(CNN Español) - Marco Coello, uno de los estudiantes procesados por las acciones de violencia en la marcha del 12 de febrero de 2014 y quien salió del país antes de que se conociera la sentencia, dice que se fue porque en Venezuela "no hay estado de derecho" y sabía que ya estaba lista la sentencia en su contra, la que calificó como injusta.

En entrevista con Fernando del Rincón en 'Conclusiones', Coello aseguró que fue víctima de torturas, que lo querían obligar a firmar una declaración que lo inculpaba a él y a Leopoldo López y que seguirá su lucha desde el extranjero, donde —dice— sí puede expresarse sin ir preso.

Detención y juicio

El 12 de febrero en Venezuela se celebra el Día de la Juventud. Ese mismo día, del año 2014, irónicamente se le acabó la juventud a Marco Coello, un estudiante venezolano, en aquel entonces de 18 años de edad que cursaba su último año de bachillerato y que asistió ese día a una marcha convocada por el líder opositor venezolano, Leopoldo López para manifestarse a favor de un grupo de estudiantes detenidos en los estados Táchira y Mérida.

Lo que sucedió en esa marcha hoy es historia.

La marcha comenzó en horas de la mañana y a pesar de haber concluido cerca de las 2 de la tarde (hora local) de manera pacífica, se tornó violenta cuando funcionarios de seguridad del Estado, armados, se enfrentaron con manifestantes, causando la muerte de dos personas.

Al principio se dijo que Leopoldo López era responsable de estas muertes, pero después la misma fiscalía venezolana admitió que las muertes recaían sobre los funcionarios del Estado que habían desacatado órdenes y utilizado sus armas contra los manifestantes.

Entre los caídos estaba el simpatizante oficialista Juan Montoya alias “Juancho” y el estudiante Bassil DaCosta. Esta última muerte provocó una ola de disturbios y grupos de estudiantes atacaron con piedras y palos la fachada del Ministerio Público venezolano. Las fuerzas de seguridad trataron de controlar el tumulto y varios estudiantes fueron arrestados, entre ellos Marco Coello.

Cuando lo detuvieron, Coello dice que le apuntaron "con una pistola en la cabeza", obligándolo a firmar "una declaración que decía que yo era culpable y había actuado por orden de Leopoldo López", dijo el joven en 'Conclusiones'.

En los siguientes días el Ministerio Público lo acusó por los delitos de incendio, daños a la propiedad, instigación y agavillamiento, los mismos cargos que hoy pesan sobre Leopoldo López.

En su detención, el joven dice que desconfiaba de todos, incluso de los otros estudiantes, a quienes solo conoció en prisión, al igual que a Leopoldo López no lo conocía.

Coello dice que López es una persona dispuesta a soportar su encarcelamiento "por el amor a Venezuela".

Sus cinco meses en prisión fueron documentados. Durante varias entrevistas al programa Conclusiones CNN, la familia Coello denunció que su hijo estaba siendo torturado y presionado para firmar documentos que lo responsabilizaban por los hechos violentos del 12 de febrero y más allá, que lo obligaban a inculpar a Leopoldo López como el incitador a la violencia de ese día. Las autoridades siempre negaron las acusaciones.

Salida del país

En julio de 2014 un examen médico determinó que sufría de estrés postraumático lo que permitió que se le otorgara una medida cautelar de presentación cada 7 días durante la duración del juicio.

Desde entonces, Coello dice haber cumplido con el régimen de presentación, sin embargo, no se presentó para su última audiencia el pasado 3 de septiembre. Por el contrario, había huido a Estados Unidos, alegando que en Venezuela sería condenado sin derecho a la defensa en medio de un sistema judicial que el tilda de “viciado”.

"Cuando supe que la sentencia ya estaba lista, decidí salir del país", dijo en 'Conclusiones'.  A pesar del riesgo que corría al presentarse en un aeropuerto antes las autoridades de migración, dijo que lo hizo porque "de todas maneras iba a ir preso".

El gobierno venezolano dijo que Coello era un prófugo de la justicia y que habían alertado a Interpol para capturarlo. Sin embargo, el equipo de Conclusiones ha contactado a Interpol donde confirman que hasta los momentos no existe una alerta roja en su contra.

Coello aseguró que acató las normas hasta último momento.

"Prefiero luchar por mi país desde afuera, donde sí puedo expresarme", señaló.

Coello no ha podido hablar con su madre desde que salió del país y dice que teme por su seguridad.

Con información de Kay Guerrero

Prefiero luchar por mi país desde afuera, donde sí puedo expresarme

Marco Coello