(CNNMoney) - La mayoría de habitantes París regresarán a su trabajo el lunes, pero bajo fuertes medidas de seguridad que probablemente cambien la cara de la ciudad.

El gobierno francés declaró estado de emergencia el viernes tras los fatales atentados terroristas y anunció tres días de duelo nacional por las víctimas.

Este lunes a mediodía la ciudad entera realizará un minuto de silencio por las víctimas. El tráfico será detenido y algunos servicios públicos cerrarán temporalmente para marcar la ocasión.

La declaratoria de emergencia les da a las autoridades poderes excepcionales, como el derecho a establecer toques de queda y cerrar espacios públicos.

Los eventos públicos en París han sido cancelados. Monumentos nacionales, sitios turísticos y muchos almacenes fueron cerrados el fin de semana. Disneyland Paris estará cerrado los días de duelo.

El museo Louvre estará cerrado en la mañana del lunes, y reabrirá en la tarde. La Torre Eiffel también reabrirá el lunes.

La bolsa de valores de París abrirá como siempre pero con medidas de seguridad adicionales. Los traders esperan una venta masiva de acciones tras los ataques, aunque algunas analistas dicen que los mercados se recuperarán rápidamente.

Se espera que la mayoría de locales comerciales abran el lunes, pero probablemente los negocios vayan más lento de lo usual como consecuencia de los ataques.

El gobierno anunció que las escuelas y universidades abrirán el lunes, pero los viajes escolares están cancelados hasta el próximo domingo. Todas las reuniones públicas en París han sido prohibidas hasta al menos el jueves.

"Probablemente [los ataques son] golpeen significativamente la economía de París en el corto plazo, y también haber un efecto en Francia", dijo Howard Archer, economista jefe de Europa en IHS.

París es la tercera ciudad más popular para los turistas en el mundo, con más de 16 millones de visitantes esperados este año. Pero los eventos del viernes forzaron a muchos a cambiar sus planes y cancelar viajes.

Las autoridades francesas reforzaron la seguridad en los aeropuertos y estaciones de trenes.

Francia es parte de la zona europea de libre movimiento y tiene una política de fronteras abiertas con la mayoría de sus vecinos, incluyendo Bélgica, Alemania, Italia y España. pero los ataques del viernes forzaron a Francia a cerrar sus fronteras y tener controles de movimiento.

Los dos principales aeropuertos en París –Orly y Charles de Gaulle– advirtieron a los viajeros a esperar retrasos debido a los controles.

Air France, la aerolínea nacional, dijo que opera normalmente, pero que los retrasos son probables. El operador ofrece a sus clientes la opción de posponer los vuelos o cambiarlos por vouchers.

Eurostar, que opera trenes entre París y Londres, así como a otras grandes ciudades en Europa, también les pidió a sus pasajeros permitir más tiempo para completar la revisión de seguridad ante de que los trenes partan.