CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Crimen

Crimen

Atacante de Oregón mató a mujer en silla de ruedas, dice sobreviviente

Por Melissa Gray

(CNN) — No mostró misericordia. Les ordenó a sus víctimas tirarse al suelo y les disparó incluso si habían cumplido con sus instrucciones. Les preguntó su religión pero les disparó sin importar la respuesta. Incluso le disparó a una mujer en silla de ruedas.

La descripción del tiroteo que dejó nueve muertos en Umpqua Community College en Oregón vino de una persona que sobrevivió, una mujer que recibió un disparo en la mano.

La madre de otro superviviente dijo que el tirador perdonó a su hijo para que pudiera entregar un mensaje a la policía… pero luego lo hizo presenciar cómo sus compañeros de clase eran asesinados.

“El tirador le pidió que le diera algo a la policía, y que si lo hacía, viviría”, le dijo Summer Smith a Dan Simon de CNN.

“Mathew dijo que en ese momento no entendió por completo lo que dijo el tirador. Pensó que estaba de pie hasta morir, y que cuando el tirador le dio lo que dijo que le diera a la policía, fue cuando lo envió a sentarse en la parte posterior de la habitación… y a ver lo que estaba pasando”.

El pistolero dio órdenes

La mujer que sobrevivió, Tracey Hue, le dijo a Sara Sidner de CNN, en una entrevista exclusiva, que ella estaba sentada al frente del salón clases, frente al profesor, cuando el pistolero entró con un disparo.

“Él solamente entró y disparó hacia la parte posterior de la pared y le dijo a todos que se juntaran en el centro de la habitación y en el suelo”, dijo Hue.

El tirador, Chris Harper-Mercer, de 26 años de edad, tenía armas y llevaba chaleco antibalas, dijo ella, y parecía determinado a disparar. Él no parecía estar ansioso o estresado, sino al contrario “parecía feliz por eso”, dijo Hue.

Hue, madre de tres niños, dijo que ella simplemente está feliz de estar viva. Ella y otras dos personas fueron los únicos que pudieron salir caminando del salón de clases. Todos los demás estaban o demasiado heridos… o muertos.

Las edades de las víctimas oscilaban entre 18 y 67 años, incluyendo a una mujer en silla de ruedas, Sarena Moore, de 44 años de edad, quien estaba en la clase con su perro guía.

“Cuando él entró, le dijo a todos que se tiraran al piso. Todos trataron de acurrucarse en el suelo”, dijo ella, incluyendo a Moore.

“Ella se bajó de la silla, se tiró al suelo y entonces él le dijo que regresara a la silla. Ella entonces trató de subir nuevamente a la silla, y luego él le disparó”.

El perro guía de Moore sobrevivió, dijo el pastor Christian Martin de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, a la que Moore asistía regularmente antes de mudarse para estar cerca de la universidad en Roseburg.

Superviviente señalado

Los supervivientes han dicho que el pistolero le dio un sobre a alguien en el salón de clase, diciéndole al estudiante que viviría si se lo daba a la policía.

Smith le contó a CNN que esa persona era su hijo de 18 años, Mathew. Ella dijo que no quería revelar su apellido.

Smith dijo que después de que el pistolero le disparó a tres personas y las asesinó, hizo una pausa y vio a su hijo. “¡Eh tú!, el de los lentes”, lo llamó.

“El tirador le pidió que le entregara algo a la policía, y que si lo hacía, viviría”, dijo Smith.

“Mathew dijo que en ese momento no entendió por completo lo que dijo el tirador. Pensó que estaba de pie hasta morir, y que cuando el tirador le dio lo que dijo que le diera a la policía, fue cuando lo envió a sentarse en la parte posterior de la habitación… y a ver lo que estaba pasando”.

Su hijo hizo lo que él le dijo, dijo ella.

“Mathew dijo que se quedó paralizado. No hizo ni un simple movimiento. Tenía miedo de mirar a otro lado… miedo de que si él… hacia algo que hiciera que el tirador lo notara, podría recibir un disparo. Así que solo se sentó allí”, dijo Smith.

“¿Él estaba sentado allí, mirando al tirador ejecutar a las personas?, preguntó Simon.

“Sí”.

Mathew nunca vio el contenido del sobre pero podía sentir una unidad de memoria flash de computadora adentro, dijo su madre. Él se lo dio a la policía.

Los oficiales de la policía familiarizados con la investigación le han dicho a CNN que el pistolero le entregó sus “escritos” a un superviviente, y que le dijo a esa persona que se los diera a la policía, pero que ellos no han entrado en detalles en cuanto a la manera en que fue entregado.

