CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Inmigración

Inmigración

Crisis de refugiados: Europa recibe a muchos; los estados del Golfo, a ninguno

Por Ashley Fantz, Betsy Anderson

(CNN) — Han arriesgado sus vidas para escapar de la guerra en Siria. La mayor parte de Europa ha luchado por lidiar con sus masas, y al menos ha tratado de responder a un llamado humanitario de una magnitud que no se había visto desde la Segunda Guerra Mundial.

Pero ningún refugiado sirio ha sido acogido en naciones del Golfo Pérsico como Kuwait, Bahréin y los Emiratos Árabes Unidos, países con un importante interés político y financiero en Siria.

“Otros países necesitan hacer más”, tuiteó Nadin Houry, director adjunto de Human Rights Watch para el Medio Oriente y África del Norte. Él calificó la falta de acción de esos países acaudalados en cuanto a la crisis de los refugiados sirios como “vergonzosa”.

Los funcionarios en Arabia Saudita, Bahréin, Qatar, Omán y los EAU se defienden al señalar que ellos han dado millones de dólares a las Naciones Unidas para ayudar a los refugiados. Los EAU afirman haber dado más de 530 millones de dólares en asistencia. Ellos enfatizan que los sirios han entrado a los estados del Golfo con visas, y se han quedado.

Y también utilizan una defensa de “¿Qué hay con ellos?”, al señalar que los estados del Golfo no son las únicas naciones que no están ayudando a acoger a las víctimas de la guerra. Amnistía Internacional afirma que otros países de altos ingresos como Rusia, Japón, Singapur y Corea del Sur no han ofrecido ninguna opción de reasentamiento.

No existe el concepto de refugiado en los estados del Golfo

La ONU ha sido directa. Quiere que todas las naciones desarrolladas abran sus fronteras.

Esto es más que un asunto de generosidad; también es práctico, argumentan algunos. Los ciudadanos del Golfo tienen mucho en común con los sirios. Hablan árabe, como la mayoría de los sirios. Y esos estados son más ricos que muchos países, tales como Turquía, el Líbano y Jordania, los cuales han aceptado refugiados.

Algunos dicen que Arabia Saudita y Qatar tienen la obligación de ayudar a las víctimas de una guerra en la que esas naciones han estado involucradas a través de su apoyo financiero a grupos rebeldes que han peleado contra el presidente sirio Bachar al-Asad.

La guerra civil siria comenzó en 2011 con la fiebre de las revoluciones de la Primavera Árabe, en las que se derrocó a dictadores en Egipto y Libia, en medio del optimismo de que las personas podrían, si se movilizaban, ganar libertades nunca antes vistas. Los manifestantes se reunieron para tratar de vocalizar ese sueño, al pedirle al gobierno de Asad que fuera más abierto. Al-Asad respondió a su expresión con violencia y conforme pasaron los meses, el conflicto se volvió más difícil, ya que combatientes extranjeros y personas con varios deseos fueron arrojados a una fusión complicada. ISIS se aprovechó del caos y se movilizó, matando y torturando a cualquiera que se opusiera a los islamistas extremos.

Algunos países más pobres están recibiendo a muchos

Turquía ha recibido a alrededor de 2 millones de refugiados; el Líbano a más de 1,1 millones; Jordania al menos a 629.000. Egipto también ha desempeñado un papel importante, al recibir a más de 130.000, e incluso Iraq, un país que aún se ve saqueado por la violencia, ha aceptado a casi 250.000 refugiados. Es probable que más personas hayan entrado a esos países sin que los contaran.

Posiblemente una de las razones por las que los países del Golfo no los han recibido es que el concepto de refugiado ni siquiera existe allí.

Legalmente no están obligados a ayudar. Arabia Saudita, Kuwait, Bahréin y otros estados del Golfo están entre los pocos países en el mundo que no firmaron un tratado de refugiados de las Naciones Unidas de 1951. Ese es un documento legal clave que define qué es un refugiado, establece sus derechos y expone las obligaciones legales de los estados. Pero como los estados del Golfo no han firmado ese tratado, toda víctima de guerra debe cumplir con los mismos estándares que cualquier otro para obtener una visa.

Quien ahora es miembro del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT), el sultán al-Qassemi se volvió famoso al reportar en tiempo real en Twitter lo que pasaba durante la Primavera Árabe.

