. El aspirante republicano Donald Trump habla a simpatizantes durante un mitin el pasado 25 de julio en Oskaloosa, Iowa (Scott Olson/Getty Images).

(CNN) - El hasta ahora duradero apoyo que Donald Trump ha recibido en la contienda para la nominación presidencial republicana se debe ampliamente a la generalizada insatisfacción con Washington y ha sido reafirmado por sus fuertes críticas a las políticas de inmigración.

Una nueva encuesta de CNN/ORC muestra que tan solo el 30% de los votantes registrados en todo el país siente que sus puntos de vista están bien representados por el gobierno en Washington, mientras que el 40% dice que no están bien representados en lo absoluto. Esa cifra aumenta significativamente entre los votantes republicanos y los que tienen tendencia republicana. Entre los votantes del Partido Republicano, el 53% dice que no siente que sus puntos de vista estén bien representados en Washington en lo absoluto, casi el doble del 27% de demócratas e independientes con tendencia demócrata que sienten lo mismo.

Es mucho más probable que estos votantes republicanos —quienes dicen que sus puntos de vista no están bien representados en lo absoluto por el gobierno en Washington— apoyen la contienda presidencial de Trump para llegar a la Casa Blanca, en comparación con otros republicanos. Entre este grupo, Trump tiene un amplio liderazgo: un 24% lo apoya a él, frente al 13% que apoya al exgobernador de Florida, Jeb Bush, ya que el resto del campo cuenta con un 8% o menos. Es muy probable que estos votantes marginados digan que quieren que Trump permanezca en la contienda (un 58% frente a un 45% entre otros republicanos) y es muy probable que se crea que al final él ganará la nominación del partido: un 27% dice que Trump lo hará, mientras que un 29% dice que Bush. Entre otros votantes republicanos registrados, esas cifras son de un 34% para Bush y un 18% para Trump.

Los marginados tienen una leve mayor probabilidad de citar que la inmigración ilegal es su problema principal al decidir a quién apoyar como presidente el próximo año (14% comparado con 7% entre otros republicanos), pero en ambos grupos la economía es el problema dominante, la cual fue mencionada como uno de los principales problemas por más de 4 de cada 10 votantes.

Aunque estos votantes dicen que se sienten ignorados en el proceso político de Washington, ellos tienen una mayor probabilidad en comparación con otros republicanos de decir que se sienten "extremadamente emocionados" de votar por un presidente el próximo año; 31% comparado con un 23% entre otros votantes republicanos registrados. Ellos también se sienten ligeramente menos satisfechos con los candidatos del campo republicano (29% dice no estar satisfecho comparado con el 22% entre otros votantes republicanos).

Interés en un candidato para que cambie Washington

Cuando evalúan las características que están buscando en el próximo presidente, aquellos que se sienten desconectados de Washington tienen la misma posibilidad que otros republicanos de decir que quieren un candidato que defienda sus creencias, pero tienen menos probabilidad de darle prioridad a la empatía o el compromiso y tienen mayor probabilidad de buscar a alguien que no sea un político común y que quiera cambiar la manera en que opera Washington.

Esos atributos se ajustan bien a las fortalezas de Trump. Entre esos votantes republicanos que dicen que es extremadamente importante que el próximo presidente defienda sus creencias incluso frente a la crítica, Trump es prácticamente un ganador indiscutible: 25% lo respalda a él, comparado con un 11% que apoya a Bush y un 10% que apoya a Walker. Él también tiene una amplia ventaja similar entre aquellos que dicen que es esencial que el presidente no sea un político típico (un 23% frente a un 14% para Bush y un 13% para Walker) y que quiera cambiar la forma en que opera Washington (23% para Trump, 16% para Bush y 10% para Walker).

Bush y Trump están empatados entre aquellos que dicen que es extremadamente importante que el próximo presidente sea capaz de comprometerse para lograr los objetivos; un 16% apoya a cada uno de ellos, mientras que un 13% apoya a Walker.

Inmigración y votantes del Partido Republicano

En la encuesta también se determina que las posiciones de Trump sobre la inmigración están en desacuerdo con las de la mayoría de los estadounidenses, pero podrían estar dándole un impulso en la contienda de la nominación republicana. En general, el 56% dice que las políticas de Estados Unidos en materia de inmigración deben enfocarse en gran medida en el desarrollo de un plan que les permitiría a los inmigrantes ilegales tener un trabajo para llegar a convertirse en residentes legales, mientras que el 42% le da prioridad a detener el flujo de inmigrantes ilegales en Estados Unidos y deportar a los que ya están ahí. Ese es un aumento significativo en cuanto a permitir que los inmigrantes que viven ilegalmente en Estados Unidos se conviertan en residentes legales, comparado con el 49% en febrero.

