CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Religión

Azafata musulmana dice que la suspendieron por negarse a servir alcohol

Por Emanuella Grinberg

(CNN) — Una azafata musulmana dice que fue suspendida por ExpressJet por negarse a servir alcohol según su fe islámica.

En un intento por recuperar su trabajo, Charee Stanley presentó el martes una denuncia por discriminación ante la La Comisión para la Igualdad de Oportunidades en el Empleo de Estados Unidos (EEOC, por sus siglas en inglés) por la revocación de un acuerdo religioso razonable.

Ella quiere hacer su trabajo sin servir alcohol, de acuerdo con su fe islámica… tal y como lo hacía antes de su suspensión, dijo su abogada.

“Este caso se reduce a que nadie debería tener que elegir entre su carrera y su religión, y a los empleadores les corresponde proporcionar un ambiente seguro donde los empleados puedan sentir que pueden practicar libremente su religión”, dijo Lena Masri, una abogada del Council on American–Islamic Relations (Consejo de Relaciones Estadounidense-Islámicas) de la división de Michigan.

Stanley, de 40 años de edad, comenzó a trabajar para ExpressJet hace casi tres años. Hace aproximadamente dos años se convirtió al islam. Este año se enteró de que su fe le prohíbe no solo el consumo de alcohol, sino también servirlo, dijo Masri.

Ella habló con su supervisor el 1 de junio y se le dijo que llegarían a un acuerdo para que alguien más atendiera las solicitudes de alcohol de los pasajeros.

“Según las indicaciones de la aerolínea, ella empezó a coordinar con la otra azafata que estaba en servicio que cuando algún pasajero solicitara alcohol, sería la otra azafata la que atendería esa solicitud”, dijo Masri. “Sabemos que este acuerdo ha funcionado de maravilla, que no se han dado incidentes y que no le ha causado ninguna carga indebida a la aerolínea. Después de todo, fue la sugerencia de la aerolínea”.

Parecía estar funcionando hasta que otro auxiliar de vuelo presentó una denuncia contra Stanley el 2 de agosto en la que reclama que ella no estaba cumpliendo con sus obligaciones al negarse a servir alcohol, dijo Masri. La queja del empleado también decía que Stanley tenía un libro con “escritos extranjeros” y que llevaba un tocado (hiyab).

El 25 de agosto, la aerolínea le envió una carta a Stanley en la que le informaba que estaba revocando su acuerdo religioso respecto a permitirle no servir alcohol y que la colocaba bajo licencia administrativa.

“Ellos la colocan bajo licencia sin goce de sueldo y le informaban que su empleo podía finalizar después de 12 meses”, dijo Masri. “Estamos solicitando que tanto su empleo como el acuerdo según sus creencias religiosas sean restablecidos”.

Un portavoz de ExpressJet se negó a discutir la queja de Stanley.

“En ExpressJet, abrazamos y respetamos los valores de todos los miembros de nuestro equipo. Somos un empleador que ofrece igualdad de oportunidades y que cuenta con una larga historia de diversidad en nuestra fuerza de trabajo. Ya que la señorita Stanley es una empleada, no podemos hacer comentarios sobre sus asuntos personales”, dijo el portavoz Jarek Beem en un correo electrónico.