CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Asia

Un médico extrae quirúrgicamente un diamante que una mujer se tragó para robarlo

Por Tiffany Ap

(CNN) —  Las autoridades tailandesas han extraído quirúrgicamente un diamante de seis quilates que había sido robado, el cual estaba alojado en el intestino de una mujer que lo tragó al intentar pasarlo de contrabando.

El viernes, Jiang Xulian, de 39 años de edad, originaria de China, confesó que había robado la gema, la cual tenía un valor de 10 millones de baht o alrededor de 280.000 dólares, luego de que apareciera al hacerle una radiografía, indicó la policía.

Jiang y su compañero, un hombre chino, fueron detenidos en el Aeropuerto Internacional de Suvarnabhumi en Bangkok el jueves pasado, mientras trataban de salir del país, dijo el general Sanit Mahathavorn, el oficial de la policía que supervisa la investigación.

Un expositor en la 56º edición de la Feria de Gemas y Joyas de Bangkok había reportado que el diamante había desaparecido. Se cree que la pareja cambió la piedra por un diamante falso tras pedir inspeccionarlo.

Luego de que ella fuera detenida, Jiang se rehusó a comer y solo bebía agua, dijo la policía.

Le dieron laxantes, pero tres días más tarde todavía no había logrado sacar el diamante. Para este momento, la piedra había pasado de su estómago a su intestino grueso.

Luego, los médicos utilizaron una colonoscopia para extraer la gema con éxito en la tarde del domingo.

Jiang está siendo detenida bajo cargos de robo y podría enfrentar una sentencia de tres años en prisión y una multa.

No es poco común escuchar de ladrones de diamantes que recurren a tragarse piedras preciosas.

En 2012, la policía sudafricana arrestó a un hombre mientras trataba de salir del país tras tragarse 220 diamantes pulidos. Los diamantes, con un valor aproximado de 2,3 millones de dólares, fueron descubiertos por un escáner de cuerpo en el control de seguridad del aeropuerto.