CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Crimen

Crimen

Así fue el meticuloso plan de Bryce Williams para televisar en vivo los asesinatos

Por Ben Brumfield, Eliott C. McLaughlin, Catherine E. Shoichet

(CNN) — Una mente perturbada y llena de ira, una carrera en los medios profesionales y armas recién compradas. Vester Lee Flanagan II, quien usaba el pseudónimo de Bryce Williams, las combinó en un espectáculo de muerte en tiempo real que coreografió detalle a detalle.

El miércoles 26 de agosto, Flanagan mató a tiros a la reportera de televisión Alison Parker, de 24 años, y al camarógrafo Adam Ward, de 27 años, en Roanoke, Virginia, mientras Parker y Ward hacían una transmisión en vivo para la televisora WDBJ, según se ve en un video del incidente.

Flanagan, quien había sido reportero de televisión, también hirió a Vicki Gardner, presidenta de una cámara de comercio local a quien Parker estaba entrevistando.

Mientras Flanagan los derribaba con seis o siete disparos, los espectadores y los colegas de las víctimas lo vieron en vivo. Uno de los espectadores era la prometida de Ward, de acuerdo con el gerente general de la televisora, Jeff Marks.

Flanagan era reportero y lo habían despedido

Flanagan conocía a Ward. El pistolero había sido su colega cuando era reportero de televisión. Estaba resentido porque lo habían alejado de los reflectores hacía dos años, cuando la televisora lo despidió, según escribió.

En ese entonces no se fue por las buenas y Ward grabó en video su arranque. En el expediente judicial de una demanda por discriminación que Flanagan promovió se lee que este se burló de Ward y le volteó la cámara de un golpe. Antes de que la Policía lo escoltara a la salida del edificio, Flanagan también le entregó a su gerente una pequeña cruz de madera y le dijo: “la necesitarás”.

Flanagan no había trabajado con Parker, la reportera a la que mató, pero hay indicios de que resentía que la hubieran contratado.

Un plan multimedia

Flanagan planeó meticulosamente desahogar su resentimiento de forma violenta y volver a llamar la atención antes de suicidarse.

Flanagan, también conocido como Williams, grabó el video de la matanza y lo difundió en las redes sociales mientras huía de las autoridades. Al parecer había preparado su cuenta de Twitter días antes de la matanza y había publicado una serie de imágenes de varias etapas de su vida.

Durante su huida, surgieron unas publicaciones en Twitter bajo el nombre de Bryce Williams; se veía el video grabado desde el punto de vista del cañón de su arma mientras los disparos derribaban a sus víctimas. Muchos usuarios de las redes sociales quedaron horrorizados por las escenas que se reproducían automáticamente frente a ellos.

Tanto Facebook como Twitter cerraron rápidamente las cuentas.

Mientras huía, envió un fax de 23 páginas firmado con su pseudónimo a la televisora ABC News; en él detallaba su carrera y despotricó contra personas y situaciones. Se considera que algunas partes equivalen a una nota de suicidio.

Huyó en un auto alquilado

Flanagan había alquilado un auto varias semanas antes y lo usó en vez de su auto, un Ford Mustang 2009. La Policía estatal de Virginia detectó el auto alquilado en la autopista interestatal 66. Un patrullero trató de hacer que se orillara, según la Policía, pero se negó a detenerse y aceleró para luego salirse del camino y chocar contra un muro de contención.

Los patrulleros encontraron a Flanagan dentro del auto con una herida de bala autoinfligida, señaló el sargento F. L. Tyler, de la Policía estatal de Virginia. Lo llevaron a un hospital y lo declararon muerto el miércoles por la tarde.

Enfrentamientos desagradables en el trabajo

Flanagan era famoso por la serie de problemas de ira y de comportamiento que había tenido en sus trabajos.

Cuando se dio a conocer la noticia de a quién buscaba la Policía por el tiroteo, el nombre se le hizo conocido a Don Shafer. “Vester Flanagan. Trabajaba para mí”, pensó.

“Se me erizaron los vellos de la nuca”, dijo Shafer, quien ahora es director de noticias en la televisora XETV de San Diego.

Cuando contrató a Flanagan, Shafer era director de noticias de la cadena WTWC en Tallahassee, Florida. El reportero que se hacía llamar Bryce Williams dejó una buena primera impresión en Shafer, pero en 2000 lo despidió por los enfrentamientos que tenía con sus colegas.

“Había algunos problemas con él y con su personalidad que de cierta forma empeoraron y por eso tuvimos que deshacernos de él”, explicó Shafer.

Flanagan promovió una demanda por discriminación racial, pero se desechó.

Más tarde se incorporó a WDBL, pero lo despidieron por problemas de desempeño. Volvió a demandar por discriminación.

Lo despiden y la Policía lo escolta a la salida

Los expedientes judiciales de esa demanda revelaron que la emisora había tomado medidas disciplinarias contra Flanagan desde hacía varios meses, hablaron con él sobre su comportamiento iracundo en varias ocasiones y le dijeron que tomara terapia.

Dan Dennison, quien fue director de noticias en WDBJ, dijo que había sido la decisión de despido más difícil que había tomado. Tuvo que llamar a la Policía para que escoltaran al reportero a la salida.

“(Williams/Flanagan) tuvo una larga serie de quejas contra colegas casi desde el principio de su relación laboral en la televisora”, dijo Dennison. Afirmó que las quejas nunca se comprobaron.

Los despidos y las demandas fueron parte de la mezcolanza de resentimientos que Flanagan envió por fax a ABC News mientras la Policía lo buscaba.

El fax de despedida

Flanagan trató de justificar la matanza en su iracundo fax de despedida.

“OK, entonces la gran pregunta es: ‘¿por qué?'”, escribió. “Bueno, luego de haber reunido más de 100 páginas en las que se recuentan los pesares de mi vida, me pregunté: ‘¿por qué NO?'”.

Habló de tener la mente perturbada. “He sido un barril de pólvora humano desde hace un rato… solo estoy esperando a hacer ¡BUM! en cualquier momento”, escribió.

Dedicó varias líneas a hacer acusaciones de racismo; acusó a la reportera Parker, de quien dijo que “hizo comentarios racistas” pero de todas formas la contrataron. No entró en detalles y Marks, el gerente general de WDBJ dijo que las acusaciones eran infundadas.

“Nos parece indignante que tomen aunque sea un poco en serio cualquiera de los comentarios de ese manifiesto”, dijo; agregó que no cree que Flanagan y Parker se hayan cruzado en WDBJ.

Pero Flanagan también culpó de gran parte de su miseria a los hombres negros y a las mujeres blancas; dijo que era “un tanto racista con los blancos, los negros y los latinos”.

Admiró a los pistoleros que masacraron a los estudiantes de la preparatoria de Columbine y del Tecnológico de Virginia, que se encuentra a unos 40 kilómetros de Roanoke.

Compras legales de armas

Flanagan dijo que dejó un depósito para comprar un arma dos días después del tiroteo de junio en una iglesia de Charleston, Carolina del Sur y despotricó sobre el presunto pistolero.

“Y en cuanto a Dylan Roof, ¡es un (borrado)! ¿Quieres una guerra racial, (borrado)? ADELANTE, BLANCO (borrado)!”, se lee en el fax.

La Policía encontró dos pistolas Glock de 9 milímetros que Flanagan había comprado legalmente.

Con información de Ryan Nobles, Pamela Brown, Jason Hanna, Ashley Fantz, Carol Costello, Brian Stelter, Mariano Castillo, Drew Griffin y Patricia DiCarlo.