CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Ciencia y Espacio

¿Acaso los puertos espaciales comerciales tienen un futuro?

Por Daisy Carrington

(CNN) — Houston, el cual ya alberga el Centro Espacial Lyndon B. Johnson, está listo para añadir otro agujero a su cinturón aeronáutico.

La Administración Federal de Aviación le ha dado a la ciudad de Texas el visto bueno para que construya el décimo puerto espacial comercial de Estados Unidos.

Es una medida que plantea la pregunta: ¿Estados Unidos ya cuenta con nueve puertos espaciales?

Parece como una gran cantidad de infraestructura dedicada a una industria aún en ciernes.

El turismo espacial debió haber despegado hace años.

Cuando el director ejecutivo de Virgin, Richard Branson, lanzó por primera vez una “nave nodriza” para su aventura de vuelo espacial Virgin Galactic, predijo que su compañía estaría transportando a turistas acaudalados hasta el borde del espacio en el 2009 y, a lo largo de la década, 700 clientes han pagado hasta 250.000 dólares cada uno por la promesa de una vista elevada de la tierra.

Esa posibilidad parece cada vez más remota y no le ayudó el accidente del SpaceShipTwo de Virgin Galactic que ocurrió el año pasado, el cual resultó en la muerte del copiloto y dio lugar a que un puñado de clientes le pidiera un reembolso al Virgin.

Una de las mayores víctimas de los retrasos de la industria ha sido el Spaceport America, un establecimiento de 200 millones de dólares que dependía del Virgin Galactic como su arrendatario principal.

“Spaceport America prestó dinero y construyó sus operaciones como si el Virgin Galactic ya estuviera operando allí”, señala William Ostrove, analista aeroespacial y de defensa de Forecast International.

“Dado que esto no ha sucedido, Spaceport America enfrenta algunos problemas”.

Mientras esperan que el Virgin Galactic se traslade allí, Spaceport America ha tenido que reajustar su modelo de negocios.

Mientras que el puerto espacial trabaja para firmar con nuevos clientes —la directora ejecutiva, Christine Anderson, dice que están considerando las pruebas de vehículos no tripulados— el sitio se ha convertido en un espacio de eventos complejos, alojando de todo, desde excursiones escolares y eventos corporativos hasta lanzamientos de productos.

“Los aeropuertos no obtienen todos sus ingresos de los aterrizajes de avión; ellos cuentan con concesiones y alquiler de autos… varios me han dicho que cuentan con hoteles alrededor de las instalaciones, dice ella.

“Es importante contar con un modelo de negocios amplio, tanto para los aeropuertos y, yo diría, para los puertos espaciales”.

Puertos espaciales por todas partes

En los últimos años, los proyectos de puertos espaciales han tenido mucho prestigio y los países de todos los rincones del mundo han anunciado sus planes para construir su propio puerto.

Tanto Suecia como el Reino Unido esperan construir puertos espaciales que dominarán el sector espacial europeo.

“Nuestra visión es desarrollar la puerta al espacio de Europa y ofrecer servicios e infraestructura para operadores de espacio, aventuras espaciales y una plataforma para la innovación de la industria”, dice Karin Nilsdotter, directora ejecutiva de Spaceport Sweden.

La compañía de turismo espacial, Space Adventures, anunció diversos planes para construir puertos espaciales en Singapur y los Emiratos Árabes Unidos, aunque no han dado a conocer ningún marco de tiempo.

“Los gobiernos quieren puertos espaciales como fuente de prestigio, empleo y con el fin de actuar como motores para el desarrollo tecnológico”, señala Ostrove.

Sin embargo, el hecho de que haya o alguna vez exista un mercado para que puedan sobrevivir, es otra cuestión.

“Si el mercado de transporte espacial comercial crece sustancialmente, existirá una gran demanda de puertos espaciales”, añade.

“En el mejor de los casos, es probable que exista por lo menos un par de puertos espaciales en cada continente”.

¿Qué sucedería en el peor de los casos?

“Si el mercado no se expande rápidamente, o incluso si se esfuma por completo, casi no quedará un mercado para puertos espaciales. Probablemente consideraremos las opciones”.

Anderson sostiene que está segura de que es una industria que va a crecer.

“Creo que no podemos imaginar cuánto afectará nuestras vidas”, dice ella.

“Cuando piensas en los primeros días de la aviación, no creo que la gente pudiera imaginar cómo sería hoy”.

“Creo que podemos esperar que existan muchos más puertos espaciales, al igual que los aeropuertos. El truco es tener un espacio de negocios lo suficientemente amplio para apoyarte, mientras crece la industria espacial comercial.

“No existe garantía en relación a qué ritmo crecerá o qué contratiempos enfrentará, pero sin duda crecerá y prosperará”.

De todas formas, ¿qué es un vuelo espacial comercial?

Muchas personas vinculan el concepto de los vuelos espaciales comerciales con el turismo espacial… en este punto, el acto de transportar a clientes, principalmente ricos, hasta y desde el borde del espacio.

Ostrove señala que la industria es en realidad mucho mayor y más amplia de lo que la gente cree.

“Realmente incluye a cualquier empresa privada o comercial que transporta equipos o personas al espacio”, dice.

Las compañías como SpaceX y Orbital ATK, por ejemplo, se abren paso transportando suministros a la Estación Espacial Internacional (EEI) y satélites para que orbiten tanto para los gobiernos como para las empresas comerciales.

El vuelo espacial humano, dice Ostrove, es la próxima frontera.

El año pasado, Boeing y SpaceX recibieron miles de millones de dólares de la NASA para desarrollar cápsulas que pudieran llevar a miembros de la tripulación de la EEI.

Sin embargo, transportar turistas al espacio tiene un futuro más incierto.

“Esa área es más especulativa”, admite Ostrove.

“Aunque cientos de clientes se han inscrito para hacer estos vuelos, ninguna de las empresas que ofrecen estos vuelos han desarrollado con éxito una nave espacial que pueda llevar a los pasajeros en vuelos operacionales”, dice.

Sin embargo, Anderson sigue decidida.

“Lo más importante es que la gente tenga un poco de paciencia con esto”, dice ella.

“Simplemente no sucederá de la noche a la mañana… bueno, en el curso de la humanidad, será de la noche a la mañana, pero en el curso de una vida, podría tomar más tiempo”.