(CNN Español) - Interpol publicó una alerta azul para solicitar a Antonio "Jaime" Stiuso, exagente de inteligencia de Argentina, vinculado a las investigaciones de los atentado de contra el embajada de Israel en 1992 y la mutual judía AMIA en 1994.

De acuerdo con la agencia estatal argentina Télam, la Interpol expidió la alerta para dar con el paradero del exagente tras recibir una solicitud de la unidad fiscal que investiga los atentados.

Stiuso investigó ambos ataques terroristas y se lo vincula con el fiscal Alberto Nisman, quien murió en condiciones que todavía se investigan.

Stiuso debe declarar sobre la investigación que en su momento se adelantó.

El gobierno argentino, por su parte, citará al embajador de Estados Unidos para solicitarle colaboración, ya que asegura que Stiuso está en territorio estadounidense.

Stiuso negó ante la Corte haber ocultado información del caso AMIA. Lo hizo mediante un escrito presentado bajo su firma en abril pasado y que ahora pone en conocimiento del juez que lo investiga por presuntamente encubrir información del caso AMIA.

El abogado de Stiuso envió a CNN el documento dirigido a la Corte Suprema de Justicia en el que Stiuso niega haber ocultado información y asegurando que coopera con las autoridades.

En el escrito al presidente de la Corte Suprema de la Nación, el abogado Santiago Blanco Bermúdez explica que Stiuso no está en Argentina.

La ausencia sería "por razones de seguridad personal" y que se envía un sobre con información "de carácter secreto y confidencial que resulta relevante tanto para la investigación del atentado acaecido en el año 1992 en la sede de la Embajada de Israel, como también el llevado a cabo en la sede de la A.M.I.A".

CNN no pudo acceder a ese sobre.

Situso llegó a director general de operaciones de la Secretaría de Inteligencia. En diciembre fue apartado de sus funciones.

Stiuso estuvo en actividad desde la década del setenta hasta su retiro en enero de este año. Colaboró en la jerarquía de inteligencia durante las presidencias de Néstor Kirchner y su esposa y sucesora Cristina Fernández.

Stiuso declaró en febrero ante la justicia por su relación con Nisman, quien murió en enero en condiciones que aún se investigan tras plantear una denuncia contra la presidenta fernández y otros miembros de su gobierno. A Stiuso se le requería porque un día antes de la muerte de Nisman se habrían realizados llamados desde el celular del fiscal a teléfonos bajo el nombre del agente.

Durante los últimos meses el gobierno impulsó más de una decena de denuncias contra este exfuncionario. La mandataria lo acusa de querer desestabilizar su gobierno.

Tras este último escrito, el gobierno mantiene su pedido de presentación ante la justicia.

Aníbal Fernández, jefe de Gabinete de Argentina, dijo que "la responsabilidad que le cabe al propio Stiuso, por ley de inteligencia, de tener que presentarse cuando se lo soliciten, porque él se va con su archivo en su cabeza, y él tiene la responsabilidad de tener que presentarse cuando se lo solicite específicamente para conveniencia del Estado."

Durante su discurso ante la Asamblea General de la ONU, la presidenta Fernández pidió asistencia a Estados Unidos para ubicar a este exjefe de inteligencia, pero no aportó pruebas sobre cómo obtuvo el supuesto paradero.

Este pedido para ubicarlo, o código azul, no es una orden de arresto, y no tendría consecuencias reales, dice el periodista y escritor Gerardo Young. "Es un pedido de informes sobre el paradero de Jaime Stiuso, no tiene mucho sentido práctico, de hecho es una medida que no se suele usar, el código azul de Interpol”, dijo Young.

“Lo que está haciendo el gobierno es intentando culpabilizar o victimizarse y echarle la culpa de todos los males del último tiempo a Jaime Stiuso, que fue un agente de inteligencia de hace muchos años pero sostenido y reforzado justamente por este gobierno."

Young escribió dos libros sobre este exagente, entre otras investigaciones y publicaciones.

El gobierno tiene la posibilidad de agregar un pedido internacional de captura, o alerta roja de Interpol. Eso lo convertiría en prófugo internacional, estatus que —al menos hasta ahora— Stiuso no tiene.

Con información de Diego Laje