CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Corea del Norte

Asia

Carrera espacial de Corea del Norte: lanzamiento de satélite es ‘inminente’

Por Will Ripley, Tim Schwarz

(CNN) — Parece la nave Enterprise desde el exterior, un complejo futurista rodeado de una zona ajardinada en una tranquila área residencial de Pyongyang. Este es el recientemente inaugurado centro de control satelital de Corea del Norte.

A CNN se le concedió una entrevista exclusiva con los altos funcionarios que operan el mismo, aunque lo más cerca que nos permitieron estar fue la puerta de entrada.

Apenas unas semanas antes de un importante feriado nacional que ha sido ampliamente considerado como una fecha objetivo para el despegue del primer cohete y satélite de la nación solitaria durante casi tres años, dos altos directivos de la National Aeronautical Development Association (NADA) nos dicen que un lanzamiento es “inminente” y que los preparativos finales están en marcha para enviar cohetes y “múltiples satélites” al espacio.

Ellos insisten en que su propósito es la exploración espacial pacífica. Los científicos también expresan “indignación” ante la actual especulación de que están operando en secreto un programa de desarrollo de misiles balísticos.

Nos estacionamos en la calle cercana, una principal vía pública concurrida con tráfico vehicular y bicicletas, y subimos una pequeña colina hacia el Centro General de Control de Satélites. Pasamos por dos puestos de control diferentes, donde comprobaron cuidadosamente nuestras identidades contra una lista de visitantes autorizados. Concertar acceso para un equipo de noticias extranjero fue extremadamente difícil, nos dijeron, ya que existe una especial sospecha sobre los motivos que tienen los periodistas de las naciones “hostiles”. El gobierno dice que somos el primer medio de comunicación extranjero al que se le permite entrar al complejo.

Seguridad ligera

Sin embargo, los dos controles son toda la seguridad que vemos… no hay excesivas barreras, alambre de púas o presencia armada visible. Todo parece muy simple para acceder a lo que Corea del Norte llama el corazón del ambicioso plan de su líder supremo, Kim Jong Un, de convertir a su país en una superpotencia espacial. Algunos observadores internacionales han especulado que el centro de control satelital en realidad es una instalación militar, pero su apariencia, al menos en la superficie, sugiere otra cosa.

Nos saludan dos de los principales científicos del programa vestidos con elegantes uniformes recién diseñados, una fila de botones de latón en la parte delantera de sus chaquetas y una elegante gorra militar.

En el lado izquierdo de las chaquetas llevan una insignia roja con los retratos de los dos antiguos líderes Kim Il Sung y su hijo Kim Jong Il; al otro lado, tienen el logotipo de NADA. Tanto las siglas como el logotipo tienen una sorprendente similitud con los de la NASA, su homólogo en la tierra de su gran enemigo, Estados Unidos.

Hyon Gwang Il es el director de desarrollo científico de NADA y Kim Gun Song está a cargo del Centro de Control de Satélites.

Las instalaciones fueron inspeccionadas en mayo por el mismo líder supremo, un acontecimiento marcado incluso con una placa en la parte delantera del edificio. Las placas son puestas en todos los lugares visitados por Kim, quien a menudo es visto en los medios de comunicación estatales realizando “inspecciones de campo” por todo el país.

“Siguiendo las instrucciones del mariscal Kim Jong Un, nosotros, los científicos aquí, estamos trabajando muy duro, no pueden imaginar cuánto, para desarrollar en el menor tiempo posible, satélites de observación terrestre, que sean multifuncionales y altamente fiables. Estamos tratando de mostrarle al mundo cuán patrióticos somos y lo creativos que somos como científicos”, dijo Hyon.

Reunión en el estacionamiento

En lugar de entrar en el edificio, los científicos sugieren que nos sentemos en el estacionamiento prácticamente vacío, frente al edificio principal donde han preparado mesas, sillas y botellas de agua. Es un día caluroso y el sol está ardiendo, pero el interior con aire acondicionado del edificio nos está vedado. Invitan a otros dos científicos a unirse a la conversación, la cual duró más de una hora y reveló una percepción en cuanto a la pasión y motivación de estos científicos norcoreanos.