La semana pasada escribió que los estados del Golfo podrían no haber firmado el tratado, pero que eso no los ha excluido de recibir refugiados en otras situaciones.

“Un gran número de palestinos, libaneses y yemenitas actualmente viven en el Golfo. Estos individuos fueron desplazados luego de conflictos en sus propios países, pero nunca fueron descritos como refugiados. Muchos de estos pobladores ahora son ciudadanos naturalizados y se han convertido en empresarios exitosos”, escribió en el International Business Times.

Al-Qassemi también recordó que hace 25 años, miles de refugiados kuwaitíes recibieron un lugar donde vivir en las naciones del Golfo luego de que Saddam Hussein invadiera Kuwait. “En Abu Dhabi, el gobierno alquiló edificios de apartamentos y se los dio a las familias de forma gratuita. Mi propio padre adjudicó, sin costo, un majilis (sala de reuniones) para que los kuwaitíes se reunieran en el primer piso de uno de los edificios”, escribió.

Luay al-Khatteeb, un especialista en la política de los estados del Golfo y miembro no residente del Brookings Doha Center, tuiteó un mapa en el que mostraba qué estados del Golfo han reasentado refugiados.

Una fuente del gobierno con el Ministerio de Cooperación y Desarrollo Internacional de los EAU le dijo a CNN que el país ha donado dinero y ha trabajado con los países vecinos para ayudar, incluso ha financiado un campo de refugiados y hospital en Jordania. Los estados del Golfo han dado y prometido miles de millones, según la rama de la ONU de reasentamiento de refugiados, la ACNUR. En mayo, el rey Salman bin Abdulaziz Al Saud de Arabia Saudita emitió un decreto para establecer un centro humanitario en Yemen.

La ONU lleva un registro de quién ha dado dinero. Estados Unidos es el país que más ha dado: más de 574 millones de dólares, o el 31% de la ayuda que fue donada.

Después del Reino Unido, Kuwait ha dado la tercera cantidad más grande: 165,7 millones de dólares.

Los EAU, con un producto interno bruto de 570.000 millones de dólares, han dado 4.700 millones de dólares.

Una necesidad humana e inmediata

Los estados del Golfo se muestran inseguros ante la idea de recibir refugiados porque les preocupa qué podría significar esto para la seguridad de sus naciones, dijo Abdulkhaleq Abdulla, profesor retirado de la Universidad de los Emiratos Árabes Unidos.

Él le dijo a CNN que existe la creencia de que aceptar a los sirios que huyen de ISIS solo aplaca al grupo terrorista. Esto alimentaría “la violencia en la región, la cual ya es la región más violenta del mundo”, dijo.

Los estados del Golfo son las naciones más estables en la región, explicó, e involucrarse demasiado podría poner eso en riesgo.

Es una “deficiencia” de parte de Arabia Saudita, Kuwait y otros estados del Golfo, dijo, que no tengan leyes que permitan “programas de refugiados más elaborados” como los que existen en naciones europeas.

“No hemos sido tan sofisticados”, dijo.

Los observadores podrían no ser tan generosos en su descripción de cómo Europa está manejando la crisis.

La Unión Europea se ha reunido para tratar, en el último minuto, de forjar una política unida para lidiar con los más de 366.000 refugiados y migrantes —de Iraq, Siria y Afganistán— que ya han cruzado el mar Mediterráneo hacia Europa este año.

Según la ONU, al menos 2.800 han muerto o han desaparecido durante el viaje.

Uno de ellos fue un niño pequeño sirio llamado Aylan Kurdi. La imagen del cuerpo inerte del niño, el cual llegó a la orilla en una playa en Turquía, simboliza la terrible tragedia de lo que está sucediendo.

Algunas naciones europeas han sido hospitalarias, particularmente Alemania, un país que dijo, espera a 800.000 personas que buscan asilo este año. Al menos 17.500 refugiados se han reubicado en Múnich solamente. Pero otros países europeos, como Hungría, han asumido una línea muy dura. Los líderes de la nación dijeron que levantarán un muro en su frontera con Serbia para que los migrantes no puedan entrar.

La situación es tan mala y existe una necesidad inmediata tan grande, que Abdulla dijo que quizá los estados del Golfo deberían “apartarse de nuestro camino sin necesidad de una ley… Cuanto antes hagamos esto, mejor estaremos”.