CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Tensión en la frontera

Santos a Maduro: “La revolución bolivariana se está destruyendo a sí misma”

Por CNN Español

(CNN Español) — El presidente de Colombia Juan Manuel Santos respondió a su homólogo venezolano Nicolás Maduro sobre las denuncias sobre los supuestos planes de conspiración para desestabilizar al gobierno de Venezuela. Santos dijo que es la propia revolución bolivariana la que se está destruyendo.

“Ni el presidente de Colombia ni los colombianos estamos intentando destruir a la revolución bolivariana. La revolución bolivariana se está autodestruyendo. Nunca, bajo ningún escenario, la hemos atacado… No vengan a echarnos la culpa de lo que está pasando en Venezuela”, dijo Santos en una declaración desde la Casa de Nariño este miércoles.

Santos insistió en el manejo de la crisis a través de vías diplomáticas y rechazó “los insultos y las payasadas” para resolver el problema con el vecino país.

“La diplomacia y el diálogo; la prudencia y firmeza: así está construida la política de relaciones exteriores de este país… En este radar no cabe el irrespeto, ni los insultos, ni las payasadas, ni las mentiras”, expresó Santos, quien estaba rodeado de sus ministros del Interior y de Defensa.

Santos dijo que siempre ha evitado caer en provocaciones y que durante esta crisis no caerá ante el lenguaje ofensivo de Venezuela.

Maduro no responde al teléfono

El presidente Santos condicionó una vez más el acercamiento con el gobierno de Venezuela al respeto de los Derechos Humanos de los colombianos que han sido sacados del vecino país.

Dijo que todo diálogo debe ser “serio, constructivo, sereno y respetuoso” y aseguró que no descansará hasta que “el mundo entienda la gravedad de lo que sucede en la frontera”.

Santos habló con el presidente de Uruguay, Tabaré Vásquez, que es uno de los mediadores de la crisis fronteriza. Sin embargo, según contó el propio Santos, Maduro no le ha contestado al presidente uruguayo.

“Hablé con el presidente de Uruguay y le agradecí su disposición para solucionar este conflicto… El presidente Maduro no le ha pasado al teléfono, como tampoco quiso pasarme a mí al inicio de este conflicto”, aseguró Santos, quien dijo que las puertas del diálogo siguen abiertas.

“Cuando abrimos la puerta al diálogo, el gobierno venezolano ha respondido cerrando aún más la frontera”, concluyó Santos.

Maduro llamó al diálogo

El pasado domingo desde Jamaica, el presidente venezolano Nicolás Maduro aseguró que Santos no quería dialogar con él. “Lo digo con toda la sinceridad del mundo, creo que Santos no quiere hablar, está enredado entre consejos, presión los medios… creo que la oligarquía mediática colombiana impuso una matriz de una posición antivenezolana, de odio, y creo que el odio se desbordó y no se le permite… ahora está amarrado….”.

Maduro hizo un llamado al presidente colombiano pidiéndole que hablaran: “No tenga miedo al diálogo, presidente. Solo a través del diálogo usted y yo podemos canalizar la solución a estos graves problemas. Yo estoy dispuesto a sentarme a hablar con usted donde usted diga, cuando usted diga, como usted diga”.

En sus palabras, el mandatario venezolano dio a entender que Santos había estado evitando un presunto encuentro entre los dos presidentes.

“No me huya más. Deme la cara. Déle cara a este presidente que aunque es un obrero, un hombre del pueblo, bueno, puede sentarse a hablar con usted. Me quedo esperando, presidente Santos, por usted para una reunión. No siga rehuyendo a la conversación, que solo a través del diálogo es posible buscarle solución a los problemas de la frontera”

La crisis en la frontera se desató desde el pasado 19 de agosto cuando dos guardias venezolanos resultaron heridos en la frontera en un enfrentamiento con presuntos paramilitares colombianos, según el gobierno de ese país.

Desde ese entonces, el presidente Maduro cerró varios puestos fronterizos y deportó a cientos de colombianos que salieron de su país en un éxodo masivo. Varios ciudadanos colombianos denunciaron maltratos y violación de derechos humanos por las medidas del gobierno venezolano mientras este última niega cualquier agresión a los colombianos.