CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Papa Francisco

El papa Francisco ofició una misa masiva en Holguín

Por CNN Español

(CNN Español) — El papa Francisco ofició una misa masiva en Holguín, Cuba, este lunes en la mañana. En horas de la tarde llegó a Santiago de Cuba en su tercer día de visita en la isla.

En Holguín el pontífice celebró una segunda misa masiva.

Francisco voló hacia a Santiago, donde se reunirá con el clero católico.

Una multitud recibió a Francisco en el aeropuerto y el papa avanzó a pie saludando a varios de ellos. Un coro de niños de la ciudad cantó a su llegada.

El papa subió a un auto que lo llevó a la Plaza de la Revolución, donde los fieles le esperaban para la misa multitudinaria en la Plaza de la Revolución.

En la homilía, el papa habló de San Mateo y sus enseñanzas.

“Él mismo, en su evangelio, nos cuenta cómo fue el encuentro que marcó su vida, él nos introduce en un «juego de miradas» que es capaz de transformar la historia”, dijo Francisco.

“Un día, como otro cualquiera, mientras estaba sentado a la mesa de la recaudación de los impuestos, Jesús pasaba y lo vio, se acercó y le dijo: «“Sígueme”. Y él, levantándose, lo siguió». Jesús lo miró. Qué fuerza de amor tuvo la mirada de Jesús para movilizar a Mateo como lo hizo; qué fuerza han de haber tenido esos ojos para levantarlo”, afirmó el pontífice.

“Aunque no nos atrevamos a levantar los ojos al Señor, Él nos mira primero. Es nuestra historia personal; al igual que muchos otros, cada uno de nosotros puede decir: yo también soy un pecador en el que Jesús puso su mirada. Invito a que en sus casas, o en la iglesia, hagan un momento de silencio para recordar con gratitud y alegría aquellas circunstancias, aquel momento en que la mirada misericordiosa de Dios se posó en nuestra vida”, añadió.

“Jesús va delante, nos precede, abre el camino y nos invita a seguirlo. Nos invita a ir lentamente superando nuestros preconceptos, nuestras resistencias al cambio de los demás e incluso de nosotros mismos”, dijo Francisco.

“Nos desafía día a día con la pregunta: ¿Crees? ¿Crees que es posible que un recaudador se transforme en servidor? ¿Crees que es posible que un traidor se vuelva un amigo? ¿Crees que es posible que el hijo de un carpintero sea el Hijo de Dios?”

El papa invitó a los fieles a dejarse mirar por Dios y a aprender a mirar como Él para compartir su ternura y misericordia con los que más lo necesitan.

“Una y otra vez somos llamados a aprender de Jesús que mira siempre lo más auténtico que vive en cada persona, que es precisamente la imagen de su Padre”.

Así fue la misa: