Esta es una de las imágenes que Amanda Scarpinati posteó en Facebook.

(CNN)– En 1977, Amanda Scarpinati era una bebé que sufrió quemaduras graves. Cubierta de la cabeza a los pies con vendas, era acunada por una joven y cariñosa enfermera.

El martes, ella y esa enfermera se encontraron de nuevo.

La reunión fue posible gracias a unas fotos de hace 38 años en las que aparecen ambas. Scarpinati, de entonces 3 meses de edad, se sometió a una cirugía reconstructiva en el Albany Medical Center debido a las quemaduras que se provocó al caer sobre un humidificador.

Una de las imágenes fue publicada originalmente en una portada de un informe anual de 1977 del centro médico, una publicación interna del hospital del estado de Nueva York. Y la semana pasada, Scarpinati posteó tres fotografías relacionadas en Facebook con la esperanza de poder encontrar a esa enfermera.

Funcionó. Las fotos se convirtieron en un fenómeno viral, y el martes, Scarpinati y Susan Berger, la enfermera, se abrazaron entre lágrimas.

"La reunión con ella hoy, hubo un vínculo instantáneo, y me derretí en sus brazos una vez más -una amistad para toda la vida”, escribió Sacarpinati a CNN el martes por la noche.

Angela Leary, otra exenfermera en Albany Medical, reconoció la imagen y dio a Scarpinati el nombre de la compañera de la foto. Leary respondió al mensaje diciéndole a Scarpinati que Berger era "tan dulce y cariñosa como se ve en esa imagen".

“Sentí que alguien se preocupaba por mí”

Scarpinati soportó años de cirugías a causa de sus quemaduras. Ella le dijo a WSTM, afiliada de CNN, que las imágenes de la enfermera le ayudaron en algunos de los momentos más difíciles durante su crecimiento, sirviéndole como recordatorio de que le importaba a alguien.

"Encontré consuelo en las increíbles fotos de esta hermosa desconocida, esta enfermera, que me sostiene", dijo a CNN el martes. "Y se puede sentir la compasión y el amor que sentía por mí".

Berger, que ahora es vicepresidenta ejecutiva de Cazenovia College en Cazenovia, Nueva York, dijo a la prensa que el episodio es "un gran recordatorio al final de mi carrera para pensar de nuevo en todas las interacciones que he tenido con los pacientes, todas las cosas que he hecho".