Los oficiales dicen que los escritos indican que el tirador estudió los tiroteos masivos anteriores y se vio identificado con los perpetradores de esas masacres. El tirador también expresó su frustración por no haber tenido una novia y por ser virgen, dicen los agentes policiales.

Superviviente dice que la religión no es un factor

Los familiares de dos víctimas heridas han dicho que el pistolero les preguntó a sus víctimas sobre su religión antes de dispararles.

Una víctima, Cheyeanne Fitzgerald, no respondió y recibió un disparo en la espalda, dijo su madre. Otra víctima, Anastasia Boylan, le dijo a su padre que el pistolero les preguntó específicamente si eran cristianos.

Hue también dijo que el pistolero preguntó acerca de la religión. Pero ella dijo que pareció que no le importaba porque le disparó a algunas personas incluso antes de que preguntara.

“No creo que en realidad los tuviera como objetivo”, dijo. “Sinceramente, no creo que él tuviera un objetivo específico. Él solo quería hacerlo por diversión. Porque de todos modos le disparó a cada uno de aquellos a quienes les preguntó. Así que no creo que en realidad tuviera una religión específica como objetivo”.

Cubierta de sangre de otra persona, esperando morir, Hue dijo que se hizo la muerta. Su cabeza estaba en el suelo y ella trató de no mirar hacia arriba de modo que el tirador no viera que aún estaba viva.

“Ella tenía un gran corazón”

Moore fue miembro activo de la iglesia Grants Pass durante varios años y continuó visitándola ocasionalmente cuando estaba en la ciudad para ver a uno de sus tres hijos, dijo Martin.

Él dijo que Moore, quien se encontraba en su tercer semestre estudiando negocios en la universidad, “tenía un gran corazón”.

“Sarena era una persona que cuando llegaba a conocer a alguien, se convertía en una amiga cercana, una buena amiga”, le dijo Martin a CNN. “Ella hacía amigos con facilidad, ella se ganaba los corazones con facilidad”.

La ciática era la razón por la que utilizaba una silla de ruedas, pero era por conveniencia y comodidad y no era una necesidad, dijo.

Moore también cuidaba de su novio y la iglesia ha ayudado a asegurarse de que va a ser atendido, dijo Martin. La iglesia también ha establecido un fondo para ayudar a la familia económicamente.

El servicio semanal del sábado se convirtió en un homenaje especial para Moore e incluyó canciones, oraciones y un momento de silencio.

“Hacemos hincapié en el legado que todos creemos que Sarena ha dejado, y ese es que era apasionada y devota, además de que creía firmemente en el poder de la oración”, dijo Martin.

“Ella siempre le dio a Dios el crédito por la manera en la que él abrió las puertas para que ella se inscribiera como estudiante. …Muchísimas personas le pedían que orara por ellas, y es por eso que hacemos el énfasis que ella siempre hizo acerca de la oración”.

Martin dijo que como adventistas del séptimo día, ellos creen que algún día verán a Moore de nuevo.

“Para nosotros no es un adiós para siempre, sino un ‘hasta luego’, hasta que nos reunamos en la mañana de la resurrección. Así que esa es nuestra bendita esperanza”.

Harper-Mercer estaba inscrito en la clase a la que él tomó como objetivo el jueves… una clase de inglés impartida por una de sus víctimas, Lawrence Levine, de 67 años de edad.

También fueron asesinados: Lucero Alcaraz, de 19 años; Treven Taylor Anspach, de 20 años; Rebecka Ann Carnes, de 18 años; Quinn Glen Cooper, de 18 años; Kim Saltmarsh Dietz, de 59 años de edad; Lucas Eibel, de 18 años y Justin Dale Johnson, de 34 años de edad.

Las edades de los estudiantes de Umpqua varían ampliamente. De sus 13.600 estudiantes, la edad promedio fue de 38 años durante el año escolar 2013-2014.

El pistolero murió después de un tiroteo con la policía, pero el médico forense del estado ha determinado que su muerte fue un suicidio, dijo el alguacil del condado de Douglas, John Hanlin.

Los investigadores han encontrado 14 armas de fuego relacionadas con el tirador, dijeron las autoridades. Cinco pistolas y un rifle se encontraron en la universidad y las demás estaban en su apartamento, dijo Celinez Núñez de la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos.

El padre del pistolero, Ian Mercer, dice que ignoraba que su hijo tenía armas de fuego.