CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Niños

Niño de 11 años que protegía a su hermana de 4 dispara y mata a un intruso adolescente

Por Kevin Conlon

(CNN) —  Un niño de 11 años –que había sido dejado solo en casa con su hermana de 4 años– frustró varias veces los intentos de un joven de 16 años por entrar a su casa y finalmente le disparó y lo mató, según afirma la Policía.

Los oficiales de la Policía llegó a la casa en el Condado de St. Louis hacia las 2:00 p.m. y descubrió el cuerpo del adolescente muerto en la parte frontal en el hall de la parte frontal.

El joven –cuyo nombre no ha sido revelado– había recibido un disparo en la cabeza mientras intentaba entrar a la casa, afirma la policía. El niño de 11 años le disparó.

El sargento Brian Schellman dijo que era la tercera vez que el adolescente intentaba irrumpir en la casa ese día. Ninguno de los dos niños resultó herido en el incidente.

Algunos vecinos, no obstante, cuestionaron lo ocurrido.

Una mujer le dijo a la KMOV –afiliada de CNN– que los dos niños estaban en la entrada frontal cuando el de 11 años sacó una pistola y disparó.

“Estaban discutiendo fuertemente”, dijo.

La mujer le dijo a la afiliada que el joven de 16 años no intentó entrar a la casa.

“Solo estaba sentado ahí en el porche. En ningún momento entró a la casa”.

Aún no se conoce por qué los dos niños estaban solos en la casa ni por qué un menor de 11 años tenía acceso a un arma, pero la Policía afirmó que la madre estaba colaborando con la investigación.

La afiliada de CNN, KTVI/KPLR, reportó que la madre compró la pistola porque y había habido intentos de intrusos que buscaban entrar a la casa.

Es el tercer incidente mortal que involucra a niños y armas en esa sección de St. Louis en las semanas recientes.

El 18 de agosto, Jamyla Bolden, una niña de 9 años, recibió un disparo y murió mientras hacía su tarea en la cama de su madre.

Una semana más tarde, Carter Epps, de 21 meses, murió tras un disparo en el torso.