(CNN)— Gran Bretaña e Irlanda suspendieron todos los vuelos desde y hacia Sharm el-Sheikh, Egipto, como medida de precaución tras el accidente de avión ruso que el sábado causó la muerte de 224 personas.

La decisión se produce en medio de análisis de inteligencia estadounidenses y británicos que sugieren que el avión pudo haber sido derribado por una bomba.

La medida de precaución permitirá que expertos en aviación británicos evalúen las medidas de seguridad en el aeropuerto de la ciudad egipcia.

El gobierno británico mostró el miércoles su preocupación por la posibilidad de que el avión haya sido derribado por un artefacto explosivo. Downing Street no ofreció detalles sobre cómo llegó a dicha conclusión, pero oficiales británicos creen que hay una posibilidad significativa de que el avión de Metrojet fue derribado por una bomba, según el ministro de Exteriores, Philip Hammond.

El ministro de Relaciones Exteriores egipcio, Sameh Shoukry, dijo que estaba "un poco sorprendido" por la decisión británica.

"Creo que es un poco prematuro hacer declaraciones relacionadas con lo que podría o no podría haber ocurrido a la aeronave antes de que se complete la investigación y antes de que haya una causa definitiva de este accidente", dijo a CNN.

Un equipo británico viajará al aeropuerto de donde partió el avión de Metrojet para verificar si no existieron las medidas de seguridad apropiadas o explorar escenarios sobre cómo un dispositivo explosivo pudo ser introducido a la aeronave.

Horas más tarde de la declaración de las autoridades británicas, fuentes de inteligencia estadounidenses dijeron que hay una sensación definitiva de que fue un dispositivo explosivo plantado en el área de equipaje o en alguna otra parte (lo que derribó el avión)".

Estados Unidos cree que ISIS o un grupo afiliado a ellos es responsable de plantar la bomba, según un oficial estadounidense.

Este jueves, el portavoz del Kremlin Dimitri Peskov dijo que cualquier información no confirmada sobre la causa del accidente eran  "especulaciones", según la agencia estatal RIA Novosti.

Turistas extranjeros varados en Egipto

Mientras aumentan las preocupaciones por que el avión pudiera haber sido bombardeado, los turistas atrapados en el aeropuerto de Sharm el-Sheikh descargan su frustración.

"La gente ha estado gritando a los funcionarios", dijo la turista británica Sarah Cotterill, que se suponía iba a volar fuera de Sharm el-Sheikh con su hermana y sus cinco hijos.

"Vamos a estar en un hotel en Sharm el-Sheikh. No sé dónde. No sabemos nada".

 

Pamela Brown, Elise Labott, Sarah Sirgany, Radina Gigova, Mick Krever, Christiane Amanpour, Margot Haddad, Salma Abdelaziz, Alla Eschenko, Ian Lee, Alex Felton y Nic Robertson contribuyeron con este reporte.