(CNN Español) - Los costos de la corrupción, la inseguridad y la delincuencia son lastres para la competitividad de México, según según el Índice de Competitividad Internacional 2015 Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO).

El país pasó del lugar 37 al 36 en el índice, que mide 43 países. Pero en el campo rubro de Estado de Derecho, el país ocupó el puesto 40, por cuenta de la corrupción.

El instituto estima que 200 millones de pequeños actos de corrupción se registran al año en México, no sólo de servidores públicos, sino de empresarios y los ciudadanos.

El estudio indica que 33 % de los ingresos de los hogares con menores recursos se va a corrupción y 63 % de personas encuestadas está de acuerdo o totalmente de acuerdo de que la corrupción es parte de la cultura de negocios en México.

Solo 1,5% de los casos de corrupción terminan en una sentencia condenatoria en México, en contraste con el 80% con el caso de Singapur.

"La corrupción es el enemigo público número uno porque derrota el emprendedurismo, disminuye la producción, favorece el rentismo e inhibe la inversión", dijo María Amparo Casar, titular de Anticorrupción del IMCO.

La experta recordó que las estimaciones de diversos organismos sobre el costo de la corrupción en México van de 2 a 10% del PIB, por lo que si este flagelo hubiera costado 5% del PIB en 2014, habría sido de 890,480 millones de pesos, equivalente a 87 veces el presupuesto de la UNAM.

Agregó que el puesto 103 de México del Índice de Percepción de la Corrupción, según Transparencia Internacional, corresponde a un país con un PIB per capita entre 2 y 10 veces menor al actual.

"A la larga, la corrupción destruye valor, genera incertidumbre e inhibe la competencia", dijo Casar.

Con información de CNNExpansión.com