CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Asia

Japón conmemora el fin de la II Guerra Mundial, pero no ofrece nuevas disculpas por abusos en el conflicto

Por Jason Hanna, Faith Karimi

(CNN) – Japón recordó este sábado el 70 aniversario del fin de la Segunda Guerra Mundial, un día después que el primer ministro, Shinzo Abe, reiteró el «profundo dolor» de su país por los millones de muertos, pero no llegó a ofrecer nuevas disculpas.

El emperador Akihito encabezó la ceremonia conmemorativa oficial, que incluyó un minuto de silencio.

El primer ministro también rindió homenaje con una visita a Chidorigafuchi, un cementerio nacional.

El viernes, Abe expresó su «profunda tristeza» por los millones que murieron en la Segunda Guerra Mundial y el remordimiento por la participación de su país, pero dijo que las futuras generaciones japonesas no deberían seguir disculpándose.

En el discurso, Abe no dio ninguna nueva disculpa. Sin embargo, reconoció las disculpas anteriores y dijo que Japón debe mantener el acuerdo de nunca usar otra vez la fuerza para resolver disputas internacionales.

«Japón ha expresado en repetidas ocasiones los sentimientos de profundo arrepentimiento y sinceras disculpas por sus acciones durante la guerra», dijo Abe, agregando que el país había «grabado en nuestros corazones» el sufrimiento de sus vecinos asiáticos a través de sus acciones, incluyendo China, Corea del Sur, Indonesia y las Filipinas.

publicidad

Pero las generaciones posteriores a la guerra ahora superan el 80% de la población de Japón, dijo Abe.

«No debemos permitir que nuestros hijos, nietos, e incluso las futuras generaciones por venir, que no tienen nada que ver con esa guerra, estén predestinados a pedir disculpas», dijo Abe en su residencia oficial en Tokio.

«Sin embargo, aún así, nosotros los japoneses, a través de las generaciones, debemos encarar como es debido la historia del pasado. Tenemos la responsabilidad de heredar el pasado, con toda humildad, y transmitirlo al futuro».

El gobierno de Japón ha pedido disculpas en repetidas ocasiones a lo largo de las décadas, y algunos primeros ministros han expresado personalmente su pesar por las acciones de Japón en la guerra, incluso por usar a las mujeres de Corea, China y cualquier otro país en Asia como «mujeres de confort», o esclavas sexuales, para los militares japoneses.

Las reacciones ante la falta de una disculpa el viernes, oscilaron entre tibias y de irritación de parte de los vecinos asiáticos de Japón, entre ellos, China, país que Japón invadió y ocupó.

La declaración «en el mejor de los casos, se considera como diluida y marca, por consiguiente, tan solo un pobre inicio en la edificación de la confianza entre sus vecinos», leía una columna publicada el viernes por la agencia de noticias estatal de China, Xinhua.

«En lugar de ofrecer una disculpa inequívoca, la declaración de Abe está plagada de giros retóricos, regalos muertos de su arraigado revisionismo histórico, el cual ha perseguido a las relaciones de Japón con sus vecinos», dice el artículo de Xinhua.

En Corea del Sur, el vocero del partido gobernante del país señaló que la declaración de Abe «no incluyó una disculpa directa».

«Es lamentable que él (Abe) mencionara el tema de las mujeres de confort de una manera más bien indirecta», dijo Kim Young-woo. «En lugar de establecer claramente sus palabras ambiguas, seguiremos instando a Japón para que muestre un arrepentimiento sincero y acción a favor de la paz».

Abe hizo alusión a la cuestión de las mujeres de confort, al decir que Japón necesitaba recordar a las «mujeres detrás de los campos de batalla cuyo honor y dignidad fueron gravemente dañados». Él dijo que Japón ayudará a que este siglo sea uno en el que «los derechos humanos de las mujeres no sean infringidos».

Japón ayudó a establecer el Asian Women’s Fund en 1995, el cual es apoyado por fondos del gobierno y proporciona asistencia a las ex mujeres de confort. Pero Tokio se ha resistido a que las víctimas sean compensadas de manera directa, lo que provocó que los activistas y las ex mujeres de confort dijeran que los líderes japoneses están evitando reconocer oficialmente lo que sucedió.

Solamente unas cuantas docenas de las mujeres están con vida hoy.

Kim, el portavoz del partido gobernante de Corea del Sur, reconoció que Abe mencionó que se sienten arrepentidos y que «Japón le causó sufrimiento y dolor a personas inocentes».

«Podemos apreciar el corazón complejo y triste de Abe», dijo Kim.

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Corea del Sur le dijo a CNN que el gobierno estaba revisando la declaración de Abe.

La reacción por parte del gobierno de Corea del Norte, a través de su medio oficial de noticias KCNA, fue más acentuada.

«Japón está hablando sobre el futuro, la responsabilidad y la contribución de la comunidad internacional sin presentar una disculpa», dijo el Ministerio de Relaciones Exteriores de Corea del Norte a través de la KCNA. «Esta es una burla imperdonable del pueblo coreano y un engaño hacia la comunidad internacional».

Lo que complica las cosas para los vecinos de Japón es la postura militar, aparentemente cambiante, de la nación insular.

Japón ha tenido una postura pacifista después de la guerra y despliega sus tropas únicamente para funciones humanitarias.

En tanto que Abe distanció a Japón de las guerras de agresión, también ha apoyado la legislación que permitiría un papel más activo de las tropas japonesas en el extranjero, incluyendo su participación en la defensa de sus aliados. Al invocar el pasado expansionista de Japón, China y Corea del Sur han expresado su preocupación por la legislación.

Abe, de 60 años de edad, se convirtió en el primero con el cargo de primer ministro de Japón que nació después del final de la Segunda Guerra Mundial cuando en el 2006 inició un período de un año en el puesto. Su segunda temporada en el cargo comenzó a finales del 2012.

Junko Ogura, Yoko Wakatsuki y Jethro Mullen de CNN y el periodista HyoungJoo Choi contribuyeron con este reporte