CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
México

Estudiantes de Ayotzinapa no fueron incinerados en el basurero de Cocula, concluye CIDH

Por Daniela Patiño

(CNN Español) – El grupo de expertos independientes de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que investiga la desaparición de los estudiantes de Ayotzinapa, concluyó que los 43 normalistas no fueron incinerados en un basurero, como aseguran las autoridades de México.

Francisco Cox, abogado chileno y miembro del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) de la CIDH, dijo que las autoridades mexicanas tenían en sus expedientes cuatro versiones distintas del paradero de los estudiantes y su destino.

Por ello, explicó, se decidió visitar el basurero y contratar al experto independiente José Torero, un investigador de la Universidad de Queensland y perito en incendios.

En conferencia de prensa, Cox aseguró que las investigaciones de Torero concluyeron que la versión de la Procuraduría General de República de que los normalistas fueron quemados en el vertedero municipal de Cocula, Guerrero, quedó descartada.

«Para incinerar a 43 cuerpos se hubieran requerido 13 mil kilogramos de neumáticos y 30 mil kilogramos de madera y el fuego debería durar 60 horas», aseguró el GIEI.

publicidad

En opinión del grupo, la columna de humo por esa incineración habría sido visible para los habitantes de Cocula. Si los cuerpos de los 43 jóvenes se hubiesen quemado en el lugar, se hubiera causado un incendio forestal, señaló Cox.

Agregó que sus investigaciones y los experimentos del perito concluyeron que la radiación emitida por la incineración de 43 cuerpos habría quemado la piel de quienes presuntamente los quemaron.

«La vegetación del lugar, donde supuestamente se hizo la incineración, no presenta afectaciones, señaló el experto chileno.

El reporte da cuenta de que en las horas previas a la desaparición, en la ciudad de Iguala, los estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa fueron blanco de ataques coordinados por parte de policías de al menos dos municipios.

Tras seis meses de investigaciones las conclusiones del grupo apuntan que aunque no tienen datos precisos para saber dónde quedaron los estudiantes desaparecidos, sí hallaron elementos para cuestionar las tesis oficiales y sugiere una nueva: que el ataque pudo ser porque los jóvenes interfirieron, sin saberlo, con el traslado de un cargamento de drogas que habría ido en uno de los autobuses que ellos “tomaron” ese día para transportarse.

Los expertos calificaron el ataque a los normalistas como «desproporcionado y sin sentido», dijo Carlos Beristáin, otro integrante del grupo.

«Los normalistas no iban armados, no boicotearon un acto político ni atacaron a la población», mencionó Beristáin. Agregó que el ataque a los normalistas se dio con armas de fuego y duró más de 3 horas en escenarios distintos.

«Hubo presencia de agentes federales observando los hechos, agentes del Ejército, Policía Federal y Ministerial», señaló Baristáin, quién sostiene que todas las autoridades sabían que eran estudiantes.

Señaló que en los registros de las autoridades se mencionan cuatro autobuses con normalistas a bordo.

Los expertos aseguran que en realidad fueron cinco los vehículos, uno de ellos está desparecido y se desconoce que pasó con los normalistas que lo ocupaban.

«Ese quinto autobús ha sido ocultado por las autoridades. Los normalistas que iban en el autobús están desaparecidos», indicó Baristáin.

Los expertos dieron 20 recomendaciones a las autoridades mexicanas sobre este caso.

Recomiendan investigar posibles casos de obstrucción de la justicia, mantener la búsqueda de los 43 normalistas, e investigar el uso de hornos de cremación públicos en Iguala y en Cocula, Guerrero.

La respuesta del gobierno mexicano

Tras el informe del GIEI, el presidente de México, Enrique Peña Nieto, dijo en Twitter que instruyó a las dependencias de su gobierno para que sean tomadas en consideración las recomendaciones de los expertos independientes sobre el caso Ayotzinapa.

Los 43 estudiantes de la normal de Ayotzinapa desaparecieron el 28 de septiembre de 2014, en Iguala, Guerrero.

Desde entonces, diversas manifestaciones de activistas, ciudadanos y familiares se han realizado para exigir la presentación «con vida» de los normalistas.

Las autoridades mexicanas han dicho que el caso fue ampliamente investigado.

La procuradora general, Arely Gómez, dijo en conferencia de prensa que el informe de los expertos se tomará en consideración para las investigaciones, será analizado y se valorará para su integración en la averiguación del caso.

Indicó que desde el inició de la indagatoria se ha ejercido acción penal contra 131 personas.

La funcionaria anunció que se solicitará la realización de un nuevo peritaje a cargo de un grupo de «forenses del más alto prestigio».

La respuesta de los familiares

Padres de los normalistas desaparecidos reiteraron su exigencia de justicia para los normalistas. Los familiares de los estudiantes pidieron reunirse con el presidente Peña Nieto.

«Queremos seguir luchando pero también queremos el apoyo de ustedes. Que se sepa en todo el mundo que clase de gobierno tenemos», aseguraron.