CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Chile

Retirarán versión erótica de ‘Caperucita Roja’ distribuida por error en escuelas de Chile

Por CNN Español

(CNN Español) — El gobierno de Chile informó que retirará todos los ejemplares del cuento erótico Caperucita Roja se come al lobo, que distribuyó en 238 colegios en todo su territorio nacional.

Según indicó el Ministerio de Educación de Chile en un comunicado, este libro “no cuenta con una evaluación pedagógica adecuada” a pesar de haber sido distribuido como parte del programa ‘Bibliotecas CRA’ del gobierno nacional.

La polémica se desató cuando un alumno de séptimo grado leyó el libro en mención y denunció su contenido. Días después, el alcalde del municipio de Río Bueno, Luis Reyes, denunció al Ministerio de Educación de su país por entregar a los escolares un “libro con contenido pornográfico”.

“Este texto se aleja notoriamente de lo que debiese ser una lectura sugerida por el Mineduc, más aún a alumnos vulnerables del sector rural”, comentó el alcalde local en apartes de su denuncia, según un informó la alcaldía de ese municipio.

Río Bueno es una población rural ubicada a 900 kilómetros al sur de Santiago de Chile.

El libro

Portada del libro de Pilar Quintana. (Crédito: Editorial Cuneta)

Portada del libro de Pilar Quintana. (Crédito: Editorial Cuneta)

Caperucita Roja se come al lobo es un libro de cuentos eróticos publicado en 2012 por la escritora colombiana Pilar Quintana.

Se trata de “un libro de cuentos que hablan sobre el deseo, los celos, la violencia y el abuso”, según las propias palabras de Quintana a través de la cuenta de Facebook de editorial Cuneta, compañía que publicó el libro y que hizo públicos los comentarios de la escritora al enterarse de tal polémica.

En el libro se muestran varias situaciones de violencia y abuso sexual, hecho que, según la escritora, debe centrar la atención de tal polémica y no solamente el contenido sexual.

“Me sorprende que lo que haya generado más bulla sea el contenido sexual de los cuentos y no la violencia”, dijo la escritora.

“Yo quería mostrar la otra cara del abuso sexual, que, por cierto, es la más común en la realidad, donde el violador es alguien cercano y de toda tu confianza y la violencia es tan sutil que no parece violencia”, agregó Quintana.

El gobierno de Chile aceptó el error y dijo que se llevará a cabo una investigación para indagar el proceso de evaluación del texto y la decisión de incluirlo en el catálogo de los 150 títulos que fueron repartidos en la colección literaria de las 238 escuelas públicas.