Más de 300 cocineros participaron preparando el plato.

(CNN) - Un intento por hacer la porción más grande de arroz frito en el mundo ha dejado en vergüenza a los oficiales de una ciudad de China tras las críticas de que una parte de las cuatro toneladas que se prepararon se le dieron a los cerdos.

Unos 300 cocineros –incluyendo residentes locales y extranjeros– participaron en el evento en la ciudad en el este de China, Yangzhou, este jueves para preparar 4,192 kilos de arroz frito, un plato típico de la región, según la agencia estatal China News Service.

Lograron romper el récord que tenía una ciudad en Turquía que el año pasado cocinó 3,150 kilogramos, según el libro de los Guinness Récords.

Pero los habitantes de Yangzhou tuvieron poco tiempo para celebrar.

Los usuarios de internet criticaron el evento cuando los medios locales empezaron a reportar que el arroz fue puesto en camiones de basura.

La oficina de turismo de la ciudad, que supervisó el evento, reconoció este domingo la falta de supervisión. Afirmó que 150 kilos del arroz no eran comestibles y por eso se enviaron a granjas de cerdos, pero afirmó que le resto se envió a comedores locales.

Descalificados
Sharon Yang, de la oficina local de los Guinness Récords, dijo que los organizadores habían presentado documentación que sugería que el arroz había sido enviado a cinco compañías, pero que los despojaron del récord al enterarse que el plato no era totalmente comestible.

"Al evaluar la evidencia, ahora sabemos que más de 150 kilos del arroz no eran aptos para consumo humano", dijo Yang. "No podemos otorgar récords a las grandes comidas que no se pueden comer, o que son preparadas de una forma que las hace no aptas para el consumo general".

Un comentario en un medio local pidió que se ponga fin a este tipo de eventos en los que se gastan grandes cantidades de dinero.

"¿Quién pagó por el evento?", preguntó el autor del comentario. "Si fue pagado con fondos públicos, entonces es un desperdicio de dinero de los contribuyentes. Si fue pagado por una compañía, de todas formas fue un desperdicio de comida".

Medios locales estimaron que preparar este plato masivo costó cerca de 22.000 dólares.