CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Política

Republicanos arremeten contra CNBC por ‘preguntas ridículas’ durante debate

Por CNN

(CNN) — Los candidatos presidenciales republicanos arremetieron contra los moderadores de CNBC en el debate del Partido Republicano del miércoles por la noche, emitiendo también intensos ataques contra los principales medios de comunicación de Estados Unidos.

El senador Ted Cruz acusó a los moderadores de tratar de instigar una lucha en jaula, el senador Marco Rubio se refirió a los medios de comunicación como un super PAC a favor de Hillary Clinton y Donald Trump atacó violentamente a las “preguntas ridículas”.

Según lo que las fuentes le dijeron a CNN, en los minutos finales, los representantes enojados de las campañas comenzaron a confrontar a los funcionarios del Comité Nacional Republicano (RNC, por sus siglas en inglés) para que expresaran sus quejas sobre el tono y la sustancia del debate.

Cuando el enfrentamiento había terminado, el Presidente del RNC, Reince Priebus, criticó a CNBC por las preguntas “gotcha” y dijo que la cadena “debería estar avergonzada”.

“Me quedé muy decepcionado de los moderadores. Estoy decepcionado de CNBC”, le dijo a los periodistas en la sala de entrevistas en Boulder, Colorado. “Pensé que esta noche iban a presentar un foro bastante justo aquí. Pero creo que fue uno de preguntas ‘gotcha’, y de golpes bajos personales, unos tras otros”.

Él continuó: “Creo que es como si ellos trataron de diseñar un cubo de Rubik para cada pregunta a fin de obtener el peor elemento de lo que los moderadores y lo que los medios de comunicación deberían aportar. Y todo lo que puedo decir es que si bien estoy bastante orgulloso de nuestros candidatos por haberse mantenido bastante unidos, me siento muy decepcionado de los moderadores y estoy sumamente decepcionado de CNBC”.

Priebus fue aún más lejos en un comunicado oficial: “Una de las mejores cosas de nuestro grupo es que somos capaces de tener un intercambio dinámico acerca de cuáles soluciones garantizarán un futuro próspero, y voy a luchar para asegurarme que los futuros debates permitan un intercambio más robusto”, escribió. “CNBC debería avergonzarse por la manera en que manejó este debate”.

Brian Steel, vicepresidente senior de CNBC para relaciones públicas, apoyó el desempeño de los moderadores.

“Las personas que quieren llegar a la presidencia de Estados Unidos deben ser capaces de responder las preguntas difíciles”, dijo en un comunicado más tarde el miércoles por la noche.

Los ataques de los candidatos contra los medios de comunicación fueron sobre asuntos de alto carácter político para la base conservadora, la cual ya tiene una profunda desconfianza de la prensa dominante. Pero incluso para los estándares conservadores, los exabruptos de los candidatos en la noche del miércoles fueron agresivos e implacables, y deleitaron al público en Boulder.

La fiera crítica de los candidatos contra CNBC –la primera descarga sostenida contra los medios de comunicación de la campaña actual– rememoró inmediatamente los frecuentes ataques contra la prensa durante los debates en las elecciones de 2012.

Los moderadores de CNBC se esforzaron por mantener el control de un debate que, según muchos periodistas en Twitter, parecía que estaban mal preparados para manejar. Los panelistas, por lo general familiarizados con las coberturas de Wall Street y las finanzas, se quedaron luchando por hablar de una contienda presidencial acerca de la cual parecían conocer muy poco.

En un momento durante el debate, Danny Diaz, el director de campaña de Jeb Bush, comenzó a golpear la puerta de la sala de control, gritándole a los productores de CNBC acerca de cómo la cadena no le estaba dando el mismo tiempo a todos los candidatos, le dijo a CNN una fuente que forma parte de una campaña rival.

La noche dejó a los aspirantes del Partido Republicano y a los reporteros con el deseo de tener nuevamente a los moderadores de los debates de Fox News y de CNN.

John Bresnahan, de Político, bromeó con que CNBC estaba llamando frenéticamente a CNN y a Fox “para preguntarles cómo se debía manejar un debate”, mientras que Matthew Continetti, el editor del conservador Washington Free Beacon, escribió: “Hasta el momento, los ganadores del debate del Partido Republicano: Jake Tapper y Anderson Cooper”.

En el escenario, Cruz fue el crítico de los medios de comunicación más expresivo de la noche, al condenar a CNBC por tratar de instigar peleas entre los candidatos sin tener en cuenta las cuestiones importantes para los votantes.

“Las preguntas que se han planteado hasta ahora en este debate ilustran por qué el pueblo estadounidense no confía en los medios de comunicación”, dijo Cruz, luego de que le preguntaran sobre el techo de la deuda. “Esta no es una lucha en jaula”.

“Por qué no mejor hablar de las cuestiones de peso que preocupan a las personas”, agregó Cruz por lo que recibió un atronador aplauso de la audiencia.

El público en Boulder resultó electrizado por el ataque de Cruz. Las redes sociales mencionan que Cruz explotó durante su ataque contra los medios de comunicación –ese fue el momento cúspide en Facebook, dijo la red social– mientras que el encuestador Frank Luntz dijo que su grupo focal “estalló en aplausos como respuesta al ataque de Cruz contra los medios”.

“Las llamadas del grupo focal de Ted Cruz [alcanzaron] una puntuación de 98 con su ataque frente a la parcialidad de los medios”, escribió Luntz en Twitter. “Esa es la puntuación más alta que hemos llegado a medir… EN TODA LA HISTORIA”.

El senador de Texas no fue el único en atacar violentamente a los medios de comunicación en el debate: Rubio, cuando se le pidió que respondiera a un editorial del Florida Sun Sentinel en donde le sugerían que dejara la contienda, arremetió y dijo que eso “evidenciaba el sesgo que existe en los medios de comunicación estadounidenses”.

Más tarde, en el debate, Rubio declaró que los medios de comunicación dominantes estaban tan sesgados a favor de Clinton que, de hecho, funcionaban eficazmente como su Súper PAC.

Trump, quien había pronosticado antes del inicio que el debate sería “injusto”, criticó a los moderadores de CNBC por formular “preguntas ridículas”, y más tarde calificó una pregunta que le hicieron a Mike Huckabee como “desagradable”.

El gobernador de Nueva Jersey, Chris Christie, vio a los ojos a un moderador y le dijo: “Inclusive en Nueva Jersey lo que estás haciendo se llama grosero”.

En varios puntos del debate, tanto Rubio como Trump acusaron a los moderadores de que sus datos estaban equivocados.

Los problemas de CNBC se agravaron más con el vago comentario que hizo la cadena entre los dos debates de la noche, el cual fue duramente criticado en Twitter.

“De hecho, CNBC destaca que las únicas personas que en ocasiones son más insulsas que los candidatos son los periodistas que hablan de los candidatos”, tuiteó Nicholas Kristof, columnista del New York Times, haciendo eco de las opiniones de muchos periodistas y operadores políticos.

“¿Es este un canal de acceso público?”, preguntó Jon Favreau, el antiguo redactor de discursos del presidente Barack Obama.