CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Al galope

Sammy Jo Bell, la jinete dispuesta a reinar en el deporte de los reyes

Por Matthew Knight, Kate Brantley

(CNN) – Ella tiene dibujada una sonrisa ganadora y está muy cerca de tomar el sartén por el mango por encima de sus colegas masculinos en un futuro no muy lejano.

Puede que la jinete Sammy Jo Bell tenga tan solo 1,52 metros de altura, pero su estatura en el mundo de las carreras de caballos está aumentando con cada carrera.

Esta aprendiz de 24 años, procedente del condado de Antrim, Irlanda del Norte, ha ensombrecido a los jinetes masculinos este verano, al acumular un total de 23 victorias hasta la fecha.

La técnica de Bell le ha permitido liderar el UK Apprentice Jockey Championship (Campeonato de Aprendices de Jinetes del Reino Unido), amasando más de 230.000 libras (alrededor de 355.000 dólares) en premios y gran parte de esas ganancias las obtuvo en junio, ya que reclamó nueve victorias en 22 aperturas… una impresionante tasa de victorias del 40%.

La hazaña le permitió ser nominada para un prestigioso premio de ‘Jockey del Mes’, junto con dos de los más ilustres nombres del deporte, Ryan Moore y Frankie Dettori.

La pasión del Palio

Esa batalla de las carreras de caballos en particular fue ganada por la leyenda italiana Frankie Dettori, quien fue recompensado por una serie de victorias de alto perfil, sobre todo montando a Golden Horn para obtener la victoria en el Derby de Epsom.

Sin embargo, para Bell la nominación fue una pequeña victoria por sí sola, ya que ayuda a promover la idea de que las mujeres jockey son iguales que los hombres.

“Creo que si eres lo suficientemente bueno para lograr montar, podrás ganarlos; no importa si eres un chico o una chica”, dijo Bell en una entrevista con Al Galope de CNN.

“No creo que haga mucha diferencia en este momento. Estamos en términos de nivel. Inclinas tu cabeza y lo logras hacer”.

Actualmente, Bell está aprendiendo su oficio bajo la dirección del reconocido entrenador, Richard Fahey, en sus establos Musley Bank Stables en Yorkshire del Norte, y no se inmuta por tener que madrugar y por los sacrificios sociales y financieros que ha tenido que hacer.

“En un día normal, llegamos a las siete de la mañana y ensillamos al caballo de inmediato. Montamos unos cuatro lotes antes del desayuno, y luego montamos unos tres o cuatro después de eso”, explica.

Después del almuerzo es hora de volver al corral para cepillar, alimentar y darles agua a los caballos antes de partir alrededor de las seis de la tarde.

“Es como cualquier cosa en la vida, tienes que trabajar duro para lograr los resultados y tienes que continuar con el ritmo durante un tiempo —nada sucede de la noche a la mañana— y, finalmente, obtienes algunas recompensas”.

Su dedicación la recompensó con creces en la Copa Shergar en agosto, donde se convirtió en la primera aprendiz en montar en el evento anual que enfrenta a equipos de jinetes profesionales, unos contra otros, en una serie de carreras en Ascot.

Reclutada a última hora para el equipo femenino —reemplazando a la lesionada Cathy Gannon— Bell procedió a robarse el espectáculo al ganar dos carreras y al ayudar a asegurar una primera victoria para un equipo femenino.

Su desempeño también le ganó el Silver Saddle… otorgado al jinete líder.

“La Copa Shergar fue bastante increíble. Fue agradable montar a un ganador; no importa, dos, y ganar el Silver Saddle simplemente culminó el día”.

El mentor de Bell, Fahey, estaba ansioso porque ella podría quedarse corta para el Ascot, pero se emocionó cuando ella le demostró que estaba equivocado.

“Yo estaba muy preocupado por ella —que pudiera volverse en contra de ella— pero he aquí, ella montó un ganador y luego otro… ¡fue fantástico!”, le dijo Fahey a CNN.

Bell ha impresionado a Fahey desde que se unió a sus establos a principios del 2013.

“Sammy es muy talentosa”, dice. “Ella no complica las cosas. Tiene una gran habilidad para las carreras. Está montando a caballos ganadores… los caballos están corriendo para ella”.

Su rápido progreso es aún más impresionante tomando en cuenta la falta de oportunidades que tienen la mayoría de mujeres jockey.

“Es más difícil para ellas”, dice Fahey. “Ellas tienen que esforzarse más… tengo algunos propietarios que no aceptarían a chicas bajo ninguna circunstancia. Esto se trata de fuerza física, pero yo creo que eso está cambiando”.

“Sammy tenía una gran carrera hace unos meses, y los propietarios en realidad estaban preguntando por ella”.

Aunque los jinetes profesionales masculinos de carreras sin obstáculos superan en número a las mujeres en el Reino Unido —en el 2014, la proporción era de alrededor de 12 a 1— la situación está mejorando, ya que 82 chicas, frente a 61 chicos, fueron inscritas como aprendices el año pasado en la British Racing School, según la Autoridad de Caballos Británica (BHA, por sus siglas en inglés)

“En los últimos años, hemos visto el surgimiento de excelentes mujeres jinete, como Lucy Alexander y Lizzie Kelly en carreras con obstáculos y Sammy Jo Bell y Shelley Birkett —quien se convirtió en la primera mujer en ganar dos series “Racing Excellence” de la BHA en una temporada en el 2013—en las carreras sin obstáculos”, le dijo a CNN Tessa Smyth, de la BHA.

Gran parte del crecimiento en el número de jinetes femeninos en las carreras de caballos sin obstáculos ha sido debido al éxito de la jinete pionera, Hayley Turner, dice Smyth.

Turner se convirtió en la primera campeona aprendiz de sexo femenino en el 2005, montando a un total de 60 ganadores antes de hacer historia en el 2008, cuando se convirtió en la primera mujer en ganar una carrera del Grupo 1 en Gran Bretaña y por ser la primera en montar a 100 caballos ganadores en un año calendario.

Dado que Turner recientemente reveló que dejará el deporte al final de la temporada, la disciplina estará buscando una nueva figura femenina y ahora podría ser un buen momento para que Bell tome las riendas, mientras que los viejos prejuicios de género entran en el estadio final.

“Ya sabes que el estigma sigue ahí, pero cada vez es más fácil para una chica. Se está volviendo más aceptable”, concluye Fahey.

Bell no quiere pensar demasiado en su futuro, a pesar de que todo se ve muy bien. Por ahora, ella prefiere concentrarse directamente en el terreno frente a ella.

“Llegar a ser un jinete profesional es algo que realmente quiero hacer y sé que ahora es el momento para trabajar arduamente, esforzándome mucho”, dice ella.

“Aún me falta mucho camino por recorrer para llegar allí, pero cuando lo haga, empezaré de allí y veremos cómo salen las cosas”.