CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
CNN Estilo

Los autos más elegantes del mundo en Pebble Beach

Por CNN

(CNN)– Justo en la colina de Monterey está Carmel-by-the-Sea, una pequeña ciudad en la costa central de California conocida por su paisaje natural escarpado, playas de arena blanca, cultura artística y ambiente relajado.

Sin embargo, una semana cada mes de agosto, este enclave tranquilo es tomado por decenas de miles de entusiastas del automovilismo de todo el mundo. De pronto, las carreteras están saturadas con todo tipo de automóvil que alguna vez hayas imaginado, en el que los superdeportivos comparten carriles con carruajes sin caballos y el sonido suave de las olas que chocan es suprimido por la dulce música de las RPM.

Cada verano, los aficionados al automovilismo emigran hacia aquí para celebrar la rica y emocionantemente diversa historia del automóvil. Presentada por el espectáculo ampliamente considerado como el más prestigioso de su clase, el Pebble Beach Concours d’Elegance (establecido en 1950), esta semana de eventos de automovilismo conocida como la Monterey Car Week, y la cual está en constante expansión, se ha convertido en la fecha más importante del calendario de autos de colección a nivel mundial y está repleta de múltiples Concours d’Elegance, carreras históricas, tours privados y rallies, así como de revelaciones de nuevos modelos, espléndidas fiestas y las subastas de autos clásicos.

Es lo mejor de lo mejor en todos los aspectos y en ninguna otra parte se lleva a cabo tal concentración de belleza automovilística, riqueza y exhibición de patrimonio colectivo que aquí. En pocas palabras, es la meca del mundo del automóvil.

Dado que los autos clásicos de la más alta categoría ahora son competitivos en cuanto a precio con un Renoir o un Monet, no es de extrañar que los eventos de la semana que celebran y venden estos autos sean una gran atracción. Este año, por ejemplo, se ofrecieron automóviles para la venta por un valor de casi 500 millones de dólares por parte de las diversas casas de subastas participantes.

El año pasado, los subastadores de Bonhams hicieron historia cuando vendieron un auto Ferrari 250 GTO Berlinetta 1962 poco común por más de 38 millones de dólares… el precio más alto alguna vez pagado por un auto en una subasta. Si bien la mayor parte del mundo se resistió a que se registrara en el Libro Guinness de los Récords Mundiales el precio de un auto que, según los estándares de hoy en día, no es tan potente, para los aficionados era el Santo Grial.

Satisfacer todos los criterios de conveniencia… números de producción limitada, un formidable éxito de carreras, una funcionalidad con doble propósito (carretera y pista) y diseño eterno, por no mencionar el hecho de que es un Ferrari, es casi la perfección personificada. Como un colector comentó: “Por el mismo precio podría adquirir una pintura de Van Gogh para colgar en la pared. En lugar de ello, tengo la oportunidad de poseer una obra igual de hermosa que también puedo conducir”.

Es esta actitud en la que la pasión se encuentra con la inversión combinada con el estilo, encanto, romance, emoción y atractivo universal del automóvil es lo que hace que esta semana de encuentro sea tan popular.

Para coronar la semana de actividades está la atracción principal… el espectáculo del domingo de Pebble Beach el cual se celebra en los greens de golf, junto al mar en el fairway 18. Ahora en su aniversario No. 66, no solo es la intensa concentración de los mejores autos del mundo que estarán en exhibición lo que hace que sea tan famoso, es la estricta selección y criterios de evaluación por parte de un panel de expertos internacionales lo que le da prestigio mundial.

Según se dice, el concepto de un concours d’elegance —lo que literalmente significa un concurso de elegancia— se originó en Francia en el siglo XVII, cuando la aristocracia desfilaba por los parques en sus carruajes tirados por caballos. Dado que los carruajes ahora ya no tienen caballos, el concepto se mantuvo con los automóviles. Aunque, en principio, un concurso es totalmente subjetivo, el enfoque de Pebble Beach en la originalidad y la autenticidad histórica —y el hecho de que cada vehículo debe efectivamente funcionar (después de todo, son máquinas)— significa que un auto que gana en su clase aquí en realidad aumenta en valor.

El ganador del premio Best of Show (Mejor de la exhibición) de este año —seleccionado de todos los ganadores de First in Class (Primero en su clase) de más de dos docenas de clases representadas por un campo de 220 participantes— fue un carrocero Isotta Fraschini Tipo 8A de 1924. Precursores de una época en que muchos autos eran conducidos por choferes, el Isotta Fraschini italiano personalizado es un enorme auto de lujo que representa a la perfección la mentalidad de su época. Al vencer a un Rolls-Royce Silver Ghost Torpedo Phaeton de 1914 y a un Delahaye 145 Cabriolet de 1937, el Isotta Fraschini fue galardonado con el summa cum laude del mundo del automóvil… el máximo honor que puede ser otorgado a un automóvil clásico.

Además de compartir el campo con unos 20.000 observadores, los espectadores en Pebble Beach se encuentran entre celebridades del mundo del automóvil, desde ejecutivos de automóviles y diseñadores como Piero Ferrari y Andrea Zagato hasta los famosos “tipos de los autos” como Jay Leno y Jerry Seinfeld, así como genios de estilo como Lapo Elkann y Ralph Lauren.

A decir verdad, hay tanta gente que es difícil de ver realmente los automóviles que son el motivo de la reunión, pero la experiencia en su conjunto la debería de probar al menos una vez cualquier persona que aprecia los autos.

Independientemente del reconocimiento cada vez mayor de los autos como obras de arte funcionales y de sus valores conmensurablemente crecientes, el hecho de que la atención principal ahora se enfoque en este interés alguna vez esotérico es, en un panorama más amplio, muy positivo.

Usando el argumento de la trampa 22 de que algo se aprecia más cuando vale más, los automóviles ahora han sido conservados y protegidos mucho más que nunca, lo cual es muy valioso para nuestra cultura y patrimonio colectivo, sobre todo cuando el automóvil representa una de las mayores revoluciones de la historia humana.

El caminar por la Ocean Avenue en el pintoresco Carmel, encapsula a la perfección el propósito de la Semana del Auto. Sí, la sensación de dinero, el estatus y el exceso es palpable, pero también lo es la belleza, el diseño, la innovación estilo y euforia. Uno solo necesita ver la sonrisa en el rostro de todos para saber cuál es la sensación más importante de la Semana de los Autos… la diversión.