El vicepresidente Joe Biden no ha decidido si se postulará como aspirante a la presidencia, según fuentes cercanas a él.

(CNN) - El vicepresidente Joe Biden ha ampliado su ventana para decidir si se unirá o no a la campaña presidencial para las elecciones de 2016, dicen muchos demócratas, lo que ha permitido que la contienda se desarrolle durante más tiempo antes de que responda a una de las preguntas más importantes que penden sobre quién intentará ocupar la Casa Blanca.

No se está preparando para el primer debate demócrata del 13 de octubre en Las Vegas, y no se espera que participe, dicen algunas personas cercanas a él, porque él siente que no hay presión para tomar una decisión antes de esa fecha. Probablemente revelará sus planes en la segunda mitad de octubre.

Durante más de dos meses, Biden ha estado estudiando la mecánica de qué sería necesario para lanzar una candidatura. Él y su equipo han estado inundados por una gran cantidad de investigación y planes de batalla, pero su fecha límite original del final del verano pasó sin que él llegara a una conclusión.

Los gerentes de campaña en estados de votaciones tempranas ya han sido identificados. Docenas de donantes importantes ya han dado un paso al frente. Asesores de política nacional y exterior están a la espera de ser requeridos.

La especulación sobre el futuro de Biden ha alcanzado un punto álgido, alimentado por los demócratas que buscan una alternativa frente a Hillary Clinton, o un plan secundario en caso de que su candidatura fracase. Pero con cada semana que pasa, muchos demócratas cercanos a Biden hacen más sólidas sus creencias de que finalmente se decidirá en contra de desafiar a Clinton y al resto del campo del partido.

Él ha estado a punto de pedirle a sus asesores que en realidad finalicen sus planes que han estado a la espera, entre ellos crear la estructura legal de una organización de campaña y trabajar por calificar para las votaciones en Michigan, Texas y otros estados con las primeras fechas límites.

"En realidad no se ha hecho nada hasta ahora", dijo un demócrata principal que ha hablado con Biden, cuando habló con CNN en condición de anonimato para evitar violar abiertamente la confianza del vicepresidente. "Hay muchas más palabras que acciones".

Biden ha dicho que él solo se postularía si estuviera seguro de que tuviera un camino hacia la victoria, dicen varios demócratas que han hablado con él, un obstáculo que él cree cada vez más que está al alcance. Pero aún no está seguro de si él y su familia están listos para el impacto emocional de la campaña, dicen estos demócratas, lo cual Biden ha dicho, es el principal punto de referencia para postularse.

Sin embargo, en conversaciones con casi dos docenas de demócratas cercanos a Biden, surge la misma advertencia: él sencillamente no se ha decidido. Su círculo más cercano de asesores es lo suficientemente pequeño como para caber en la mesa de su cocina, y Biden mantiene una asesoría limitada sobre su decisión, lo cual es la razón por la que varias personas cercanas a él lo instan a tener cuidado para no prejuzgar su decisión final.

El senador Tom Carper, demócrata por Delaware, quien ha conocido a Biden durante décadas y ha servido a su lado en el Senado, dice que cree que el vicepresidente está más cerca de dar un veredicto. Pero dijo que la línea de tiempo no es tan inminente como lo parecía.

"Si me hubieras preguntado hace varios meses, te habría dicho que él tendría que decidirse para principios de octubre", le dijo Carper a CNN. "Pero a medida que pasa el tiempo, sus cifras siguen mejorando más, y más personas quieren que se postule. No creo que tenga que hacer algo esta semana. ¿Este mes? Sí".

Mientras Clinton ha hecho mucho por darle al vicepresidente espacio para tomar su decisión, algunos de sus partidarios se preguntan en silencio si la creciente habladuría sobre una candidatura por parte de Biden ha contribuido a un deterioro en el apoyo en las últimas semanas. Algunas personas incluso llegan al punto de sugerir que Biden podría estar jugando el papel de un candidato sin posibilidades.

Cuando se le preguntó al respecto en una entrevista esta semana, Carper se rio: "¿Candidato sin posibilidades? Estoy seguro de que algunas personas podrían pensar eso. Pero él tiene mucho apoyo y afecto. Lo ha pensado mucho y está escuchando a muchas personas".

Luego, Carper preguntó "¿Cuándo es la audiencia de Hillary?"

