CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Papa Francisco

Papa Francisco, bienvenido a los engorrosos debates religiosos de Estados Unidos

Por Daniel Burke

(CNN) — Querido papa Francisco,

Como líder espiritual con una inclinación política, usted ha escogido un momento increíblemente, vaya, interesante para hacer su primer viaje a Estados Unidos.

Tenemos una tradición en este país de evitar discutir sobre religión y política durante las comidas, y probablemente pronto verá por qué.

(Usted ha dicho que a la gente de su país natal de Argentina le gusta discutir; aquí en Estados Unidos, es casi nuestro pasatiempo nacional).

Dado que este es su primer viaje a Estados Unidos, pensé que podría ser útil resumir algunos acontecimientos recientes en las grandes y engorrosas discusiones de Estados Unidos acerca de la religión.

Una de las noticias más importantes de esta semana es que el Dr. Ben Carson, uno de los principales candidatos a la nominación presidencial del Partido Republicano, dijo que los musulmanes no son aptos para el Despacho Oval.

publicidad

Carson dijo que él «no defendería que pongamos a un musulmán a cargo de esta nación» porque el Islam es «incompatible con los valores y principios de Estados Unidos».

El propio Carson es un hombre religioso, Santo Padre. De hecho, él cree que deberíamos basar nuestro sistema tributario en la práctica bíblica del diezmo. Él afirma que fue la fe lo que ayudó a su familia a salir de la pobreza.

Sin embargo, muchos musulmanes estadounidenses han condenado las declaraciones de Carson como fanatismo religioso.

Mientras tanto, el candidato líder del Partido Republicano, el empresario multimillonario Donald Trump, dijo que muchas personas ya piensan que tenemos un presidente musulmán en Barack Obama.

Estrictamente hablando, Trump está en lo correcto. Según una reciente encuesta de CNN, el 29% de los estadounidenses dicen que creen que el presidente es musulmán, entre ellos el 43% de los republicanos.

Están equivocados, por cierto. Obama ha hablado a menudo sobre su fe cristiana. Vaya, incluso ha cantado sobre ella.

Hablando de los cristianos, tenemos un buen número de católicos en el Capitolio de la nación, pero ellos están en desacuerdo sobre muchos temas, tanto política como espiritualmente. Algunos miembros del Congreso ni siquiera están de acuerdo con su decisión de dirigirse a ellos el jueves.

El representante Paul Gosar, un republicano —y católico— de Arizona, piensa boicotear su discurso porque él cree que se centrará en el cambio climático.

«Cuando el papa decide actuar y hablar como un político de izquierda», dice Gosar, «entonces puede esperar ser tratado como tal».

El cardenal Donald Wuerl, arzobispo de Washington y uno de sus asesores más cercanos, no está de acuerdo con el enfoque del congresista.

«Creo que el punto de partida más útil es hacerle frente a los problemas», me dijo Wuerl, «en lugar de abordar las supuestas características de la personalidad».

Por cierto, el cardenal dice que usted vendrá aquí como pastor (no como político) y que muchas personas en Washington —en el Capitolio y más allá— están entusiasmadas con su visita.

También debería saber que nuestro país está llevando a cabo un intenso debate acerca de la libertad religiosa, un tema del que se espera que usted hable en Filadelfia, el lugar de nacimiento de nuestra independencia.

La mayoría de estadounidenses están de acuerdo respecto a que la libertad religiosa es algo bueno, y es uno de los primeros derechos protegidos por la Constitución.

Sin embargo, no estamos de acuerdo en cómo equilibrar esos derechos religiosos con las afirmaciones contrarias a nuestra consciencia, particularmente el nuevo derecho que las parejas gay y lesbianas tienen de casarse. De hecho, una empleada de Kentucky fue brevemente encarcelada porque se negó a firmar certificados de matrimonio para las parejas del mismo sexo.

La situación de Kim Davis hizo estallar muchas reacciones desde ambos lados del problema.

La empleada, Kim Davis, dice que el matrimonio entre personas del mismo sexo viola sus creencias religiosas. Aparentar que lo aprueba seria pecaminoso, insiste la empleada.

Sin embargo, más de 6 de cada 10 estadounidenses dicen que a Davis y a otros empleados se les debería exigir que firmen las licencias de matrimonio entre personas del mismo sexo.

Y finalmente, aunque usted nunca ha viajado a Estados Unidos, estoy seguro de que sabe que nosotros tenemos muchos, muchos católicos aquí. De hecho, casi el 45% del país tiene alguna «conexión» con la Iglesia Católica, según una encuesta reciente del Centro de Investigaciones Pew.

Esa es la buena noticia. La mala noticia es que ellos están en desacuerdo acerca de casi todas las cuestiones de la guerra cultural, desde el matrimonio entre personas del mismo sexo hasta el aborto y el cambio climático.

Así que, al final, es bueno que su nombre de usuario en Twitter, Pontifex, signifique «puente» en latín. Porque tenemos bastantes divisiones religiosas en este país.

Por otro lado, usted ha comparado a las comunidades religiosas que no pelean con una pareja que lleva años de matrimonio y han perdido el interés el uno en el otro.

Entonces, quizá nuestras apasionadas discusiones sobre la religión no están tan mal.

Después de todo, al menos seguimos hablando.