Entre la mayoría de los que dicen que la política de Estados Unidos debe enfocarse en una ruta hacia la residencia legal, el 72% dice que tiene una opinión desfavorable de Trump, el cual baja al 41% entre los que creen que el enfoque debe estar en la seguridad fronteriza.

Aun así, pocos consideran que la inmigración ilegal es un problema que ha sido resuelto. La encuesta muestra que un 69% de los estadounidenses creen que el número de inmigrantes que ha llegado a Estados Unidos de forma ilegal ha aumentado en los últimos años, solo un 25% cree que ha disminuido. Eso contrasta con un análisis reciente del Centro de Investigación Pew, el cual encontró que el número de inmigrantes no autorizados que viven en Estados Unidos se ha estabilizado, en parte debido a una "desaceleración de la nueva inmigración ilegal desde la Gran Recesión". Según Pew, la mayoría de los inmigrantes que viven en Estados Unidos de forma ilegal han estado en el país durante una década o más.

La encuesta de CNN/ORC revela que los partidistas masivos tienen opiniones divididas en cuanto a la inmigración; sin embargo, la campaña de Trump está aprovechando el desequilibrio en su candidatura a la nominación republicana. Casi tres cuartas partes de los votantes registrados del Partido Demócrata (72%) dicen que las políticas de inmigración de su país deberían centrarse en permitir que los inmigrantes ilegales se vuelvan residentes legales, mientras que solo un 38% de los votantes registrados del Partido Republicano están de acuerdo.

Este problema claramente divide las preferencias republicanas en la contienda por la nominación del partido. Entre los votantes republicanos registrados que dicen que el enfoque de la política de inmigración debe ayudar a los residentes ilegales a volverse legales, el 19% respalda a Jeb Bush para la nominación presidencial del partido, mientras que el 13% apoya a Trump. Entre los que dicen que el enfoque debe ser la seguridad fronteriza y la deportación, el 23% apoya a Trump y un 13% apoya a Bush.

Aquellos que creen que el enfoque del gobierno debería ser la seguridad fronteriza tienen una mayor probabilidad a considerarlo un asunto importante al decidir su voto para presidente. Dieciséis por ciento de esos votantes republicanos consideran que la inmigración es el problema principal, frente al 4% entre aquellos que piensan que la atención debe centrarse en ayudar a los inmigrantes ilegales a obtener el estatus de legales.

La inmigración no es un problema de principal importancia para los votantes

Sin embargo, la inmigración ilegal no es el asunto más importante para el campo republicano. Solo el 11% lo considera esencial para su decisión sobre a quién apoyar en las elecciones presidenciales del próximo año. Eso está casi a la par de la política exterior (13%), la salud y el terrorismo (15%) y todas se encuentran clasificadas muy por debajo de la economía (44% la consideran su principal prioridad).

La economía también es un problema dominante entre los demócratas, el 45% de los cuales se refiere a la misma como su problema principal. La encuesta sugiere que podría estar impulsando al senador independiente de Vermont, Bernie Sanders, en su intento por derrocar a la principal candidata demócrata, Hillary Clinton, en la contienda por la nominación presidencial de ese partido.

Aunque Clinton se ha enfocado recientemente en la presentación de sus políticas económicas propuestas, pierde bastante terreno frente a Bernie Sanders entre los votantes demócratas que consideran la economía su problema principal. Entre los votantes que le dan prioridad a la economía, una estrecha mayoría del 51% dice que apoya a Clinton, mientras que el 24% apoya a Sanders. Entre los votantes demócratas que citan un asunto diferente como su principal preocupación, el 61% apoya a Clinton, mientras que el 15% está a favor del vicepresidente, Joe Biden, y el 14% apoyan a Sanders.

La encuesta de CNN/ORC Internacional fue llevada a cabo del 22 al 25 de julio entre una muestra nacional aleatoria de 1.017 adultos, incluyendo a 898 votantes registrados. Los resultados para todos los votantes registrados tienen un margen de error de más o menos 3,5 puntos porcentuales. La muestra de votantes registrada incluyó a 419 republicanos e independientes con tendencia republicana, así como a 392 demócratas e independientes con tendencia demócrata.