(CNN)– El presidente sirio Bachar al Asad viajó a Moscú para reunirse con el presidente ruso, Vladimir Putin, quien ahora es su principal socio.

Las conversaciones, celebradas la noche del martes, se centraron en la coordinación de la acción militar en Siria, dijo el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, según medios estatales rusos.

Ambos mandatarios hablaron sobre "la lucha contra los grupos extremistas terroristas, cuestiones relativas a la continuación del apoyo a las acciones ofensivas de las fuerzas armadas sirias", dijo Peskov, citado por el estatal Sputnik.

Se cree que esta es la primera vez que Asad ha abandonado el país desde que comenzó la guerra civil en marzo de 2011.

Meta rusa: estabilizar el régimen de Asad

Siria está envuelta en una brutal guerra civil de cuatro años y medio. El régimen de Asad ha perdido el control de amplias zonas del país frente a los opositores, que incluyen fuerzas moderadas, así como frente al grupo extremista ISIS. Su posición pareció a veces en grave peligro.

Sin embargo, Rusia ha llegado a su rescate. El 30 de septiembre, Rusia comenzó ataques aéreos en Siria. El Kremlin inicialmente dijo que los ataques son contra ISIS. Pero también se ha dicho que la intención es apuntalar el régimen de Asad.