CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Noticias Recientes

A pesar del pedido del papa Francisco, ejecutan en Georgia a Kelly Gissendaner

Por CNN

(CNN) — El estado de Georgia ejecutó la madrugada de este miércoles a Kelly Gissendaner, condenada por la muerte hace 18 años de su esposo Douglas Gissendaner. Es la primera mujer ejecutada en ese estado en los últimos 70 años.

A pesar del llamado del papa Francisco este martes a que no la ejecutaran, le aplicaron la pena capital a través de una inyección letal a las  7 p.m. ET en la Prisión de Diagnóstico y Clasificación de Georgia en Jackson.

La Corte Suprema de Estados Unidos negó tres solicitudes de suspensión de la ejecución.

La abogada Susan Casey dijo que los hijos de Gissendaner estaban «destrozados».

«Le pedimos a la junta 24 horas adicionales para que pudieran visitar a su madre», dijo. «Eso fue rechazado».

El papa Francisco había enviado una carta a la junta de libertad condicional de Georgia pidiéndole que le perdonara la vida a Gissendaner. El pontífice le hizo llegar la misiva a la junta a través del arzobispo Carlo María Vigano.

«Como representante personal de Su Santidad», dice la carta firmada por el arzobispo, «hago una petición urgente en su nombre para que se le cambie la pena de muerte a la señora Kelly Gissendaner, cuya ejecución está programada para este martes».

La carta cita la intervención de Francisco en el Congreso de EE.UU. el jueves pasado en la que el pontífice afirmó que estaba convencido que abogaría por la abolición global de la pena capital.

«No queremos minimizar la gravedad del crimen por el que se condenó a la señora Gissendaner», dice la misiva, «y simpatizamos con las víctimas, pero no obstante les imploro, considerando las razones que se les han presentado como junta, que le cambien la sentencia por una que exprese mejor la justicia y la piedad».

Kelly Gissendaner, de 47 años de edad, fue sentenciada a muerte por el crimen cometido en 1997, en el que buscó a su amante, Gregory Owen, para que matara a su esposo. Su ejecución está prevista para las 7 de la noche del martes. Ella pidió una última comida de dip de queso y patatas fritas, Texas fajita nachos y una limonada dietética helada.

«La naturaleza del crimen justificaba que el estado pidiera la pena capital. El jurado estuvo de acuerdo con esto», dijo Danny Porter, el fiscal de distrito del condado de Gwinnett de Georgia. «En los años que han transcurrido, no hemos tenido ninguna razón para cambiar nuestra posición sobre eso».

Gissendaner estuvo cerca de la ejecución dos veces este año. La primera vez, fue aplazada debido a una tormenta invernal; la segunda, fue suspendida a causa de la polémica alrededor del cóctel letal de drogas usado por el estado. Su familia y amigos solicitaron clemencia pero la Junta de Indultos y Libertad Condicional de Georgia, denegó su solicitud.