Él se refería a la comparecencia de Clinton el 22 de octubre ante el Comité Selecto de la Cámara sobre Bengasi, el cual está investigando los ataques terroristas que mataron a cuatro estadounidenses. La cuenta privada de correo electrónico que utilizó como secretaria de Estado es objeto de escrutinio en el comité y el Departamento de Justicia.

Sin lugar a dudas, Carper dijo que él no sabía si las audiencias sobre Bengasi serían tomadas en cuenta en la decisión de Biden. Otros demócratas que impulsan a Biden a postularse dicen que ese es uno de los factores que está considerando detenidamente, pero reconocen que él tiene que tomar su propia decisión.

El senador Tim Kaine de Virginia, expresidente del Comité Nacional Demócrata y partidario de Clinton, dijo que Biden aún merece tiempo para anunciar sus intenciones. Dijo que no cree que el proceso de Biden le haya ocasionado daño político a Clinton.

"No creo que él esté tratando de artificialmente tomar más de lo que necesita", dijo Kaine en una entrevista esta semana. "Tienes que respetar el momento que considera oportuno, pero a medida que pasan los días, algunas cosas se vuelven más difíciles, cosas prácticas como ser parte de la papeleta".

La posibilidad de que Biden ingrese a la contienda por las elecciones de 2016 es un tema que ha estado presente —y, en ocasiones, ha sido el final de un chiste— desde los programas de televisión nocturnos hasta sus participaciones esta semana en las Naciones Unidas.

El ministro del Exterior danés se confundió el martes y se refirió a Biden como el "Señor presidente". Rápidamente se corrigió y añadió: "Bueno, ¡podría haber sido! ¡Puede ser! ¿Quién sabe? Si tienes... noticias que contarnos sobre este tema, por favor háznoslo saber".

La decisión de Biden es la mayor incertidumbre por el lado demócrata de la contienda presidencial. Sus deliberaciones, las cuales se han desarrollado de una forma inusualmente pública durante los últimos dos meses, han atraído a más personas a su lado por medio del movimiento Draft Biden, el cual ha estallado con interés en los estados donde se llevan a cabo votaciones tempranas y en todo el país.

"Me encanta Joe Biden por su honradez y autenticidad", dijo Jon Cooper, presidente nacional de finanzas de Draft Biden. "Al final del día, si él dijera que no, lo entendería por completo. Pero soy un eterno optimista. Estoy absolutamente convencido de que se postulará".

Algunos donantes que se han reunido con Biden han salido de ahí absolutamente convencidos de que se postulará, mientras otros amigos de hace mucho tiempo parecen igualmente convencidos de que no lo hará.

Pero Biden ha estado inusualmente callado acerca de su decisión, según varias personas que hablaron con él en las últimas semanas en el Observatorio Naval, su residencia oficial. Él rara vez considera los pros y contras de una candidatura en público, dicen, pero parece más ansioso de verse rodeado por rostros familiares mientras continúa llorando a su hijo mayor, Beau, quien murió de cáncer hace solo cuatro meses.

El grupo de personas que están involucradas directamente en las deliberaciones es pequeño, entre ellas Steve Ricchetti, su jefe de gabinete; Mike Donilon, un asesor durante más de tres décadas que regresó a la oficina del vicepresidente hace unos meses; Ted Kaufman, quien ha sido jefe de gabinete en el Senado y sucedió a Biden brevemente en el Senado; Valerie Biden Owens, su hermana y estratega desde hace mucho tiempo. Greg Schultz, el director político del vicepresidente, ha estado formando un equipo de campaña en caso de que Biden decidiera postularse.

La mejor guía pare el pensamiento de Biden, dicen varias personas cercanas a él, puede ser encontrada al estudiar cuidadosamente sus propias palabras, en lugar de escuchar las crecientes habladurías acerca de la posibilidad de su candidatura. En dos entrevistas televisadas el mes pasado, él expresó escepticismo acerca de si estaba listo para involucrarse en otra candidatura por la presidencia.

"Simplemente no está ahí y podría no llegar ahí a tiempo como para que sea factible postularse y tener éxito, porque hay algunas ventanas que se cerrarán", dijo Biden en una entrevista en septiembre con la revista America, una publicación católica. "Pero si eso es así, es así. No es como que pueda apresurarlo".