(CNN Español) - Este jueves marcó el comienzo de una cuenta regresiva de 42 días sin un caso de ébola, después de que el último paciente conocido con el virus fuera dado de alta.

Para celebrar el final del brote que infectó a 24.000 personas y dejó 10.000 muertos, los médicos y enfermeros salieron a bailar en Sierra Leone usando los trajes especiales que vestían para tratar a los pacientes sin contagiarse.

El ambiente era de júbilo y muchos tocaban instrumentos.

Sin embargo, las autoridades dicen hay que seguir alerta y atentos por si se presentan otros casos.