CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Noticias de EE.UU.

Mexico, de mal en peor

Por Camilo Egaña

Nota del editor: Camilo Egaña es el conductor de Encuentro. Las opiniones expresadas en este artículo son exclusivas del autor.

(CNN Español) — Yo hice la calle muchas noches y durante muchos años.

Quiero decir que fui reportero de calle, eso en televisión significa que tienes que corretear la ciudad con un micrófono en la mano y un ramillete de úlceras en el duodeno. Pero aquello tenía algo maravilloso: no había espacio para el aburrimiento. Lo malo es que a la vuelta de digamos cinco años, ya estabas quemado y harto de desglosar cada día un rosario de calamidades que van desde el asesinato brutal y gratuito, hasta el enfrentamiento entre pandillas, pasando por la mentira profesionalizada del político de turno…

La publicación del nuevo video de la fuga de ‘El Chapo’ Guzmán me ha recordado mis noches de reportero cuando uno llegaba al lugar de un crimen y todavía con el olor a pólvora flotando en el aire, los vecinos decían que algo así jamás había pasado por esos lares porque todos allí eran como una familia bien llevada. Uno podía oler el miedo y detectar el halo de cómplices que rodeaba a muchas de aquellas personas.

El audio de ‘El Chapo’ ha sido revelado por Primero Noticias, un programa de Televisa, y también huele a miedo y complicidad.

Se escuchan unos martillazos y se ve a los funcionarios que monitoreaban al narcotraficante, como si nada, impasibles. Y ‘El Chapo’ con una manta al cuello, cuenta los segundos, hasta que se oye una voz. Luego sabríamos que esa voz salió del fondo del agujero por donde el capo desapareció hace cuatro meses. Por el agujero que se iba la porquería, se fue ‘El Chapo’. En el video se pueden escuchar gritos de otros presos. Por cierto, uno de esos reos, vecino de celda de  ‘El Chapo’, Sigifredo Nájera Talamantes, el Canicón, exlíder regional del grupo criminal Los Zetas, se encontraba en la celda 11 y ‘El Chapo’ en la 20. Televisa asegura que ese sujeto criticó a los guardias del penal que le garantizaban a ‘El Chapo’ una vida de reo VIP. Nájera Talamantes murió  casi dos meses después de la fuga de ‘El Chapo’. Paro cardiorrespiratorio, aseguran los reportes oficiales.

Insisto, ¿de veras que nadie oyó esos martillazos? A esta altura del partido, de nada valen las grandes palabras de los políticos mexicanos sobre el incidente, ni siquiera esos treinta detenidos que las autoridades  dicen tener, ni la recompensa de casi 4 millones de dólares… Basta de golpes de pecho. Esto es lo que me ha dicho un amigo mexicano: “Aquí no se puede confiar en nadie ni en nada”. Me llamaba desde su casa en Ciudad Satélite en el Distrito Federal.