Les preguntamos qué ha estado sucediendo en la sede de NADA en las últimas semanas y preguntamos si el lanzamiento de un satélite es inminente.

“En las últimas semanas hemos estado avanzado bastante en muchas áreas diferentes. Estamos actualizando nuestro sitio de lanzamiento con el fin de transportar un mejor satélite sobre una base más fiable. Finalmente, hemos terminado el trabajo de perfeccionar el sistema de control para el lanzamiento de satélites al espacio exterior. Y, una vez más, ya casi hemos finalizado nuestro importante trabajo de controlar los satélites que serán lanzados a órbita”, dijo Hyon.

Los científicos dicen que la NADA ha preparado múltiples satélites y que están en “las etapas finales de perfeccionar todas sus operaciones”. Un área particular de enfoque es entrelazar la órbita del satélite con otros sistemas.

Luego de un vergonzoso fracaso a principios del 2012 —un cohete anterior explotó justo después de despegar en abril— ellos aseguran haber puesto al Kwangmyongsong 3-2, un satélite de observación de la Tierra, en órbita en diciembre. Sin embargo, la mayoría de los observadores externos mencionaron que el dispositivo ha sido puesto en una órbita terrestre poco firme, siendo incapaz de transmitir información y convirtiéndose prácticamente en “basura espacial”.

Los científicos nos dicen que el satélite KMS 3-2 estaba funcionando a principios de este año, aunque reconocían que “había problemas con las comunicaciones y la transmisión de datos”.

El hermético estado ha asegurado dos éxitos anteriores con los satélites en 1998 y 2009, aunque nadie fuera del país ha podido detectarlos.

Los científicos afirman que han aprendido de esos lanzamientos previos y su tecnología está mejorando constantemente. Ellos insisten en que su trabajo no es una amenaza para las naciones enemigas, en particular para Estados Unidos.

“Los satélites que lanzaremos de manera inminente son satélites de observación terrestre. Creemos que esos satélites serán de gran beneficio para la economía nacional en general y mejorarán el nivel de vida de la población en particular”, dijo Kim Gun Song.

Sueño de potencia espacial

Ha habido mucha especulación internacional de que NADA llevará a cabo su próximo lanzamiento en las próximas semanas. Los científicos no dieron a conocer una fecha de lanzamiento específica o marco de tiempo, diciendo que hay una variedad de factores que deben alinearse antes de que se lleve a cabo un lanzamiento. Sin embargo, sí afirmaron que el lanzamiento es “inminente”.

“Tenemos nuestro propio calendario y nuestro propio programa de lanzamiento de satélites pacíficos. Hemos logrado algunos progresos en nuestro trabajo”, dijo Hyon. “Nuestro objetivo final es convertir a la República Popular Democrática de Corea (RPDC) en una gran potencia espacial”.

Los científicos dicen que no se proponen lanzar satélites en una fecha en particular, a pesar del despliegue publicitario que gira en torno al próximo Día de la Fundación del Partido, el 10 de octubre. Un letrero de conteo regresivo para el aniversario nacional más importante está colocado en la puerta de entrada de la NADA.

“Creo que lo malo con esas personas es que cuando tratan de entender el programa espacial de la RPDC es que ellos creen que estamos a punto de lanzar un satélite en un aniversario en particular o en un importante día festivo. El lanzamiento de un satélite en sí, es un procedimiento muy duro y difícil. Es una concentración de todos los elementos importantes de la ciencia y la tecnología, especialmente la ciencia de vanguardia. Este importante trabajo científico no es algo que debemos implementar un día en particular”, añadió Hyon.

Hyon reconoció que los estadounidenses y otros alrededor del mundo podrían estar preocupados por el próximo lanzamiento, pero dice que esos temores no están justificados.

