Un juez sentenció a Zach Anderson a dos años de libertad condicional, lo que evitará que forme parte de la lista de delincuentes sexuales.

(CNN) - A un joven de Indiana, quien iba a pasar más de dos décadas en el registro de agresores sexuales por un encuentro por medio de una aplicación de citas, le dieron buenas noticias.

Una jueza ha vuelto a sentenciar a Zach Anderson a dos años de libertad condicional... una decisión que lo mantendrá fuera de la lista de Michigan y posiblemente de Indiana también

Anderson tenía 19 años cuando tuvo relaciones sexuales con una chica de Michigan de 14 años, quien le había dicho que tenía 17. Aunque el sexo haya sido consensuado y aunque la chica mintiera sobre su edad, esta no es una defensa bajo las leyes actuales de agresión sexual.

Anderson, quien ahora tiene 20 años de edad, se declaró culpable este año de un delito menor de conducta sexual criminal.

La sentencia original de Anderson fue revocada el mes pasado debido a su edad, y él recibió una nueva sentencia el lunes bajo una nueva ley de Michigan que otorga la indulgencia a quienes cometen una infracción por primera vez y tienen entre 17 y 20 años de edad.

La jueza Angela Pasula fue "muy profesional y muy amable", dijo el lunes el padre de Zach, Les Anderson. "Fue una sentencia justa".

A Zach Anderson originalmente se le condenó a cinco años de libertad condicional luego de una sentencia de 90 días de cárcel, y se le exigió que permaneciera en los registros de Michigan e Indiana de agresores sexuales por 25 años.

Anderson, quien ahora tiene 20 años, ya no estará en el registro de Michigan, el estado donde tuvo relaciones sexuales con la chica.

"Es una sensación muy buena", dijo Anderson. "Mucho mejor que la primera vez".

En Indiana, el estado donde nació, él podría tener que permanecer en el registro durante su libertad condicional.

Aplicación de citas

Anteriormente este año, Zach dijo que ingresó a un sitio de citas en línea llamado Hot or Not y conoció a una chica que le dijo que tenía 17 años y vivía en un pueblo a unos 32 km de la frontera del estado al sur de Michigan desde su hogar en Elkhart, Indiana.

La chica admitió que ella tenía solo 14 años después del hecho, pero para la ley, él había cometido un delito sexual.

Incluso con la nueva sentencia, Anderson aún enfrenta restricciones a su libertad.

Anteriormente se le prohibió el uso de la computadora, ahora puede usarla para realizar proyectos de la escuela. La jueza dijo que Anderson podía pasar tiempo solo con su hermano menor que tiene 15 años. La familia no estaba inmediatamente segura de si Anderson podía volver a casa donde su hermano vivía, algo que estaba prohibido bajo la sentencia original.

Aun así, Anderson estaba agradecido por la reducción de su sentencia, especialmente teniendo en cuenta las consecuencias de permanecer en la lista de agresores sexuales a largo plazo.

"Pasar 25 años en el registro de agresores sexuales significaba que yo no podría ir a la pista de patinaje hasta que tuviera 45 años y para entonces, probablemente ni siquiera habría querido ir", dijo. "Si tuviera hijos, no habría sido capaz de ir a sus funciones escolares".