado y a mí me agradan".