(CNN Español) - Desde su elección como máximo líder de la iglesia católica en marzo de 2013, Jorge Mario Bergoglio ha impactado varias esferas de la sociedad convirtiéndose en una de las personas más influyentes del mundo.

Pero, ¿cuál es la razón para que el papa Francisco pueda catalogarse como un fenómeno mundial y despierte tanta empatía con la gente?

La explicación puede definirse en una palabra: espontaneidad.

Al menos lo es para Pedro Cobo, especialista en religiones y doctor en Historia de la Universidad de Málaga, España, quien asegura que la popularidad del pontífice puede explicarse por la necesidad que tienen las personas de verse representadas en un ícono.

“A partir de los 80 el mundo vuelca su mirada hacia los ‘íconos pop’ por la falta de liderazgo mundial; los únicos líderes que traspasan el tiempo son los papas. Por eso el papa, a pesar de sus inconvenientes, es visible porque la gente busca en quién representarse”, explicó Cobo a CNN en Español.

papa harlem

Para este experto en religión y política, el papa le devolvió el carisma a la curia romana. Según él, desde Juan Pablo II la gente no experimentaba tanta simpatía por un pontífice. “Juan Pablo II fue el gran líder. Benedicto XVI fue distinto: él tenía un discurso torpe ante las cámaras —falta de carisma— y Bergoglio es el regreso a Juan Pablo II”, puntualizó Cobo.

Francisco impacta por su cercanía con la gente: el pontífice se comunica directamente con los fieles vía telefónica, acostumbra a romper el protocolo en sus apariciones públicas; sorprende al mundo con sus votos de humildad —vive en un pequeño apartamento en el Vaticano, rompió la tradición papal de usar los escarpines rojos y usa calzado normal de color negro— y además su papado se caracteriza por su devoción hacia los pobres.

Pero tal vez uno de los rasgos más significativos de su pontificado es que ha tomado posición política en temas 'espinosos' de diferente índole, como por ejemplo su preocupación por el calentamiento global, la oposición a la pena de muerte, el llamado al control natal —el papa dijo que para ser un buen cristiano no hay que tener hijos ‘como conejos’—, el respeto por los homosexuales y su mediación política en los acercamientos históricos entre Cuba y EE.UU., que de acuerdo con el analista Cobo lo hacer por ser considerado un actor "neutral" del conflicto.

Para Cobo, Francisco es figura por ser líder del cristianismo, la religión con más seguidores en todo el mundo (más de 2.000 millones) donde 50% son católicos, seguida por el islam y el hinduísmo, según cifras del Pew Research Center. "Ser papa implica ser una figura en sí mismo", dice.

En su más reciente visita al Congreso de EE.UU., en un hecho que fue catalogado como histórico, los congresistas le dieron una cálida bienvenida, con un extenso aplauso; y en una de las imágenes más recordadas de su visita a Washington, el papa llevó hasta las lágrimas a algunos de los congresistas.

Los medios también están fascinados con Francisco. La popularidad del pontífice llega hasta las portadas de las revistas más importantes del mundo. Time, una de las publicaciones más famosas de Estados Unidos, lo puso por cuarta vez —en menos de dos años— como portada en su más reciente edición.

“Francisco llega a América”, dice la revista en su más reciente número.

Desde el inicio de su pontificado hasta ahora, Bergoglio ha sido portada en al menos 10 de las revistas más importantes del mundo, que destacan su influencia en la política, economía, en la sociedad, e incluso como un ícono de la moda.

Su llegada es la excusa perfecta para que los comerciantes saquen su partida vendiendo productos con su imagen: prendedores, camisetas, gorras, calendarios, rosarios, cruces, tazas, vasos y afiches.

Como si se tratara de una estrella del rock, el papa paraliza multitudes y sus homilías son vistas por cientos de miles de personas que aplauden, cantan y buscan la manera de estar cerca de él por unos segundos (algo que recuerda a Juan Pablo II y que vuelve con Francisco). Sus cuentas en Twitter en todos los idiomas superan los 20 millones de seguidores en todo el mundo, unas de las más seguidas en esa red social.

“Los pueblos tienen papa”

Jorge Gómez Barata, exfuncionario del Departamento Ideológico del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, también justifica la popularidad del papa Francisco por su constante devoción hacia los pobres.

“Ahora que Jorge Mario Bergoglio, nacido argentino y latinoamericano, ocupa la sede vaticana, los pueblos sienten que tienen papa”, dijo recientemente Gómez Barata en CNN.

El papa, que culmina su gira por Latinoamérica y Estados Unidos el 27 de septiembre, ha hecho reflexionar al mundo con su mensaje de reconciliación. El líder católico se para frente a partidarios y disidentes y sus palabras calan en la conciencia colectiva de quienes lo escuchan.

“El nivel de popularidad y atención que tiene el papa en este momento es muy alto; este ha sido un momento para escuchar palabras de profunda sabiduría que nos han hecho reflexionar…eso es lo queda con la visita del papa a EE.UU.”, puntualizó en CNN el analista y colaborador Roberto Izurieta.

Juan Pablo II fue el gran líder. Benedicto XVI fue distinto: él tenía un discurso torpe ante las cámaras; y Bergoglio es el regreso a Juan Pablo II

Pedro Cobo, especialista en religiones