CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Política

Informe: los portaaviones estadounidenses podrían ser ineficaces

Por CNN

(CNN)– Al referirse a los portaaviones de EE.UU. como la “columna vertebral” de la presencia militar global de Estados Unidos, los oficiales de más alto rango de la Marina hicieron énfasis en los riesgos de no mantener una flota lo suficientemente grande, durante su testimonio ante el Comité de Servicios Armados de la Cámara de Representantes el martes.

Sin embargo, un nuevo informe sobre el futuro de los portaaviones sugiere que los problemas de la Marina son más profundos que el número de barcos o aviones que se encuentran en estos campos de aviación móviles.

El enfoque del Pentágono en desarrollar un avión “que mucho abarca y poco aprieta”, mientras países rivales desarrollan una tecnología capaz de hundir a portaaviones estadounidenses, podría hacer que estos costosos barcos de guerra sean ineficientes en los próximos años, según el experto naval que escribió el estudio.

El ascenso de nuevas potencias ahora amenaza con alejar a la Marina de la orilla y del alcance de los aviones que son trasladados por los portaaviones, según el informe escrito por el experto naval Jerry Hendrix del Center for New American Security. “Este revés limitaría la capacidad del servicio de proyectar poder y por lo tanto, debilitaría la credibilidad de Estados Unidos”.

La flota de portaaviones de EE.UU. y sus alas, o los aviones que llevan a bordo, ha sido considerada como la base del poder naval estadounidense desde finales de la Segunda Guerra Mundial.

En el transcurso de los últimos 70 años, el Pentágono ha ampliado y mejorado su flota de portaaviones y los aviones que llevan a bordo; las sorprendentes sumas involucradas —cada portaaviones cuesta aproximadamente 12.000 millones de dólares— ha sido una inversión que ha permitido que la Marina de EE.UU. proyecte una presencia militar constante en todo el mundo.

Pero el informe sostiene que una decisión errónea en el transcurso de los últimos 20 años para priorizar los aviones ligeros de corto alcance —en lugar de aquellos con capacidades de ataques profundos y un alcance más largo— aunado al desarrollo de una nueva tecnología en contra de barcos desarrollada por varias naciones rivales, pone en riesgo la seguridad de los navíos estadounidenses.

“Los portaaviones de hoy y sus aviones que llevan a bordo, con su capacidad que se va reduciendo de proyectar un poder masivo a una gran distancia, representan 25 años en los que se han olvidado lecciones históricas de importancia fundamental”, dijo Hendrix.

Según el informe de Hendrix, la pérdida de siete portaaviones durante la Segunda Guerra Mundial condujo a la Marina a priorizar el desarrollo de aviones que podrían recorrer largas distancias para dar en objetivos que se encuentran en tierra y permitir que el portaaviones se mantenga alejado del territorio enemigo.

Sin embargo, debido al acceso indiscutible de la Marina de EE.UU. a los océanos del mundo luego de la caída de la Unión Soviética, el desarrollo de la aviación se ha enfocado en aviones ligeros de corto alcance en el transcurso de las últimas dos décadas, dijo Hendrix.

Los aviones ligeros de ataque y de papeles múltiples que actualmente están siendo utilizados y desarrollados tienden a tener costos de mantenimiento más bajos y pueden ser lanzados desde un portaaviones más rápidamente que los aviones especializados de largo alcance del pasado.

Si bien la Marina de EE.UU. y sus aviones en gran medida son considerados como los más poderosos del mundo, Hendrix dijo que el cambio en las capacidades, aunado al ascenso de las nuevas potencias mundiales, específicamente China y su adquisición de un misil para destruir un portaaviones de largo alcance, podría perjudicar a las flotas de portaaviones de EE.UU.

Estos misiles “buscan aprovecharse de la decisión de Estados Unidos de ceder el alcance y la capacidad de realizar misiones de ataques profundos e impulsar a los barcos y aviones estadounidenses más allá de sus rangos operativos”, dijo Hendrix.

Eso afecta la proyección de poder de EE.UU. y su capacidad de contemplar estrategias de cambio de régimen que han dominado muchas guerras modernas estadounidenses.

Rusia, Corea del Norte e Irán también están invirtiendo en una tecnología en contra de barcos en un esfuerzo por volver a imponer los estrictos territorios navales que existieron en las décadas previas a la caída de la Unión Soviética, añadió.

Sin embargo, la Marina dijo que confía en las capacidades de sus aviones y que el portaaviones seguirá siendo relevante a pesar de los esfuerzos de las naciones rivales.

“Un portaaviones es la única fuerza marítima capaz de ejecutar el rango completo de las operaciones militares necesarias para proteger nuestros intereses nacionales”, dijo a CNN el vocero de la Marina, el comandante William Marks.

“La Marina sigue estando comprometida con mantener una fuerza de portaaviones y sus respectivos aviones, los cuales proveen una receptividad sin precedentes a los comandantes operativos en el rango completo de las opciones militares”, añadió.

Para contrarrestar la amenaza emergente presentada por los avanzados sistemas de misiles en contra de barcos, la Marina ha equipado a sus nuevos destructores y barcos con sistemas de defensa contra misiles balísticos, y está modernizando a sus barcos y aviones para incluir sensores y sistemas de fijación de objetivos que permiten que los comandantes, pilotos y la tripulación de los barcos compartan datos unos con otros en tiempo real.

Los sistemas permiten que el grupo “detecte, rastree y destruya un objetivo que se acerca desde distancias a cientos de kilómetros en el horizonte”, dijo Marks.

Sin embargo, Hendrix argumentó que las capacidades de defensa mejoradas podrían no ser suficientes, sugiriendo que la Marina vuelve a evaluar los tipos de aviones que piensa comprar y restaura más equilibrio en sus aviones al invertir en alternativas que tienen un mayor alcance.

“Las nuevas capacidades en las áreas de los sistemas no tripulados, el elemento furtivo, la energía dirigida y lo hipersónico podría combinarse para proporcionar el rango requerido a fin de llevar a cabo misiones de ataque profundo”, dijo Hendrix.

Otro informe reciente, este realizado por el Center for American Sea Power el Instituto Hudson también dijo que la Marina debe aumentar el rango de ataque de sus aviones a fin de proteger a los portaaviones en un ambiente que es cada vez más peligroso.

Este grupo de investigadores también concluyó que las amenazas emergentes representadas por una tecnología en contra de barcos que está evolucionando, solo aumenta la necesidad de invertir en portaaviones si tienen las mejoras adecuadas en las capacidades.

Dakota Wood, quien trabajó en el Cuerpo de Marines y es un experto en defensa con Heritage Foundation, con sede en D.C., estuvo de acuerdo con la evaluación de Hendrix en relación con que la Marina debe ajustar su pensamiento respecto a los portaaviones a medida que mejoran las capacidades en contra de los barcos de las naciones rivales.

Sin embargo, cualquier argumento en relación a que los portaaviones ya no son viables es prematuro, dijo, ya que solo unos cuantos países actualmente poseen armas lo suficientemente precisas como para representar una amenaza letal para las flotas de portaaviones.

“Creo que los portaaviones existirán es su forma actual durante muchos años más”, dijo Wood.