CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Mujer

La belleza de la maternidad sin censura

Por Katia Hetter

(CNN) — Para la fotógrafa profesional Ashlee Wells Jackson, el costo de la creación de “4th Trimester Bodies Project” (Proyecto de Cuerpos del Cuarto Trimestre) fue la pérdida de su hija.

Jackson siempre ha sido fotógrafa profesional, y su trabajo antes de quedar embarazada con gemelas fue “Windy City Pinup”.

En su estudio de Chicago, a través de su trabajo –al que describe como algo que la habilita, algo teatral y juguetón–, ella escuchó a una mujer tras otra mientras hablaban sobre los supuestos defectos en sus cuerpos, y se criticaban a ellas mismas y entre ellas por cosas que Jackson y su socia de negocios, Laura Weetzie Wilson, no lograban ver.

“Trabajamos con ellas para crear un espacio seguro y que fomentara sus capacidades, y lo que vemos es que estas mujeres están hiperconcentradas en cosas que son invisibles para todo el mundo menos para ellas mismas”, dijo Jackson.

Dado que Jackson creció con una buena imagen de su cuerpo, no sentía de la misma manera que esas mujeres, hasta que su segundo embarazo resultó terriblemente mal.

Después del ultrasonido de su segundo trimestre de embarazo, ella y su esposo supieron que las gemelas presentaban el síndrome de transfusión gemelo a gemelo, el cual es casi siempre fatal. Una de las gemelas, Aurora, murió después de una cirugía, la cual era su mayor esperanza para salvar a ambas gemelas.

Después de pasar 100 días en la unidad de cuidado intensivo neonatal con complicaciones por la cirugía, Nova sobrevivió y Jackson informa que ella es una niña de 3 años feliz y saludable. (Su hijo Xavier tiene 9 años).

La fotógrafa Ashlee Wells Jackson quiere que las madres vean sus propios cuerpos tan hermosos como ella los ve.

El sentimiento de fracaso “me golpea como una tonelada de ladrillos”, dijo Jackson. “Sentía que era un fracaso como mujer y madre. Sentía en realidad que no valía nada”.

Ella finalmente se dio cuenta de que se estaba diciendo a sí misma las mismas cosas que se decían sus clientas de fotografía. “Decidí que no quería que este fuera mi diálogo”, dijo ella. “No quiero que mis hijos crezcan con una madre que se siente de esta manera. No quiero que este sea mi diálogo con mi esposo… o conmigo misma”.

Ese fue el momento en el que nació el proyecto “4th Trimester Bodies Project” en el 2013, mediante el cual Jackson y Wilson deseaban reemplazar las palabras hirientes que la sociedad y los medios usan para describir a las mujeres y que las madres usan para describirse a sí mismas con imágenes que son “hermosas, honestas y realistas”.

Técnicamente el cuarto trimestre se refiere a los primeros tres meses después de que un bebé nace, pero para Jackson y para Wilson, es la transformación de la vida de uno para convertirse en madre… y eso nunca termina.

Beth Maclin se tomó una foto con su hija, Asha, y su madre, Barbara Marty. Después de haber tenido que someterse a una cesárea de emergencia con su primer embarazo, Maclin dijo: “Soy quien soy gracias a lo que he tenido que pasar. Me tomó un tiempo ser capaz de decir esto, pero no lo cambiaría”.

Tanya Mance tuvo dos embarazos saludables y ahora es madre de Amin, de 9 años, y Beja, de 7 años. Después de sufrir depresión posparto, le dijo a Jackson que inicialmente quería borrar las “heridas de guerra”. Ahora las considera parte de su transformación para convertirse en madre.

Ellas son parte de las 150 participantes en el primer libro, el cual fue publicado el 15 de septiembre; en total, 1000 participantes fueron fotografiadas.

Hay mujeres “que se sienten increíbles respecto a ellas mismas y quieren compartir cuán maravillosas se sienten”, mujeres que están “esforzándose por aceptarse ellas mismas” y mujeres que se sienten muy mal respecto a ellas mismas y que están tomando “un primer paso de bebé” para lograr sentirse bien con sus cuerpos, dijo Jackson.

Después de la sesión de fotos, “muchísimas mujeres hablan de que este es un proceso transformador”, dijo Jackson. “Es importante dar un paso dentro de un espacio y mostrar tu vulnerabilidad y ser fotografiada en tu ropa interior. Ellas experimentan una sensación de alivio, de posesión. Algunas clientas logran hacen ese cambio y se empiezan a ver hermosas a sí mismas”.

Incluso Jackson. Es su cuerpo el que se ve en la portada del libro, junto con su hija bebé Nova.