(CNN Español) - La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y la oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos expresaron su preocupación ante las deportaciones de colombianos por parte de las autoridades venezolanas.

CIDH pide detener expulsiones arbitrarias

En un comunicado, la CIDH calificó las deportaciones de "arbitrarias" y señaló que los operativos de control migratorio "las autoridades venezolanas estarían desalojando forzosamente a las personas colombianas de sus casas, reportándose abusos y el uso excesivo de la fuerza".

La CIDH dice en su comunicado que ha recibido información "indicando que muchas de las personas deportadas han sido separadas de sus familias".

Según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, "el Estado venezolano debe adoptar todas las medidas que sean necesarias para garantizar que no se apliquen perfiles raciales en el marco de redadas migratorias" y debe de respetar todos los derechos de las personas migrantes.

"La CIDH urge al Estado venezolano a detener de manera inmediata cualquier expulsión colectiva, arbitraria, y/o sumaria, y que adopte de forma urgente todas las medidas necesarias a fin de garantizar que cualquier migrante en situación irregular tenga acceso a un procedimiento que cumpla con las garantías de debido proceso antes de ser deportado y a que se proteja el principio de unidad familiar", concluye el comunicado.

Según la Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios de las Naciones Unidas (OCHA), desde el 22 de agosto, por lo menos, 1,088 migrantes colombianos, incluyendo 244 niños, niñas y adolescentes, habrían sido deportados desde Venezuela. Según la Cruz Roja Colombiana, 4,260 personas adicionales habrían retornado de forma espontánea a Colombia tras la declaratoria del estado de excepción y el cierre de la frontera. Diversas fuentes han indicado que muchas de las personas que habrían retornado a Colombia por su propia cuenta lo habrían hecho por miedo a que las autoridades venezolanas los desalojen y deporten de manera forzada.

ONU: “Estamos preocupados por informes de violaciones de derechos"

Rupert Colville, vocero del Alto Comisionado de la Organización de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, pidió este viernes a Venezuela respetar los derechos humanos de los colombianos expulsados.

“Estamos preocupados por la situación en la frontera entre Colombia y Venezuela, en particular con los informes de violaciones de derechos humanos que se producen en el contexto de las deportaciones de colombianos”, dijo Colville en un comunicado desde Ginebra.

Colville invitó a las autoridades de ambos países a que lleguen a un diálogo y garanticen la seguridad en la zona.

"Instamos a las autoridades venezolanas a garantizar que los derechos humanos de todas las personas afectadas sean plenamente respetados, en particular en el contexto de las deportaciones. Vamos a seguir de cerca la situación y estamos dispuestos a participar y a asesorar a las autoridades venezolanas y colombianas".

Por su parte, la oficina del secretario general de la ONU informó que Ban Ki-moon está al tanto de los desarrollos en la zona fronteriza y dijo que la organización apoya los esfuerzos para atender las necesidades humanitarias de los afectados.

El jueves, los gobiernos de Colombia como Venezuela llamaron a consultas a sus respectivos embajadores.