(CNN) - En medio del incesante crepitar de los disparos, los soldados hacen que los hombres asustados pasen por habitaciones oscuras.

Los hombres están descalzos; la mayoría de ellos visten batas largas, algunas con grandes manchas. A medida que las voces les gritan en la oscuridad para que se muevan rápidamente, ellos se apresuran a caminar por el suelo lleno de escombros al lado de los soldados que portan armas.

La frenética escena proviene de un video recién publicado que muestra partes de la misión llevada a cabo en el norte de Iraq el jueves, en la que las fuerzas estadounidenses, kurdas e iraquíes liberaron a alrededor de 70 rehenes de una prisión controlada por ISIS.

El rescate de los rehenes, quienes el Pentágono dijo que enfrentaban una "inminente ejecución en masa", le cobró la vida a uno de los soldados estadounidenses que participaban en la operación, el sargento mayor Joshua L. Wheeler.

Wheeler, un miembro de la Fuerza Delta de Estados Unidos, fue el primer hombre que murió en combate en Iraq en casi cuatro años. Su muerte ha suscitado dudas sobre la naturaleza de la participación de Estados Unidos en la lucha contra ISIS.

'Detengan a ese sujeto ahí'

El nuevo video que muestra escenas de la redada cerca de Hawija, al norte de la provincia de Kirkuk, fue publicado por el gobierno regional de Kurdistán. Un funcionario militar de EE.UU. confirmó su fuente y su autenticidad a CNN.

El video fue filmado con la cámara del casco de uno de los soldados kurdos, cuyo fusil puede verse apuntando a una ventana con barrotes a través de la que emana un resplandor, posiblemente de un incendio.

También se ve a los soldados moviéndose por una habitación oscura al fondo de la cual cuelga una gran bandera blanca y negra de ISIS. En otra escena, cuatro hombres que visten batas y tienen las manos en sus cabezas —presuntamente rehenes— son guiados a través de una puerta y después son registrados.

Miembros de las unidades paramilitares iraquíes de Movilización Popular, las cuales están dominadas por milicias chiitas. celebran con una bandera del grupo del Estado Islámico (IS) luego de retomar la aldea de Albu Ajil, cerca de la ciudad de Tikrit, de manos del grupo yihadista, el 9 de marzo de 2015.

La persona que lleva puesta la cámara corporal vacía los bolsillos de los hombres que fueron liberados y les da una palmada antes de trasladarlos con prisa por el pasillo.

"Detengan a ese sujeto ahí", dice una voz con acento estadounidense. "Vienen más".

'Tumbas cavadas recientemente'

Treinta tropas de la Fuerza Delta en un "papel de apoyo y asistencia" participaron en la redada cuando los comandos kurdos se vieron abrumados después de entrar al complejo amurallado por su cuenta, le dijo a CNN un funcionario de EE.UU. con conocimiento directo de los detalles de la operación.

Un comandante de las Fuerzas Especiales de EE.UU. en tierra tomó la decisión de enfrentarse directamente a los combatientes de ISIS durante la misión de la noche, dijo el funcionario. A Wheeler le dispararon dentro del complejo, fue herido de gravedad y fue trasladado a Irbil, donde murió, indicó el funcionario.

Según informes, entre los rehenes se encontraban miembros de las Fuerzas de Seguridad de Iraq, residentes locales y varios combatientes de ISIS acusados de espionaje.

Funcionarios estadounidenses han dicho que se tomaron decisiones rápidamente porque se creía que el tiempo se les estaba agotando a los rehenes.

"Sabíamos que los rehenes iban a ser asesinados pronto", dijo el coronel Steve Warren, el vocero de la operación militar estadounidense en contra de ISIS.

"Lo sabíamos porque vimos tumbas que habían sido cavadas hace poco", dijo a los reporteros el domingo en Bagdad.

Otro video publicado por la coalición el domingo muestra una operación militar diferente en la prisión. Ese video, también con fecha del jueves, muestra a un avión de la coalición destruyendo el complejo donde se llevó a cabo la redada.