La investigación de científicos del MIT podría hacer que la batería de tablets y celulares duren más tiempo y se carguen mucho más rápido. (Crédito: Cortesía MIT)

(CNN Español) - Científicos del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) crearon una batería capaz de recargarse en tan sólo seis minutos, triplicando la capacidad de la batería, según una publicación en la página web de esa institución.

El equipo de investigadores del MIT y de la universidad Tsinghua de China crearon una manera para mejorar drásticamente el ciclo de vida de las baterías recargables de litio y darle más capacidad y poder a la misma, según lo informó el MIT.

La explicación para este nuevo invento se conoce como "Shell and Yolk".

Los electrodos de las baterías recargables, que pasan por repetidos ciclos de carga y descarga, deben expandirse y contraerse durante cada ciclo de recarga, hecho que daña “la piel” de las partículas y conlleva irremediablemente al daño progresivo de la batería.

El nuevo invento de científicos del MIT se creó a partir de un electrón de nano partículas con una cáscara sólida (shell) y una “yema” interna (yolk) que puede modificar su tamaño al cargarse, sin afectar esa capa exterior, explicó la institución en su sitio web.

El aluminio es el material clave para las baterías de litio, según lo explicó el equipo.

“El uso de nanopartículas con una ‘yema’ de aluminio y una cáscara de dióxido de titanio ha demostrado ser el campeón entre los ánodos (polo positivo) de alta capacidad”, explicó Ju Li, líder del equipo de investigadores en la revista Nature of Communications, citada por MIT.

En 2014 científicos del equipo israelí StoreDot propuso un sistema bio orgánico de recarga de baterías, que podrían recargar el celular en 30 segundos. (Crédito: JACK GUEZ/AFP/Getty Images)

En 2014 científicos del equipo israelí StoreDot propuso un sistema bio orgánico de recarga de baterías, que podrían recargar el celular en 30 segundos. (Crédito: JACK GUEZ/AFP/Getty Images)

Resistencia

La mayoría de baterías de litio — que se usan actualmente en dispositivos móviles, por ejemplo — tienen una capacidad de almacenamiento por gramo de 0,35 amperios por hora (0,35Ah/g). El metal de litio, por ejemplo, tiene una capacidad de guardar energía 10 veces más grande, pero es extremadamente peligroso, según explica el sitio.

“Por tanto, el aluminio es una opción de bajo costo con una capacidad, en teoría, de 2 Ah/g, que se expanden cuando llegan su más alta capacidad y luego se contraen para liberar el litio”, explicó el profesor Li.

El aluminio fue reforzado con titanio, que es mejor conductor que el aluminio. Después de hacer pruebas en 500 ciclos de carga y descarga, se observó que la cáscara de titanio se hizo más gruesa, pero el interior de los electrodos permanecía estable.

El resultado es un electrodo con tres veces más capacidad de carga (de 0,35 a 1,2 Ah/g) a una velocidad normal en tan sólo seis minutos.

Los materiales son de bajo costo, y el método de fabricación podría ser simple y fácilmente escalable, según el líder de la investigación, quien cree que para aplicaciones que requieren un alto poder de batería, este es "probablemente el mejor material disponible".