“¿Por qué razón en la Tierra tendríamos alguna intención de dejar caer los misiles nucleares sobre las cabezas de la gente en todo el mundo, incluyendo por supuesto a la población de Estados Unidos?”

‘Graves consecuencias’

Sin embargo, solo este mes, los medios de comunicación estatales de Corea del Norte dijeron que están “totalmente preparados” para usar armas nucleares “en cualquier momento”. Esa retórica grandilocuente dio lugar a una fuerte advertencia por parte del secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry.

Kerry advirtió sobre las “graves consecuencias” si Corea del Norte no se abstiene de “sus provocaciones irresponsables que agravan las preocupaciones regionales”.

Corea del Norte ya está bajo sanciones severas por su programa nuclear. Sin embargo, el país con problemas de liquidez continúa invirtiendo fuertemente en su agencia espacial, a pesar de que los países más ricos han recortado esos gastos.

Los científicos obtienen beneficios como vivienda especial y su propio complejo vacacional… incluso mientras su nación enfrenta escasez de alimentos y de electricidad.

“Nuestra voluntad y determinación no va a cambiar”, dijo Hyon. “Nuestro programa espacial, especialmente nuestros lanzamientos de satélites, no son acuerdos diplomáticos y no deben ser considerados como influencia diplomática”.

Los científicos se comprometieron a continuar con lo que ellos llaman “la importante labor científica y tecnológica”, que, según dicen, mejorará el nivel de vida de 24 millones de ciudadanos de Corea del Norte.

El Programa Mundial de Alimentos de la ONU dice que 18 millones de norcoreanos —70% de la población— enfrentan “inseguridad alimentaria”, o son altamente vulnerables a la escasez de alimentos.

Amenaza nuclear

Corea del Norte ha dirigido todo el tiempo inminentes amenazas de guerra y destrucción nuclear contra Estados Unidos. Muchos analistas creen que Corea del Norte podría poseer un arma nuclear capaz de ser montado en un misil y capaz de llegar a algunas partes de Estados Unidos, pero siguen dudando de su fiabilidad y precisión.

Sin duda, Corea del Norte tiene un programa de desarrollo de misiles. Ha estado produciendo sus propios misiles balísticos de corto y mediano alcance desde la década de 1980. Ahora afirma haber perfeccionado los misiles balísticos intercontinentales, capaces de llegar hasta el territorio continental de Estados Unidos.

Pero, ¿acaso el programa de satélites es genuino o simplemente es una pantalla para un programa militar? Ambos utilizan una tecnología de cohetes similar. ¿Y por qué otra razón podría un país empobrecido como Corea del Norte gastar tanto en lo que algunos llamarían un lujo inasequible? Esa es una pregunta que estos científicos exasperados están cansados ​​de escuchar.

Dicen que su nueva instalación cuenta con una sala de reuniones donde los científicos internacionales pueden sentarse juntos y hablar de los programas espaciales. Incluso han construido un centro de prensa para que los periodistas internacionales puedan trabajar allí. Pero ambos permanecen vacíos, ya que los científicos y su trabajo permanecen aislados. Las hostilidades entre el régimen y gran parte del mundo limitan seriamente la comunicación y los viajes hacia y desde la nación aislada, lo que restringe en gran medida su capacidad de compartir información con científicos externos.

“Estamos desarrollando tecnología satelital, estamos explorando el espacio exterior, no porque estamos en una muy buena posición y bien económicamente. Aún tenemos muchos problemas económicos. Incluso en la actualidad estamos apretando el cinturón para sobrevivir y mejorar. De todos modos, estamos invirtiendo mucho en este programa espacial. Vamos a continuar, a pesar de lo que diga la gente”, dijo Kim Gun Song.

Él dijo que la “amenaza real” proviene de Estados Unidos y otras potencias mundiales, las cuales tienen enormes presupuestos y la habilidad para usar el espacio exterior para propósitos militares.

Una cosa está clara: Corea del Norte está decidida a ponerse al día en la carrera espacial, alentando a los científicos para que trabajen fervientemente.