Volkswagen tiene intereses comerciales en 17 de los 36 mejores equipos del fútbol alemán.

(CNNMoney)– Hay un área en la que Volkswagen está ganando.

Si bien la empresa se encuentra en crisis después de haber sido sancionada por amañar las pruebas ambientales para millones de vehículos diésel, sus equipos de fútbol están anotando en el terreno de juego.

Pero ahora que cada área de gasto se encuentra bajo un intenso escrutinio, el futuro de su enorme compromiso financiero con los deportes alemanes es incierto.

La compañía enfrenta miles de millones de dólares por los costos de la retirada de vehículos y multas, y necesita ahorrar grandes cantidades como resultado.

Volkswagen dice que va a cumplir todos los contratos existentes. Los analistas afirman que su gasto deportivo inevitablemente será reducido aún más en el futuro.

El grupo es uno de los mayores patrocinadores del fútbol alemán, ya que tiene intereses comerciales en 17 de los 36 mejores equipos, lo que va desde la propiedad hasta el patrocinio.

Es propietario del Wolfsburg, campeón de la Copa Alemana —aporta más o menos 85 millones de euros (97 millones de dólares) al año al club— y tiene participación en el Bayern Múnich, campeón de la liga alemana, a través de Audi, su subsidiaria. También gasta alrededor de 3,5 millones de euros (3,9 millones de dólares) al año para patrocinar la Copa Alemana.

Wolfsburg fue fundado en 1945, como un sucesor al club corporativo de Volkswagen, y está entrelazado con la compañía y con la identidad de su pueblo natal.

Tom Markham, director de desarrollo de negocios estratégicos en Sports Interactive, dijo que era poco probable que los problemas de Volkswagen afecten las finanzas del Wolfsburg a corto plazo. El club acababa de recibir más de 100 millones de dólares por la venta de los jugadores estrella Kevin De Bruyne al Manchester City e Ivan Perisic al Inter de Milán.

A más largo plazo, el Wolfsburg y otros equipos probablemente sentirán la presión, y podrían verse obligados a hacer recortes.

"Es difícil imaginarse que estos no sientan el impacto debido a la presión financiera que VW enfrentará en el futuro", dijo Markham.

Ahora que su marca se ha visto seriamente perjudicada por el escándalo de las emisiones de los vehículos diésel, Volkswagen podría estar renuente a sacrificar la valiosa exposición de mercadeo que recibe a partir de subsidiar al Wolfsburg, y a sus otras sociedades en el fútbol.

Pero Simon Chadwick, profesor de negocios y estrategia del deporte en la Universidad de Coventry, cree que los compromisos deportivos de la compañía serán "considerablemente diferentes" en unos pocos años.

"La crisis económica demostró que los patrocinios tienden a ser uno de los primeros elementos que se ven afectados", dijo.

El gerente de negocios del Wolfsburg, Klaus Allofs, ha dicho que él confía en que el escándalo no tendrá un impacto en la inversión que tiene la compañía en el club de fútbol. Pero Volkswagen tiene una montaña por escalar en términos financieros.

Los analistas de UBS esperan que las ganancias del grupo caigan en un 30% durante los próximos cuatro años debido a los ingresos no percibidos y a costos más altos.

Volkswagen ha separado 6.500 millones de euros (7.300 millones de dólares) para resolver problemas que surjan del escándalo, pero reconoció que aún no puede brindar un aproximado completo del costo final, el cual los analistas creen que será mucho más alto.

Credit Suisse ha calculado que podría llegar a 87.000 millones de dólares en el peor de los casos; esa cifra es mayor que el costo para BP (BP) a causa de su desastre del derrame de petróleo de Deepwater Horizon.