CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Colombia

La campaña que quiere erradicar la indiferencia en Colombia

Por Paula Bravo Medina

(CNN Español) — El gobierno colombiano lanzó el pasado 7 de agosto una campaña, que no ha escapado a las críticas, con la que busca que todos los colombianos se interesen por el conflicto del país que ya cumple más de 50 años, y por el proceso de paz que se adelanta con las Farc en La Habana, Cuba, desde 2013.

La primera pieza de la campaña La paz también está en tus manos es un video en el que cuatro jóvenes colombianos provenientes de contextos sociales distintos hablan sobre sus vidas y sueños.

Dos de ellos afirman que solo saben del conflicto a través de las noticias, mientras los otros dos cuentan historias de cómo fueron desplazados y sus familiares asesinados.

“¿A las víctimas de la guerra les puede pasar algo peor? Sí, tu indiferencia”, dice la pieza.

El video ha recibido gran acogida entre los usuarios de las redes que compartieron las imágenes con el hashtag #Símeimporta, que ha sido mencionado en miles de tweets y publicaciones de Facebook e Instagram.

La idea de la campaña es sensibilizar a la parte de la población que no conocer de primera mano los devastadores efectos que el conflicto ha tenido en el país.

“Todos los jóvenes tiene anhelos y sueños similares, pero quienes viven en zonas rurales encuentran que es más difícil cumplirlos que los que habitan en las ciudades”, afirma Pilar Calderón, Ministra Consejera de Comunicaciones de la Presidencia.

“La campaña está dirigida a todas las personas que habitamos en las ciudades y que nos parece que la guerra no es con nosotros, no nos damos cuenta de lo duro que ha sido”, añade Calderón y dice que esta es la primera de varias piezas.

La consejera de la Presidencia cuenta que escogieron jóvenes para crearles conciencia de que esta es una oportunidad muy buena para lograr la paz.

“Si el proceso de paz en Colombia no tiene éxito, es muy posible que los jóvenes entre los 18 y los 30  jamás conozcan la paz en el país porque otro proceso de paz, o terminar el conflicto, podría tomar otros 20 o 25 años. El cambio arranca con ellos porque tienen que ser conscientes de que esta es la mejor manera de que sus hijos vivan en un país en el que puedan desarrollarse”.

La agencia detrás de la pieza es J. Walter Thompson.

Juan Pablo Rocha, presidente de la compañía en Colombia, le dijo a CNN en Español que lograron el impacto que querían crear.

“Está diseñada para que la gente conozca las dos realidades que vive Colombia. Vivimos en un mismo país, pero muchas veces desconocemos la realidad de otros. Queríamos mostrar las dos realidades enfrentadas. A la gente esto le causa mucho impacto porque no está acostumbrada a ver ese enfrentamiento”.

Rocha dice que la idea no es criticar a los habitantes de la ciudad que no ha sido afectada por el conflicto, sino generar una reacción.

“Cuando uno mira las redes sociales, que son mayoritariamente de las personas que viven en la ciudad, se da cuenta que los citadinos son muy fríos y hablan sin saber mucho del tema pidiendo a veces que no haya paz, que el conflicto se termine por la vía armada. Ahí hay que hacer una pausa, decirles que hay seres humanos en esos enfrentamientos, más colombianos”.

Frente a las críticas que ha recibido la campaña de que los jóvenes actuaron y que se manipulan los sentimientos, Pilar Calderón responde tajantemente.

“No son actores. Son personas que sabían que iban a grabar algo sobre la paz y esa es también un poco la fuerza que tiene; no hay nadie que pueda hablar mejor de la paz que alguien que ha vivido la guerra. Es una pieza que despierta emociones, que no es lo mismo que manipular a las personas emocionalmente. Necesitamos sensibilizar a la gente y por eso les damos elementos para que vean la realidad”.

Calderón destaca el impacto y el buen recibimiento que ha tenido la campaña.

“Uno de los negociadores de paz –no voy a mencionar su nombre–, me dijo que lo vio y que él pensaba que tenía el ‘cuero duro’, pero que se le aguaron los ojos. Eso era lo que queríamos”.