CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Colombia

La paz en Colombia podría significar ganancias para los inversores

Por Patrick Gillespie

(CNNMoney) — Colombia pronto podría ponerle fin a un conflicto armado de 50 años con la guerrilla, y podrían surgir ganancias a partir de la paz.

La semana pasada, el gobierno colombiano y los líderes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) llegaron a un acuerdo clave tentativo sobre un acuerdo de paz. Está programado que firmen el acuerdo de manera oficial en marzo.

Si lo firman, el acuerdo le pondría fin a un conflicto que ha cobrado la vida de más de 200.000 personas, ha llevado a muchas más a situaciones de pobreza y ha puesto una nube negra sobre Colombia y su historia.

La paz sería un logro supremo para Colombia a medida que lucha por deshacerse de su antigua imagen como un paraíso de drogas, y trata de proyectarse como una fuerza económica en su región.

Más allá de los beneficios humanos y morales de la paz, el presidente colombiano Juan Manuel Santos y algunos economistas independientes dicen que el acuerdo de paz, si lo firman, estimulará un mayor crecimiento económico en Colombia.

“El impacto en el crecimiento económico será muy positivo”, dijo Santos el miércoles en un evento organizado por el Consejo de las Américas en Nueva York. “Tendremos un desempeño aún mejor cuando alcancemos la paz”.

Santos sostiene que un acuerdo de paz, si se concreta, aumentaría la confianza de los inversores extranjeros en Colombia, abriría aún más las ricas tierras de cultivo del país y crearía puestos de trabajo.

El año pasado, la economía de Colombia creció en un 4,5%… una de las mejores de América Latina. Santos dice que el PIB podría recibir un impulso anual del 1,5% después de que se firme el acuerdo de paz.

Los ingresos de los colombianos serían un 43% más altos hoy si se hubiera firmado el acuerdo de paz en los años ochenta cuando las FARC y el gobierno colombiano iniciaron las conversaciones, argumenta Jorge Restrepo, profesor de economía en la Universidad de Londres.

“Si se hubiera llegado a un acuerdo de paz en 1984, durante todos esos años después habríamos podido tener el nivel de ingresos que México y Uruguay tienen hoy en día”, escribió Restrepo en un informe para el gobierno colombiano. (La producción económica por persona de México y Uruguay —también llamada PIB per cápita— está por encima de los 10.000 dólares, mientras la de Colombia está justo por debajo de 8.000 dólares).

Algunos economistas dicen que el impacto será más modesto en los próximos dos a tres años. La verdadera ganancia financiera a corto plazo podría ser para aquellos que inviertan en Colombia.

“Si y cuando el acuerdo se firme y selle, los mercados financieros, sin duda, experimentarán un repunte”, dice Edward Glossop, economista de mercados emergentes en Capital Economics.

Glossop advierte que el acuerdo aún no ha sido firmado; todavía deben resolver detalles clave y el acuerdo debe pasar por un referendo entre los colombianos. Se estima que un aumento a corto plazo en el crecimiento económico sería más modesto que la predicción de Santos… más cerca del 0,5%.

Mientras que cualquier impulso económico sería bien recibido, otros hacen eco de un tono más templado: Colombia podría no ver un impulso significativo de crecimiento económico el próximo año debido a que ya se ha beneficiado económicamente en la última década gracias a que el conflicto con las FARC ha bajado gradualmente de intensidad.

Aunque el acuerdo de paz es lo correcto y tiene beneficios económicos, implementar la paz será económicamente costoso, dice Francisco Rodríguez, economista andino de Bank of America Merril Lynch. Podría dar lugar a aumentos de impuestos para el colombiano común, argumenta.

“Una gran parte de estos beneficios ya han sido alcanzados por la economía colombiana”, dice Rodriguez.

La economía de Colombia —más diversa que otras en América Latina— ha resistido una tormenta fuerte este año con la caída de los precios de las materias primas, el crecimiento global lento y la fuga de los inversores en los mercados emergentes. Aun así, su economía creció un 3% en el segundo trimestre de este año, superando las expectativas.

Colombia ha sido una de las economías de mejor desempeño en América Latina en los últimos años. Pero la caída en los precios del petróleo, la desaceleración de la economía mundial y el inminente aumento de tasas de la Reserva Federal de Estados Unidos están ocasionando que los inversores saquen dinero de Colombia y de la región este año.

La moneda de Colombia ha caído un 22% frente al dólar en 2015, y su mercado de valores es uno con los peores resultados a nivel mundial este año. El acuerdo de paz podría crear algunos vientos económicos favor muy necesarios. Y lo más importante es que salvaría vidas.

“La guerra siempre es más costosa que la paz”, dijo Santos. “En Colombia estamos cansados de la guerra y queremos paz”.