Un hombre fue atacado por dos perros pit bull, en el Bronx. La víctima resultó con enormes agujeros en los brazos, una oreja cortada y la otra partida a la mitad, así como cortes en todo el cuerpo. (Crédito: Viralhog/Kenny Williams/CNN).

(CNN) – Un par de perros pit bull dejaron a Francesco Bove tan gravemente mutilado que un cura le tuvo que dar los santos óleos afuera de una iglesia en Nueva York.

"Creo que voy a morir", le dijo el artista ensangrentado al sacerdote, dijo Anthony, el hijo de Bove. "Sin embargo, el cura le hizo prometer que lucharía hasta el final".

El horripilante ataque, registrado el viernes, fue captado en video desde la ventana de un edificio en el Bronx.

En las imágenes se ve a los perros pit bull y a la víctima en medio de la calle. Los animales lo sujetan de los brazos con sus mandíbulas, sacudiendo sus cabezas de forma violenta y arrastrándolo varios metros hacia la acera.

Algunos buenos samaritanos intentaron detener varias veces el ataque tirando con una cadena a los animales y rociándolos con agua. Intentaron rodear a Bove, pero los caninos viraron bruscamente para continuar el ataque. Esas personas posiblemente ayudaron a salvar la vida de Bove.

"Llegué al hospital y él estaba despedazado", dijo Anthony Bove al referirse a la condición de su padre, describiendo los enormes agujeros en sus brazos, una oreja cortada y la otra partida a la mitad, así como cortes en todo el cuerpo.

El terror comenzó cuando la dueña de los perros, Cynthia Oliver, de 55 años de edad, discutió con la víctima, dijo la portavoz del Departamento de Policía de Nueva York, la detective Annette Markowski.

Oliver estaba sosteniendo las correas de los pit bulls y las dejo caer, dijo la vocera, y los perros atacaron.

Sin embargo, Anthony Bove dijo que su padre le dijo que no hubo altercado ni discusión.

De acuerdo a la versión de Anthony, Francesco iba caminando hacia la iglesia de Nuestra Señora del Monte Carmelo cuando uno de los perros le saltó encima, seguido por el otro.

"Los perros lo empezaron a morder", narró Anthony. "Trató de empujarlos, pero los perros lo sometieron".

La dueña de los perros fue llevada a un hospital para que le hicieran una evaluación psicológica antes de ser arrestada por ocho cargos de agresión y dos por imprudencia temeraria, dijo Markowski. Se desconoce si tiene un abogado.

En el video, otro hombre interviene para ayudar a la víctima, luego de que Bove cae al suelo. El hombre usa sus manos y piernas para detener a los perros, pero los animales se las arreglan para acometer contra Bove.

El buen samaritano es derribado. Se escuchan gritos. "¡Suéltenlo!", gritó alguien.

Al menos ocho personas intentaron ayudar, mientras que los pit bull arrastraban a Bove.

Se puede escuchar a una mujer fuera de cámara. Al parecer ella estaba llamando desesperadamente al 911. "¡Unos perros están afuera atacando a un hombre!", explica.

También se ve a un hombre lanzar un chorro de agua a los perros con una manguera. Bove yace sobre un charco de sangre.

"¡Apresúrense, los perros están atacando a un hombre!", grita la mujer fuera de cámara. "¡Está en la calle sangrando!"

La policía dijo que la víctima de 62 años y el primer hombre que intervino para ayudarlo —identificado como un hombre de 46 años de edad— fueron llevados al St. Barnabas Hospital. El hombre más joven, quién sufrió laceraciones en sus brazos, fue dado de alta más tarde, dijo Anthony Bove.

Francisco Bove, un artista y experto en restauración de Brooklyn, se encuentra en una condición estable luego de ser sometido a cirugía, informó su familia.

Su oreja cortada fue reconstruida. Será sometido a otra operación el lunes.

"Mi padre bromeó y dijo: 'Si esos hubieran sido dos leones, no lo habría logrado'", dijo Anthony Bove. "Él es un tipo realmente fuerte".

Francesco sufrió daño neurológico en sus manos y no ha podido mover sus dedos, agregó el hijo.

"Es un artista y hace restauración de alta gama", comentó Anthony. "A él le apasiona mucho su arte. Si él no pudiera mover sus manos, no sé cómo tomará eso psicológicamente".

Los perros pit bull ahora están bajo la custodia de las autoridades de control animal, dijo Markowski.

Eso preocupa a los Bove, quienes tienen una pit bull llamada Gina, así como cinco gatos.

"Mi padre se siente muy mal porque posiblemente 'dormirán' a los perros".

"El pit bull no es un perro inherentemente malo. Pero esos pit bull posiblemente fueron entrenados como guardianes o perros de ataque."

Los animales lamían la sangre de Francesco en el suelo.