CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
México

Arqueólogos encuentran “un gran entierro“ de cráneos de Tenochtitlan

Por CNN Español

(CNN Español)– Una tumba con 35 cráneos pertenecientes a hombres jóvenes, mujeres y niños fue encontrada en la Ciudad de México en el Templo Mayor perteneciente a la era de la gran Tenochtitlan.

A dos metros de profundidad, en una plataforma rectangular con una longitud estimada de 34 metros, se encontraba un circulo elaborado de cráneos humanos unidos por cal, arena y grava, que ha sido identificado como el gran Tzompantli de México-Tenochitlan por los especialistas del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Raúl Barrera, director del Programa de Arqueología Urbana del (INAH) detalló que como resultado de las excavaciones se encontró una plataforma con una altura de 45 centímetros y por lo menos de 13 metros de largo y 6 metros de ancho.

“Es un muro de tezontle con un recubrimiento de estuco y piso de lajas, orientado de norte a sur, que presentaba asociados mandíbulas y fragmentos de cráneos dispersos sobre la plataforma y un elemento circular elaborado de cráneos humanos unidos con argamasa, de los cuales preliminarmente pueden observarse 35, pero consideramos que deben ser  muchos más”.

Se piensa que otra parte de esta estructura arquitectónica fue destruida en la época colonial por la construcción de un edificio histórico, pero se pueden ver en el piso las huellas de los orificios de los postes o vigas de madera donde se insertaban los cráneos.

El especialista del INAH señaló que muchos de estos cráneos fueron removidos y alterados durante la Conquista, cuando se produjo la destrucción de la ciudad de Tenochtitlan.

El hallazgo del Tzompantli, dijo el especialista del INAH, coincide con lo señalado en los códices, donde se indica que este elemento era una plataforma de poca altura pero muy impactante por los postes y las vigas de madera donde se insertaban los cráneos.

“Lo importante es que ya se tiene la ubicación precisa del Templo de Ehécatl, el Juego de Pelota y en particular del Tzompantli, citado en las fuentes históricas por los conquistadores, como Hernán Cortés, Bernal Díaz del Castillo y Andrés de Tapia, así como por frailes y cronistas entre los que se encuentran Bernardino de Sahagún, Francisco López de Gómara, José de Acosta y Hernando Alvarado Tezozómoc, entre otros, porque nos están mostrando la estrecha relación que existe entre estos edificios y el Templo Mayor”.