CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Fotografías

A vista de pájaro: así se ven estas megaciudades a más de 3.500 metros de altura

Por Eoghan Macguire

(CNN) – Son las ciudades más grandiosas del mundo como casi nunca se han visto antes. Grandes, bulliciosas, sonoras, brillantes… sin embargo inquietantemente pacíficas e íntimas.

El fotógrafo Vincent Laforet pasó parte de 2015 en el borde de la puerta de un helicóptero, a alturas de más de 3.657 metros, fotografiando lugares como Nueva York, Las Vegas, Londres, Sydney y Barcelona durante el atardecer.

El resultado es “AIR“, un nuevo libro que recopila las mejores y más espectaculares imágenes aéreas capturadas durante el proyecto.

Para Laforet, esta fue una experiencia emocionante que le ofreció algunas perspectivas sorprendentes.

“Cuando estás en una de estas áreas metropolitanas a nivel de la calle, te sientes mucho más pequeño y aislado”, le dijo Laforet a CNN vía telefónica desde Nueva York. “Estás abrumado por el ruido y las diferencias que ves en el suelo”.

“Pero cuando estás sobre estas ciudades a varios miles de pies o a varios kilómetros, de alguna manera se sienten mucho mas a tu alcance. Definitivamente, te sientes más conectado a la ciudad y a la gente dentro de ella. Sientes esta energía que es casi palpable”.

La ‘tarjeta madre’ viviente

En 2002, Laforet recibió el Premio Pulitzer por fotografía distintiva junto con otros cuatro fotógrafos en el New York Times por la cobertura de la publicación de eventos posteriores al 11-S en Afganistán y Pakistán.

Y aunque a inicios de 2015 estuvo encargado de un artículo de imágenes de una revista sumamente popular de Nueva York, AIR es un proyecto que ha estado en la mente de Laforest por más de 25 años.

Desde su infancia, Laforest, un francés-estadounidense, ha viajado frecuentemente entre los dos países a través del aeropuerto John F. Kennedy de Nueva York.

“Siempre que volaba sobre un aeropuerto cuando era niño, o cuando ves desde las ventanas (de un avión) por la noche, ves este pequeño mundo”, dijo. “El problema es que en realidad no puedes sentirlo a través de la ventanilla en un avión”.

“Las calles de Nueva York siempre me han parecido sinapsis cerebrales, chips electrónicos o tarjetas madre. Desde muy arriba, todas estas calles se convierten en una especie de patrón y casi parecen un organismo”.

Laforet confiesa que hay mucho sobre la vida de la ciudad moderna que lo frustra. El hecho de que las mismas marcas y cadenas ahora pueblan prácticamente todas las ciudades y destierran a las tiendas pequeñas familiares, es un agravante en particular.

Sin embargo, él dice que a miles de pies en el aire, la mayoría de las metrópolis continúan siendo distintas entre sí… moldeadas por su cambiante historia, geografía y topografía.

San Francisco cuenta con “algunos patrones locos” a causa de todas las colinas, mientras que Las Vegas “simplemente sigue su camino constantemente con una increíble variedad de iluminación de colores”, explicó Laforet.

Más lejos, Berlín ofrecía una visión única acerca de la historia europea reciente debido al color de las luces de la calle. “El antiguo bloque comunista sigue siendo de color amarillo oscuro, mientras que el bloque occidental es mucho más brillante y colorido”.

“A pesar de que la pared se ha ido, la red de iluminación todavía está allí”, dijo.

Abundancia de color

Laforet cree que el momento de la toma es también un factor importante en la originalidad y la fuerza de las imágenes.

La calidad de la cámara se ha incrementado dramáticamente en los últimos años, haciendo que la fotografía por las noches sea mucho más fácil y que sus resultados sean más convincentes.

Muchas ciudades importantes están también en el proceso de alejarse de la antigua iluminación de vapor de sodio hacia la iluminación LED más eficiente, la cual cuenta con una temperatura de color más fresca.

“Eso contribuye a esta increíble variedad de colores que estás viendo en estas imágenes”, dijo Laforet. “Hay algunos azules muy profundos frente a unos amarillos muy profundos”.

“Cuando las ciudades enteras han sido convertidas a iluminación LED en su totalidad, estas regresarán a ser de un color específico en comparación con esta mezcla. Estamos viendo esta abundancia de colores que podríamos no tener la oportunidad de ver dentro de cinco o 10 años”.

Los primeros seguidores del proyecto AIR han tenido la capacidad de seguir los destellos de su progreso en línea.

Laforet calcula que sus imágenes iniciales de Nueva York han sido vistas más de 40 millones de veces después de haberse hecho virales anteriormente en este año.

“Lo que fue interesante es que uno esperaría que los interesados en esto fueran fotógrafos y quizás los amantes de la tecnología”, dijo Laforet.

“Nos encontramos con que las abuelas y los tíos de las personas, los agentes de bienes raíces o los médicos eran los que estaban tan emocionados como la audiencia esperada”.

Dada la perspectiva única que las imágenes ofrecen y su importancia para todos los que viven en una ciudad, ese interés dominante es quizás comprensible.

¿Y respecto a sus propias ciudades favoritas desde arriba?

“Creo que Barcelona es una de mis favoritas porque el patrón de la red es absolutamente perfecto y esto evidencia su historia”. Las Vegas es fascinante sólo porque tienes este punto de luz dentro de una oscuridad total.

“Pero la mayor sorpresa para mí fue Londres. Este no tiene un patrón de red, así que para un fotógrafo como yo que en realidad está en busca de geografía y patrones… algún tipo de orden… Londres es simple y llanamente petrificante”.

“Las calles están por todo el lugar, pero creo que (hay) belleza en el caos”.