CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Europa

Así fue la primera competencia internacional de surf sobre una ola artificial

Por CNN

(CNN) — Los surfistas enfrentan muchos desafíos, en particular los tiburones, pero algunos de los mejores defensores del deporte tuvieron que superar una nueva prueba este fin de semana en uno de los sitios más hermosos de Gran Bretaña, sobre olas artificiales.

Mejor conocido por sus montañas y excursionismo, Snowdonia al norte de Gales fue la sede de Red Bull Unleashed —la primera competencia internacional de surf que se llevó a cabo en una ola artificial— un evento para el que 2.000 aficionados se trasladaron a Dolgarrog, Conway.

El ganador, Albee Layer de 24 años de edad, quien derrotó a Billy Stairmand en la final, sin duda amó las olas artificiales y el intento por parte de los organizadores a fin de crear un evento al estilo de un estadio para el surf.

«No sabía qué esperar cuando llegué aquí», dijo el hawaiano.

«¡Ha sido increíble! Surfear tan cerca de tantas personas… hay música y mucha energía en el aire. Haber ganado es increíble. Si más eventos fueron como este, participaría en ellos», añadió Layer, quien protagonizó su primera película, Attractive Distractions, el año pasado.

La nueva competencia involucra a parejas de surfistas que se enfrentan directamente en un formato de los mejores de cinco, y aunque los críticos de la idea podrían argumentar que no puede recrear los ambientes cambiantes del océano, la competencia regresará el próximo año.

«¿Qué tan bueno será este evento el próximo año?», preguntó el competidor Ian Crane en el sitio web de Red Bull. «¿Ya puedo inscribirme para 2016? Después de este año, todos van a querer venir, así que ya quiero asegurar mi participación».

Surf Snowdonia, el cual utiliza la tecnología WaveGarden, fue desarrollado y promovido por un grupo de entusiastas en San Sebastián, España.

La piscina fue construida a un costo de 18,6 millones de dólares en el sitio de una antigua fábrica de aluminio.