CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Política

La crisis de refugiados en Europa ejerce presión sobre Estados Unidos

Por análisis de Stephen Collinson

(CNN) – La trágica fotografía de un niño pequeño ahogado en una playa turca fue suficiente para hacer que el problema del torrente de refugiados que llega a Europa también se convirtiera en un problema para Estados Unidos.

Hasta ahora, la agonía de los cuatro millones de refugiados que han huido de la guerra civil de Siria ha sido un asunto poco atendido en Washington, incluso a pesar de los relatos de que algunas personas se han ahogado en los fatales viajes a través del Mediterráneo.

Sin embargo, la desgarradora fotografía del niño, Aylan Kurdi, de tres años de edad, quien murió junto a su pequeño hermano y madre en un intento por llegar a Grecia, se extendió a través de las portadas de Estados Unidos esta semana e hizo que el éxodo de refugiados pasara a la agenda política.

Además, también centró la atención en el hecho de que Estados Unidos hasta el momento solo ha aceptado 1.500 refugiados de Siria.

El proceso se ve complicado por un gran procedimiento de investigación de seguridad a fin de asegurar que solo los refugiados desesperados —y no extremistas de grupos como ISIS— lleguen a suelo estadounidense.

El proceso también es muy pesado porque por lo general se requieren 18 meses antes de que un refugiado seleccionado para reubicación de hecho pise territorio estadounidense.

publicidad

Al igual que todos los cambios que parecen no tener solución, lo que está siendo considerado como el peor desastre humanitario de Europa desde la Segunda Guerra Mundial, sin duda terminará en el escritorio del presidente Barack Obama, en medio de llamadas a Washington para que se tomen más medidas a fin de reubicar a los refugiados desesperados.

John Kirby, portavoz del Departamento de Estado, le dijo a CNN el viernes que Estados Unidos esperaba que la cifra de 1.500 refugiados sirios se duplicara para finales de año.

«Espero que Estados Unidos acepte incluso un número mayor más adelante», dijo Kirby.

Sin embargo, las agencias de ayuda y otras dijeron que no es suficiente, especialmente debido a que el éxodo sirio está siendo exacerbado por el flujo de refugiados de otros conflictos y estados destrozados, entre ellos Iraq, Afganistán, Libia y Somalia.

Oxfam América le ha pedido a Estados Unidos que reciba a 70.000 refugiados sirios para ser reubicados y que el gobierno estadounidense y otros tomen mayores medidas a fin de resolver la causa subyacente de la crisis: la implacable guerra civil de Siria.

‘Trágico’

«Es trágico que tuviéramos que ver las imágenes de ese niño para que la gente vea la urgencia de esto y comience a tomar medidas frente a un problema que no va a desaparecer», dijo Shannon Scribner, gerente de Política Humanitaria de Oxfam América.

Otro grupo, el Comité Internacional de Rescate (IRC, por sus siglas en inglés), quiere que Washington reubique a 65.000 refugiados sirios antes de finales del próximo año, advirtiendo que los países alrededor de Siria están siendo abrumados por la magnitud de la crisis humanitaria.

«Estados Unidos ha sido históricamente el líder mundial en cuanto al reconocimiento de la obligación moral de reubicar a los refugiados», dijo el presidente y director general de IRC, David Milliband, en un comunicado esta semana.

«Sin embargo, en los cuatro años de la crisis de Siria, se ha producido una inercia en lugar de liderazgo», dijo. «Dado que el gobierno alemán tranquilamente dice que espera 800.000 refugiados y solicitantes de asilo en el 2015, es de vital importancia que Estados Unidos intensifique su respuesta».

Sin embargo, a la larga, la crisis de refugiados solamente se solucionará con la resolución de la causa subyacente: el desmembramiento de Siria por una guerra civil viciosa entre el presidente Bachar al Asad y los grupos rebeldes.

«Es momento de que la gente empiece a hablar sobre soluciones para ponerle fin al conflicto. Continuará creciendo en términos de sufrimiento humano hasta que los líderes mundiales unan esfuerzos», dijo Scribner.

Sin embargo, existe poca esperanza de que muy pronto haya paz. Los esfuerzos previos de Estados Unidos para ponerle fin al conflicto fracasaron en parte por el deseo de los estados como Rusia e Irán de retener a Assad como un aliado geopolítico en el dividido Medio Oriente.

Obama dijo en el 2011 que había llegado el momento de que Asad se fuera, pero él sigue siendo presidente, al menos, de la parte que queda del territorio controlado por su secta minoritaria, Allawite.

Los aspirantes presidenciales republicanos culpan a Obama por dar marcha atrás a última hora en el 2013 en relación a la amenaza de atacar a los objetivos gubernamentales sirios, luego de que sus fuerzas cruzaran su «línea roja» al usar armas químicas.

Argumentan que él está sobrecompensando los costos de las intervenciones de Estados Unidos en Iraq como parte de una doctrina relajada a fin de evitar más guerras en Oriente Medio y dicen que su negligencia ha permitido que la pesadilla de Siria empeore.

2016

El favorito del Partido Republicano, Donald Trump, quien ha estado realizando una campaña anclada en la expulsión de los inmigrantes ilegales, le dijo a la cadena MSNBC que la situación era «muy horrible» por lo que Washington posiblemente debería aceptar más refugiados.

El gobernador de Nueva Jersey, Chris Christie, dijo que Obama «ha permitido que estas personas sean sacrificadas».

«Francamente, no puedo imaginar cómo siendo el presidente de Estados Unidos puedes permitir que esto suceda a esta escala y ahora estamos viendo los resultados», dijo esta semana en un evento de su campaña en Nuevo Hampshire. «Y es muy diferente cuando lees al respecto. Cuando lo ves, eso tiene un impacto mucho mayor».

Posiblemente debido a ese tipo de ataque Hillary Clinton detectó una posible vulnerabilidad en las elecciones generales, dado su papel como exsecretaria de Estado de Obama.

Ella señaló el viernes que ella y otros miembros de alto rango de la administración de Obama, había querido ser más agresiva en la identificación y capacitación de los rebeldes sirios cuando el conflicto inicialmente estalló para luchar contra Asad.

«Yo defendí una política más robusta», dijo Clinton en una entrevista con MSNBC, y le pidió al «mundo entero» que se uniera para resolver la crisis.

Uno de los rivales demócratas de Clinton, el exgobernador de Maryland, Martin O’Malley, quien ha estado luchando para lograr un impacto en la contienda presidencial, trató de aventajar a la exsecretaria de Estado frente a la crisis de los refugiados el viernes, respaldando el llamado que IRC le hizo a Estados Unidos de recibir a 65.000 refugiados.

«Los estadounidenses son personas generosas y compasivas. Pero en la actualidad nuestras políticas se están alejando de esos valores. Tenemos que tomar más medidas para apoyar a los refugiados sirios… y, desde luego, debemos recibir a más de los 5.000 a 8.000 refugiados propuestos para el próximo año», dijo.