Bomberos luchan contra un foco del denominado Butte fire cerca de San Andreas, California. (Crédito: Josh Edelson/AFP/Getty Images).

(CNN) – Dos grandes incendios forestales que arden desde hace varios días han destruido más de 1.000 viviendas y cientos de edificios, en el norte de California.

Solo el incendio conocido como Valley Fide ha consumido 585 hogares en poblados de varios condados como Napa y Sonoma.

Las autoridades dijeron que el incendio ha arrasado casi 29.000 hectáreas de terreno.

La agencia estatal de lucha contra los incendios forestales, Cal Fire, dijo que -hasta el sábado- el otro foco de fuego, al que se denomina Butte Fire, había destruido 511 hogares y otros 330 inmuebles.

Los incendios están a punto de ser controlados en su totalidad.

El poniente de Estados Unidos ha tenido este año una de sus peores temporadas de fuegos forestales, según el Centro Nacional de Interagencias de Bomberos. Casi 3 millones y medio de hectáreas han sido consumidas en lo que va del año en comparación con las cerca de 1,2 millones de hectáreas en el mismo período del 2014.

El recuento de este año ya es más alto que cualquier otro en la última década. Cuatro años de sequía excepcional en California han dejado una gran cantidad de hierba y arbustos secos que han servido de 'combustible' para las llamas.