CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Terrorismo

El libro para colorear anti-ISIS: ¿acaso es demasiado?

Por HLN

Nota del editor: este artículo podría contener imágenes gráficas para los lectores.

(HLN) — Actualmente, los libros para colorear son populares entre niños y adultos, pero uno nuevo tiene como objetivo evolucionar de una actividad de relajación a un nuevo escenario: la lucha contra el terrorismo.

Really Big Coloring Books (RBCB) recientemente debutó su libro de colorear “ISIS: una cultura de maldad”, los cuales están a la venta en su sitio web y en Amazon. Descrito como un “libro para colorear anti-ISIS” por el sitio web de la compañía, el libro incluye imágenes gráficas de los miembros de ISIS agarrando cabezas decapitadas y cadáveres tirados en la tierra. La cubierta del libro lo describe como “veraz – real- indiferente a la corrección política“.

En una entrevista con HLN, el editor de RBCB y fundador Wayne Bell dijo que el libro no fue diseñado para los niños.

“Es violento, por lo que viene con una advertencia para los padres en la cubierta y dentro del libro”, dijo él. “Está diseñado para personas de 18 años y más. Sin embargo, muchos niños ven eventos violentos en la TV en sus casas y no entienden qué está pasando, así que si los padres optan por dejar que sus hijos usen el libro para colorear de ISIS, al menos les explica qué está pasando”.

Bell dice que pensó en el libro durante un año, antes de hacer los arreglos para que se volviera una realidad. RBCB ha publicado otros libros en el pasado en los que aborda el terrorismo, tales como “Nunca olvidaremos el 11-S” y “El verdadero rostro de la maldad: el terrorismo”. Sin embargo, Bell dice que el libro de ISIS es una extensión de los mismos, pero diferente.

“El libro habla por sí solo”, dijo. “Te lleva a casa información de lo que realmente está pasando en ISIS”.

Aunque el libro describe muchos actos violentos, el final pone énfasis en la necesidad de la paz.

Bell dijo que para él era importante ver cómo reaccionaban las personas ante el libro, así que para su creación tuvo que trabajar muy de cerca con los editores, madres, figuras claves de grupos religiosos, psicólogos e incluso ateos y agnósticos. También envió el libro terminado a mezquitas, líderes religiosos y al presidente Obama. Incluso recibió una llamada del Departamento de Asuntos Públicos del Ejército de Estados Unidos elogiando el libro.

“Recibí una llamada de una mujer musulmana llorando después de verlo”. “Ella me dijo que el libro estaba hablando en nombre de un grupo de personas que no tenían voz”.