(CNN Español) - El gobierno de Nicaragua ha detenido a los líderes de una iglesia mientras investiga las practicas de sus doctrinas, ya que supuestamente están violentando los derechos de los menores.

A los medios de comunicación no se les permite acceder al lugar donde está el movimiento.

Un grupo de personas miembros de la iglesia “Cuerpo Místico de Jesús”, originarios de varios países de Centroamérica llegaron hace algunos meses al occidente Nicaragua. Desde hace días se encuentran en Managua buscando información sobre sus algunos de sus familiares, quienes también pertenecen a este movimiento religioso y fueron apresados por la autoridades hace unos días.

El caso de esta iglesia tomó relevancia hace algunas semanas cuando las autoridades nicaragüenses decidieron investigar al grupo de unas 600 personas que se encuentran ubicadas en la comunidad de Punta Venecia, a unos 180 kilómetros de Managua, porque creen que podrían estar atentando contra los derechos de los menores que se encuentran allí.

La Fiscalía ha interpuesto acusación en contra de 9 personas por los delitos de construcción en lugares prohibidos, exposición y abandono de personas.

"Es imposible saber si estos niños han sido vacunados, por lo cuál a nosotros nos preocupa la posibilidad de una epidemia. Había varios niños con varicela, no van a la escuela... Es una situaicón delicada", dijo la primera dama de Nicaragua Rosario Murillo.

“Nosotros no estamos en contra de nada de eso. Ahí tiene libre albedrío el que quiere ocupar el médico, tiene libre albedrío, ahí no se le opone nada a nadie", dice por su parte Enrique Orellana, padre de uno de los jóvenes detenidos.

CNN intentó llegar hasta el lugar donde se encuentran los miembros de la iglesia pero le fue negado el paso.

Miembros del puesto médico cercano al lugar donde está la comunidad aseguran que han estado tratando de persuadirlos a que reciban asistencia médica, pero afirman que algunos se resisten a recibir la ayuda pues consideran que su fe los sanará de cualquier dolencia.

"Es una emergencia local, por la situación alarmante como hay bastantes niños, como 300 niños, entonces hay que ver la condición de los niños, de los adultos que tengan algún tipo de enfermedad, a las embarazadas, entonces al haber resistencia para nosotros es una emergencia", afirmó Fanny Martínez, uno de los médicos del puesto.

Las autoridades por su parte han dicho que su intervención no tiene nada que ver con la libertad de credo religioso.